Secciones
Síguenos en:
Extraña desaparición de una menor en el barrio La Arenosa de Cartago (Valle)

Extraña desaparición de una menor en el barrio La Arenosa de Cartago (Valle)

Ninguna persona en ese sector, a orillas del río La Vieja, confirma haber visto cuando Jiseth Marcela Agudelo Gil, de 14 años, fue presuntamente secuestrada el pasado martes 2 de diciembre.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de diciembre 2008 , 12:00 a. m.

Sin embargo, hombres del Gaula de la Policía del Valle del Cauca realizaron investigaciones por este barrio de areneros, donde los pobladores están con los brazos cruzados desde hace tres semanas, cuando el río se desbordó.

Hasta ayer nadie había llamado a exigir dinero por la liberación de la joven, mientras que todo el pueblo estaba inundado de volantes con la fotografía de la menor y teléfonos para avisar a los familiares.

María Olga Román, una mujer mayor vecina de Jiset Marcela, le encargó ese día a la joven cuidar a su nieta de 10 años, mientras ella iba a una EPS de Pereira por el dinero de las mesadas que quedó pendiente de la pensión de su esposo, muerto ocho meses atrás.

No se sabe en qué momento, pero se calcula que hacia las 2:30 de la tarde la niña salió, pero nadie confirma haberla visto, pese a que a cualquier hora del día es normal observar gran cantidad de gente en las calles. Ese día no regresó y se empezó a especular que había sido secuestrada.

Su mamá, Patricia Gil, quien luego de reunirse ayer con hombres de los organismos de seguridad, evitó entrevistarse con este medio, estaba muy afectada con la extraña desaparición de su hija, quien cursa grado 10 en el colegio de la Comunidad Educativa Julianista de ese municipio del norte del Valle.

El padre de la menor, Manuel Antonio Agudelo, quien no vive con ellas, dijo estar desesperado por la desaparición de la niña y que una de las hipótesis es que los presuntos captores se llevaron a su hija al creer que se trataba de la nieta de la viuda, con el objetivo de extorsionarla luego.

Uno de los hechos que hace más confusa la situación tiene que ver con la desaparición un día después, el 3 de diciembre, de Óscar Marino González, de 34 años, hijo de la señora Román, quien nunca se había ausentado de esa casa.

"En seis años que llevamos viviendo juntos nunca se había ido sin decir a dónde iba. En todo este tiempo no tengo queja de él", expresó Sandra Milena Varela, su esposa, quien vive bajo el mismo techo con la señora Román.

Las autoridades investigan si entre las dos desapariciones existe alguna relación.

CARTAGO (VALLE)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.