La ex directora de 'Sweet' que estuvo en la cárcel habló por primera vez

La ex directora de 'Sweet' que estuvo en la cárcel habló por primera vez

Después de una dura batalla legal y a un año de haber recuperado su libertad, la periodista Marleny Fandiño, ex directora del programa 'Sweet', habló en exclusiva para elenco.

31 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Es la primera vez que cuenta todo lo que sufrió y que mantuvo en secreto.

No fue fácil para Marleny dar esta entrevista, a lo largo de de la charla rompió en llanto muchas veces. El recuerdo de lo que vivió, la derrumbaba por momentos. La periodista Marleny Fandiño, quien dirigía el programa 'Sweet', hace cuatro años, sintió que su vida se le acababa por completo. Fue acusada de lavado de activos y trasladada a la cárcel de mujeres El Buen Pastor, en Bogotá.

Allí paso tres años y un mes, viviendo una larga pesadilla: sintió que  ella y su familia se desmoronaron no solo por la tragedia que estaban viviendo, también por el boom que causó la noticia de su detención y la manera como -según ella cuenta- Jota Mario se alegró de su desgracia: "Eso me destrozó moralmente y tuve que aprender a sobrevivir en mundo totalmente ajeno". 

Marleny está disfrutando de su libertad y, como el ave fénix, renace de entre las cenizas para comenzar una nueva vida.

¿Cómo fue cuando llegaron a su casa y le dijeron que tenía una orden de captura?

Fue a la madrugada, llegaron armados hasta los dientes, con megáfono, nos gritaban que abriéramos la puerta. Sentimos un pánico terrible.

¿Qué hizo?

Abrimos y me dijeron que había una orden de allanamiento, bajaron las  armas y a las seis de la mañana, el fiscal encargado me dijo: "Hay una investigación en curso por lavado de activos , tenemos una orden de captura contra usted, tenemos que llevarla, pero eso es cuestión de rutina".

¿Qué sintió cuando le pusieron las esposas?

Es la peor humillación a la que puede ser sometido cualquier ser humano.

¿Qué pasó después?

Estaba convencida de que mi tiempo iba a ser muy corto en ese lugar, soy una mujer inocente. Cuando llegó la orden de traslado para la reclusión, me di cuenta de que eso no iba a ser tan fácil.

¿Qué pasó por su cabeza?

No paré de llorar, sentía que me había derrumbado, mi familia estaba destruida, todas las noches me acostaba pensando que al otro día me iba a despertar e iba a estar en mi casa y no fue así (rompe en llanto).

Cuando se conoció la noticia ¿Cómo lo asumió?

Fue muy duro, y más duro fue el tratamiento de la información. Mi familia tuvo que soportar todo el escándalo que se hizo en los medios, eso ningún ser humano lo soporta.

¿Vio lo que publicaban de usted?

¡Nada! Una vez vi a Jota Mario destruyéndome a mí y a mí familia, me di cuenta de su infamia. ¿Cómo había podido sembrar tanto odio, solo por el hecho ser la directora de 'Sweet'? Aprovechó para destilar todo su veneno, le faltó tener una orquesta en el estudio para celebrar mi desgracia, ojala la vida y Dios no le pasen esa cuenta de cobro.

¿Pensó en tomar alguna acción legal?

Iba a entablar una demanda, porque las cosas que dijo no tenían asidero jurídico, uno tiene que estar realmente muy desquiciado para hacer lo que él hizo. Pero mi prioridad era resolver mi situación jurídica y eso quedó en un segundo plano.

¿Cómo piensa que la gente interpretó su silencio?

A mí no me interesaba hacer de mi tragedia un circo, me interesaba pelear mi libertad, toda la vida pelearé mi inocencia.

¿Siente que la abandonaron sus amigos?

No. Quise vivir esa tragedia solo con mi familia, sé que siempre estuvieron ahí. Descubrí que son pocos, pero son increíblemente valiosos.

¿Cómo es la vida en la cárcel?

