Patricia Guerrero, activista

Patricia Guerrero, activista

29 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

La hija de Isabel Amparo y José Joaquín heredó la voz dulce y la sonrisa cálida de su madre y la tenacidad inagotable de su padre. Una mezcla genética que parece haberla ayudado a hacerle honor -en el mejor sentido de la palabra- a su apellido, en una vida llena de sobresaltos como la de casi todos los colombianos. Descendiente de los fundadores de El Líbano, Tolima, nació en Bucaramanga décadas después de que su propia abuela y su familia tuvieran que huir desplazadas por la violencia.

Para Patricia Guerrero la vida siempre ha sido una batalla constante. Lo supo desde que se metió a estudiar Derecho en el Externado y se inclinó por la comprensión de los derechos humanos, en un país en el que este es un tema doloroso. Obtuvo una beca en la Universidad de Columbia en este campo y a su regreso se encontró con el enorme problema de la discriminación a las mujeres, hoy su mayor obsesión. "Me trasnocho pensando en ello", dice.

Se radicó en Cartagena, en donde tuvo que enfrentarse a un panorama de desconsuelo: el desplazamiento de madres víctimas de la violencia. Ese fue su camino. Comenzó a trabajar por los derechos humanos hasta lograr importantes triunfos, como fundar la Liga de las Mujeres Desplazadas y crear la Ciudad de las Mujeres, un proyecto de vivienda que se construye en El Talón, municipio de Turbaco, a 11 kilómetros de Cartagena, y en donde sus pobladoras son madres, viudas, desplazadas, cada una con una historia de violencia en el corazón. Pero la perseverancia de Patricia las ha empujado a una nueva vida y hoy, casi diez años después, 98 casas se levantan en seis manzanas, mientras su gestora obtiene otros triunfos estimulantes. Ella acaba de lograr, por ejemplo, que la Corte Constitucional ordene el diseño de políticas públicas para atender y resarcir a las mujeres desplazadas.

Pero por su trabajo también acaba de recibir un premio de la Fundación Global para las Mujeres, en Nueva York, que se suma a la nominación al Premio Nacional de Paz y a las distinciones como el Premio Procomún de Eternit, el Premio Luis Carlos Galán de Derechos Humanos y el Premio Sofasa Renault.  Sin duda, una verdadera guerrera de las luchas sociales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.