Los Cabrera, el clan que ha puesto a senadores, un magistrado y a comerciantes a dar explicaciones

Los Cabrera, el clan que ha puesto a senadores, un magistrado y a comerciantes a dar explicaciones

Tomarse un trago en Villa Yuri, hacienda de Armando Cabrera Polanco, se convirtió en un símbolo de estatus dentro de algunos sectores de la cerrada y minúscula sociedad opita en la década de los 90.

25 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Él era un ex taxista del municipio de Yaguará (Huila), que estudió derecho y que logró amasar rápidamente una gran fortuna que las autoridades no han terminado siquiera de ubicar.

Pero hoy, la sola mención de su apellido se ha convertido en una referencia nefasta para políticos y comerciantes que -con cuentagotas- han salido a explicar sus nexos con el hombre al que la justicia señala de haber planeado y ejecutado uno de los desfalcos más grandes en la historia reciente: el de Cajanal, superior a 500 mil millones de pesos.

Armando -hoy preso en La Modelo- y sus diez hermanos llegaron a Neiva en 1967 y aunque vivían en un barrio estrato tres (el Cándido Leguízamo), él y Ómar, el mayor, saltaron muy pronto a Ipanema y a La Floresta, donde viven los pudientes de la región.

Familiares de los Cabrera -que hablaron con EL TIEMPO- aseguran que su dinero es producto de la herencia de su padre (sembrador de arroz), del negocio de los caballos, del ejercicio del derecho, de las esmeraldas, del ganado y de los préstamos que Armando hacía desde los 80.

Pero DAS y Fiscalía están seguros de que buena parte de sus centenares de propiedades, entre haciendas, apartamentos y sociedades, salieron del raponazo a Cajanal, e investigan si ese es el mismo origen del capital de los préstamos que esta semana pusieron a dar explicaciones al presidente del Congreso.

En 1997, el caso Cajanal condujo a Armando por primera vez a prisión, lugar en el que Ómar ya había estado por prevaricato y peculado.

Clubes nocturnos y billares

No obstante, después de los carcelazos, los hermanos volvieron triunfantes a Neiva y a su oficina de trámite de pensiones de Cajanal.

"Otra vez eran el centro de atracción en las ferias equinas y folclóricas e incursionaron en el manejo de locales nocturnos y de juego", asegura un investigador. Y añade que un solo billar de Armando llegó a facturar 2 mil millones de pesos en un año "a punta de chicos y cerveza...".

Hoy se les atribuye la propiedad de al menos tres prósperos clubes nocturnos, pero en papeles solo aparece relacionado con el clan el Lidos Night Club, que en junio último estuvo vinculado a un escándalo con menores de edad.

Del Lidos figura como dueño Jaro Cabrera quien se desempeñó como Procurador Agrario de Neiva.

"Además de esos negocios, en febrero del 2006 empezaron a citar a políticos a Villa Yuri y a un predio de Cundinamarca para ofrecerles donaciones y préstamos en efectivo", asegura un ex alcalde de la ciudad que pidió el anonimato.

Allanamientos clave

Coincidencialmente, ese año regresaron los problemas para Armando y Ómar, y amenazaron con extenderse a algunos de sus clientes e incluso a simples conocidos.

En dos allanamientos -en diciembre del 2006 y octubre del 2007- el DAS encontró caletas con plata, joyas, documentos y videos clave.

Cuando el hoy senador Rodrigo Lara Restrepo renunció a la oficina Anticorrupción de la Presidencia -a finales del 2007-, surgió el primer rumor: que en uno de esos allanamientos apareció evidencia de negocios con el clan.

De inmediato, Lara aclaró a medios que supieron el hecho que se trató de un préstamo por 20 millones al que accedió a través de un respetable y reconocido empresario paisa, y que pagó puntualmente.

Fuentes de Casa de Nariño terminaron de despejar cualquier duda recordando que fue la administración del joven Lara la que impulsó las acciones que permitieron la segunda captura de Armando y luego la de Ómar.

En abril del 2008, el turno fue para el magistrado de la Corte Suprema Yesid Ramírez. Aunque la cinta sigue desaparecida, en el inventario del allanamiento de diciembre del 2006 figura un video en el que Ramírez aparece en la visitada y lujosa pesebrera de los Cabrera, montando un purasangre.

Voceros de la Corte le explicaron a EL TIEMPO que se trató de una simple cabalgata en un San Pedro y que de ello dan fe magistrados delegados ante la Corte, como el reputado Jesús Antonio Marín.

Hace ocho días el presidente del Congreso, Hernán Andrade, fue quien tuvo que salir a explicar un préstamo por 250 millones, revelado por la revista Semana.

El representante por el Huila Luis Enrique Dussán aprovechó el revuelo que causó esa noticia para aclarar que estuvo a punto de sellar una sociedad con Armando cuando este era un empresario y prestamista reconocido.

Ómar, ¿libertad sospechosa?

Pero el tema de los Cabrera promete más noticias en las próximas semanas. El gerente de Cajanal, Augusto Moreno, se apresta a instaurar una acción penal contra la juez que dejó libre a Ómar, el 20 de agosto pasado.

También se verifica si Armando -que insiste en su plena inocencia- sigue 'asesorando' desde prisión.

"Nos llama la atención que personas cercanas a su lugar de reclusión -incluida gente del Inpec- han obtenido su pensión por canales diferentes a los habilitados por Cajanal", dice un investigador.

Se indaga, además, si tal como lo señalan denuncias, los Cabrera han presionado para el cierre de locales nocturnos de Neiva.

Además de los bares Iguanas y Buchannans están en procesos de cierre Casa Cristal, Espartaco, Bacardí, La Española, La Amapola y Star Club. El secretario de Gobierno de Neiva, Orlando Rodríguez, niega dichas presiones y dice que los cierres se deben a que están en zonas residenciales y a que la comunidad ha instaurado querellas.

En todo caso, las investigaciones continúan así como la búsqueda de un juez de Buenaventura que favoreció a los Cabrera con un fallo y que aparece firmándoles dos pagarés por 30 millones de pesos.

Lo que Andrade aún debe explicar

En tono pausado, pero algo nervioso, el pasado martes el presidente del Congreso, Hernán Andrade, dijo ante el Senado que estaba recogiendo todas las pruebas para demostrar que el préstamo que recibió de Armando Cabrera -por 250 millones- no fue usado en su campaña del 2006.

Testimonios de al menos un concejal de Neiva lo contradice, pero él insiste en que con esa plata -entregada días antes de las elecciones- remodeló un apartamento.

Aunque de peso, ese no es el principal lío que enfrenta Andrade. Oriundo de Neiva, deberá explicar porqué recibió dinero de una persona sobre la cual ya pesaba una condena. Las autoridades también tendrán que establecer el origen de esos dineros.

Por ahora, Darío Bazzanni, defensor de Armando Cabrera, dice que su cliente está preocupado por la trascendencia dada al caso Andrade, pues podría terminar incidiendo en el juicio, no por el préstamo sino por el escándalo.

Y aseguró que Cabrera le prestó dinero lícito a mucha gente -"posiblemente políticos y dirigentes"- pero dijo que no hay pagarés porque todos cancelaron a tiempo. También señaló que, hasta ahora, nadie ha probado que las sentencias (que ordenaron pagar las pensiones tramitadas por los Cabrera) son ilegales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.