Uso de calabazas de Ventaquemada (Boyacá) para fiestas de Halloween cada año cobra más fuerza

Uso de calabazas de Ventaquemada (Boyacá) para fiestas de Halloween cada año cobra más fuerza

Otoniel Cruz es uno de los vendedores. Ha dedicado 12 de sus 37 años a la producción de este alimento de la familia botánica de las Curcubitáceas.

30 de octubre 2008 , 12:00 a.m.
A diario las acomoda en montones de hasta 100 unidades frente a la puerta de su casa, a la que llegan compradores de todos los rincones.

El centro de producción de la ahuyama es Nuevo Colón, donde unas 800 personas se dedican a su cultivo. La ubicación geográfica, el clima y la tradición de esa siembra en esta localidad favorecen la cosecha durante todo el año para surtir supermercados y centrales de abastos del país.

En una sola hectárea se pueden producir unas 600 ahuyamas, que dependiendo de su tamaño y de peso.

El cultivo

Las condiciones para el cultivo resultan tan favorables, que hace dos años Otoniel cosechó una que pesó cinco arrobas y tuvieron que moverla entre cuatro personas.

En lo corrido del mes Otoniel ha vendido 5.000. En oportunidades ha tenido que llenar camiones que llegan en busca de sus ahuyamas para la fiesta de Halloween.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.