Es muy duro, allí todas son calificadas como delincuentes. Termina la jornada y esperas regresar a casa (llanto) y no es así, se abre un candado y regresas a tu celda.

¿Qué hacía?

Estuve dos años en la emisora, daba noticias, consejos, me sentía trabajando en la mejor emisora del país.

¿Aprendió de leyes?

Todo este tiempo, me permitió empaparme del tema jurídico, me sirvió para ayudar a muchas de ellas.

¿La cárcel es peligrosa?

Adentro eres igual a todas, no caben los títulos; pero la supervivencia depende de tu inteligencia, es mejor estar en el anonimato.

¿Vivió situaciones de peligro?

En ningún momento me sentí amenazada, hubo momentos en que todas estábamos en riesgo. Eso lo tengo reservado para mi libro.

¿Cómo vivió su familia ésta tragedia?

Mi madre ha sido el dolor más profundo (llanto). Yo salí de mi casa, dejando a una persona y regresé encontrando a otra.

¿Dejó amigas?

¡Si, claro!, muchas. No he podido verlas, es un lugar al que no quieres regresar ni siquiera de visita.

¿Cómo vivió las fechas especiales?

(Llanto) Allá se toman una pastilla para quedarse dormidas y no sentir las horas, no quise hacer eso. Me acosté a dormir, me tapé los oídos con algodón para no escuchar nada de lo que pasaba
a la medianoche.

¿Qué le cambió esa experiencia?

El orden de mis prioridades; ahora mi familia es lo primero. Es un lugar que, a la fuerza, te enseña humildad.

¿Qué hizo cuando le anunciaron que estaba libre?

Estuve anestesiada. Cuando se abrió ese portón, lo único que hice fue llorar... Cuando vi a toda mi familia (llanto) esperando mi salida.
 
¿Cómo fue esa primera noche?

La cama era muy blanda para el lugar donde había dormido, que era un planchón de cemento, con una colchoneta a la que me acostumbré. En ese lugar, el ruido de los candados interrumpen tu sueño, esa noche mi sueño no fue tranquilo.

¿Sufrió de algún síndrome por miedo?

Si, no salí ni a la ventana durante un par de semanas. 

¿Verdad que se volvió anoréxica?
Los primeros días. Me llevaron remitida a la reclusión hecha un saco de huesos, solo lloraba y tomaba complemento alimenticio para no morirme.

¿Cómo la han tratado sus colegas?

Con mucho amor y solidaridad. Siento que el respeto que había ganado como periodista, no se ha perdido.

¿Volvería a hacer un programa de chismes?

Me siento orgullosa de lo que profesionalmente he hecho y escucho ofertas.

¿Qué ha pasado durante este año?

Recuperé el espacio con mi familia, estoy terminando mi libro, una crónica desgarradora de lo que viví y trabajando en un proyecto editorial.

¿Se arrepiente de algo?

Uno no debe arrepentirse, aún cuando seas conciente que te has equivocado. A veces pones tu corazón en el lugar equivocado y pagas precios demasiado altos por eso.

¿Se volvió desconfiada?

Totalmente, ni a la mamá uno le debe prestar su cuenta, el celular, el computador, el garaje. Por cosas más pequeñas, hay gente inocente en la cárcel.

¿Algún tipo de rencor?

No, uno pasa por muchas estaciones, al comienzo es rabia, dolor, odio por las personas que te están dañando, pero el encierro produce una sanación y viene el perdón.

Todavía no se ha proferido un fallo...

Espero que haya un fallo favorable, lo es cierto, es que no voy a regresar, porque el tiempo que estuve allá es proporcional a sí hubiese sido proferido un fallo desfavorable, pero confío en la justicia.

Por Gloria Franco. / Fotografía: Milton Díaz. / Producción: Chiqui Luna Morera.

Vestuario: Andrés Otálora, Av. 82 #12 A 44, Tel. 6103394. Maquillaje y peinado: Jhon Sarmiento para Ricardo Elite, Cra. 19 #93A-04 Tel: 6235695. Locación: Centro de Diseño Portobello Parque de la 93.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.