Con tres años menos de inhabilidad, ratificada destitución del director de Invías Daniel García

Con tres años menos de inhabilidad, ratificada destitución del director de Invías Daniel García

El procurador Alejandro Ordóñez ratificó la sanción en segunda instancia e implica la salida inmediata del funcionario al cargo del que se había separado temporalmente en enero.

18 de febrero 2009 , 12:00 a. m.

La decisión tuvo sin embargo variaciones frente a lo que había decidido la Procuraduría de Edgardo Maya: la más significativa fue la rebaja  de 15  a 12 años en el tiempo durante el cual García Arizabaleta no podrá ocupar ningún puesto público.

Después de revisar el caso, Ordoñez consideró que uno de los señalamientos contra García --modificar el manual de funciones de Coldeportes, aparentemente en beneficio propio-- no era válido, de acuerdo con las normas vigentes en ese momento (2003).

"La variación al manual de funciones para ser Director de Coldeportes no constituyó conflicto de intereses, como lo planteó el fallo anterior, y por tanto, la falta no podía considerarse falta gravísima, o mejor, no existió --dijo el Procurador--.

El fallo anterior desconoció el marco legal y normativo que regía en ese momento".

García, sin embargo, no se salvó del cargo  por cambiar las reglas de juego para asumir la Dirección de Invías, a finales del 2006.

El proceso dice que incluyó entre los requerimientos para ser Director el ser graduado en arquitectura, su profesión, mediante una resolución que él mismo aprobó con su firma siendo Viceministro del Transporte y encargado de Invías.

Además, dice la  Procuraduría, acreditó con información engañosa una experiencia laboral que no tenía.

"Al ejercer unas competencias en su condición de Director de Invías encargado para modificar el estatuto de requisitos,  cayó en conflicto de intereses, porque modificó los requisitos para beneficiarse posteriormente. Esto, unido a la inexistencia de la experiencia que se exigía para el cargo", llevaron a la condena disciplinaria, explicó Ordoñez.

Al final del proceso, García Arizabaleta logró que la inhabilidad para ocupar funciones públicas bajara de 18 a 12 años. El ex procurador Maya, al revisar el caso, decretó la prescripción de algunos de los cargos en su contra y bajó la sanción inicial de 18 a 15 años. Ahora, la revisión de Ordóñez la dejó en 12.

Para García es un tema clave, pues hasta hace pocos meses era considerado como uno de los funcionarios del Gobierno con más proyección política, especialmente en el Valle del Cauca, su departamento.

García le había dicho hace dos semanas a EL TIEMPO que una vez conociera el fallo definitivo tomaría decisiones sobre dos temas: renunciar al cargo del que se apartó temporalmente (como se lo habían pedido desde diferentes instancias) y también renunciar a las prescripciones decretadas por Maya, para acreditar plenamente su inocencia. 

EL TIEMPO diario intentó comunicarse con él, pero no respondió a las llamadas que se le hicieron.

Procurador revisa el expediente de la 'yidispolítica'

La investigación de la 'yidispolítica' contra el ministro de la Protección Social, Diego Palacio, y el ex ministro y embajador Sabas Pretelt de la Vega está sobre el escritorio del nuevo Procurador, pero este está valorando  las pruebas una a una antes de decidir.

Ordóñez se refirió a un supuesto proyecto de fallo que le dejó su antecesor, y advirtió que la decisión que tome se basará en sus propias valoraciones, sin que esto implique haya algún tipo de reservas frente a la investigación.

El proceso ya está en la etapa de las decisiones y los dos funcionarios fueron objeto de pliego de cargos (acusaciones disciplinarias) por el anterior Procurador General.

 "El nuevo Procurador no lee proyectos, los elabora, dijo Ordóñez..

El fallo inicial de Maya Villazón

La Procuraduría afirmpo en la primera investigación disciplinaría que García utilizó información falsa para acreditar su experiencia profesional y cambió los requisitos para poder posesionarse en los cargos que ocupó.

La decisión, emitida por el anterior Procurador, estableció que el funcionario cometió 11 faltas disciplinarias calificadas como "gravísimas" desde el año 2002, en el que asumió los cargos de asesor en la Presidencia de la República y la dirección de Coldeportes, hasta el 2006 en que se posesionó como director de Invías.

"Las exigencias de requisitos y perfiles para cargos públicos e incluso privados no corresponden a caprichos infundados de quien ostenta el poder", afirma la Procuraduría en la resolución.

Los investigación del Ministerio Público encontró que para posesionarse como asesor presidencial presentó un certificado expedido por García Arizabaleta Asociados, una empresa familiar ya liquidada, en la que relacionaba un vínculo laboral y validaba una experiencia profesional de García desde 1997, año en que aún era un estudiante universitario de Arquitectura.

"La seguridad y garantía de la eficiencia, competitividad, talento e idoneidad, no se predica del documento que lo acredita sino del sujeto que la ostenta siendo entre otras la experiencia capacidades personales e intransferibles", agrega la Procuraduría.

En diciembre del año 2003, siendo aún asesor de la Presidencia, asumió el cargo de Director de Coldeportes "incurriendo, de esta manera, en una evidente violación al régimen de incompatibilidades, pues ocupó simultáneamente más de un empleo público", señaló el fallo de la Procuraduría.

Además, se posesionó sin cumplir con los requisitos y aunque para legalizar su nombramiento él mismo modificó el reglamento de la entidad, y dispuso que los cargos directivos podrían ejercerlos profesionales en cualquier disciplina académica, no logró desmontar la exigencia de experiencia mínima de ejercicio como arquitecto.

Tres años después llegó a la dirección de Invías de la misma forma. Inicialmente ejerció como director encargado y aprovechó el nombramiento para modificar el manual de requisitos de la entidad pero no tuvo en cuenta el tiempo de experiencia. Al año siguiente fue nombrado en propiedad y como no cumplía con lo exigido recurrió a otras certificaciones con información falsa para cumplir con la exigencia y posesionarse.

García Arizabaleta reconoció en una entrevista radial que al llegar a Invías y revisar el manual interno encontró que el director debía ser ingeniero, abogado o administrador de empresas "y le pareció injusto que su carrera no estuviera incluida porque tiene mucho que ver con el sector" y tras consultar con el ministro de Transportes la modificación "estuvo de acuerdo" señaló el Ministerio Público.

Como encargado de Invías, García solicitó las renuncias de todos los funcionarios de libre nombramiento y remoción, congeló procesos licitatorios, exigió relaciones de correspondencias enviadas y resoluciones suscritas y prohibió el ingreso al edificio de las directivas y cualquier funcionario los días sábados y domingos, pasando por alto que no era el director en propiedad y desconociendo a quien se desempeñaba como tal.

Con este comportamiento, aseguró la Procuraduría, García Arizabaleta abusó de su cargo y excedió sus funciones.

"Es un hecho que las actividades arbitrarias que se predican pueden ser el producto de la inexperiencia del investigado pero por eso mismo se ratifica que cada proceso administrativo existen perfiles definidos en la administración pública con lo que se garantiza un mínimo de idoneidad para enfrentar la exigencias de los cargos" concluyó la Procuraduría en el fallo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.