La popular 'pajarita' se engordó siete kilos para protagonizar Valentino, el argentino

La popular 'pajarita' se engordó siete kilos para protagonizar Valentino, el argentino

Liliana González, la popular 'pajarita' en Hasta que la plata nos separe cuenta el proceso que vivió mientras se engordaba. Confiesa que no le gusta mirarse al espejo y que hasta se deprimió.

17 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

La primera vez que Liliana González se vio en pantalla con su nueva apariencia fue "espantoso". Nunca pensó que podía ser capaz de engordar tanto. Entonces tuvo una sensación de ambivalencia, pues por un lado se veía totalmente diferente a lo que podía ser y le gustaba porque era tierna, pero por otro, estuvo tentada de no volver a salir a la calle para no dejarse ver así.

No era para menos, pues la actriz, que se hizo popular con el personaje de Vicky, la famosa 'Pajarita' de Hasta que la plata nos separe y que lucía un cuerpo torneado y trabajado, es ahora una mujer cachetona, caderona y de piernas gruesas.

Todo para interpretar en la nueva telenovela de RCN, Valentino el argentino, a Margarita, la protagonista de la historia.

Pero es que a González le gustó tanto la oferta de trabajar e irse a vivir a otro país, en este caso Argentina, que no dudó en aceptar el reto.

Además, tenía la oportunidad de romper para siempre con la imagen que todo el mundo tenía de la intensa de Vicky, y de hacer un papel protagónico. "Después adelgazo", se dijo, y se puso en manos de especialistas para subir de peso. "Era el sacrificio, a cambio de lo que yo quería".

Comenzó su rutina con una nutricionista, así que tuvo una alimentación sana, pero con excesos. La actriz no quería llenarse de postres y grasas porque tenía claro que podía enfermarse. "Sabía que eso iba a llenarme de azúcares y subirme los triglicéridos y no era la idea".

A eso le agregó el sedentarismo y eliminó de su rutina habitual en el gimnasio todo lo que tuviera que ver con ejercicios de cardio. A cambio se dedicó a levantar horas enteras de pesas porque quería ensanchar los brazos, los hombros y la espalda.

"Me criticaban mucho porque hacía tanto levantamiento como los hombres". Hasta que se empezó a ver como nunca le hubiera gustado verse y entonces, estuvo a punto de 'tirar la toalla'.

Le entró una angustia terrible y hasta se deprimió. La ropa no le entraba y cada vez que llegaba a la casa intentaba no mirarse al espejo, tuvo la intención de no volver a salir a la calle. Pero se dio cuenta de que por más que comiera, lo único que lograba era que sus caderas, muslos y cola se engordaran, pero la cara y el tronco no.

Así que se dedicó a analizar el cuerpo de todas las mujeres y vio que había muchas de cara y torso delgado pero con caderas protuberantes y trató de negociar con los productores para no subir los 10 kilos exigidos desde el principio.

Ellos la vieron, le hicieron pruebas y aceptaron que se quedara en los siete que llevaba, pero ahí debía mantenerse. Pues los cachetes inflados y el busto, tenían solución. Bastaba un poco de maquillaje para resaltar los pómulos, un peinado que la hiciera ver más rellenita y una prótesis que le resaltara el busto. Y así se quedó.

Ya lleva casi nueve meses de grabación y aún le faltan 20 días. Y todavía se sigue sintiendo mal. "No me gusta estar como estoy. No es que esté acomplejada, no baso mi vida en eso, pero sé que tengo que trabajar para estar como era antes, o por lo menos parecida", dice.

Durante mucho tiempo, sus amigos y conocidos trataron de darle ánimo con la película Monster, que protagonizó la bella Charlize Theron, en la que subió 14 kilos para su personaje, pero González, con una sonora carcajada, les decía que ella no se ganaba los millones de Theron, ni podía dedicarse un año entero de su vida para bajar de peso con tratamientos de belleza.

Hoy, no todo luce tan malo. Tan pronto como culminen las grabaciones, la actriz volverá a su rutina normal de ejercicios y seguirá una dieta estricta. Si definitivamente se le dificulta volver a su peso normal, hará efectiva la garantía que le dieron en la producción de 'devolverla como la encontraron' y entonces recurrirá a una liposucción. "No quisiera hacérmela. Voy a tratar de hacer un gran sacrificio para ver qué logro y como última opción, pues me la hago".

Otras actrices que han sacrificado su belleza

Charlize Theron: Esta actriz surafricana sufrió cambios radicales en su apariencia física para ponerse en el cuerpo de Aileen Wournos, la asesina en serie de la película Monster. Theron se puso dientes falsos y de color ceniza; ocultó con lentes marrón sus ojos color azul; se afeitó las cejas; llenó su cuerpo de tatuajes y pecas y le añadió 14 kilos a su silueta.

Kate Winslet: La bella protagonista de Titanic sacrificó su belleza y con grandes dosis de maquillaje, varias prótesis y una peluca gris, la estrella británica envejeció varias décadas para darle vida a una anciana nazi en la película The Reader, en el personaje de Hanna Schmitz.

Ana María Orozco La fea más popular del mundo, con su actuación de Beatriz Pinzón en Yo soy Betty, la fea, ocultó su belleza natural detrás de unos gigantes lentes, frenillos, capúl con gomina, vestimenta pasada de moda, peinado de viejita y hasta bigote sobre los labios.

Salma Hayek Cuando encarnó a la pintora Frida Kahlo, con sus cejas unidas, bigote en su rostro y en silla de ruedas, consiguió una primera nominación al Oscar como Mejor actriz.

Como ellas también se pueden mencionar otras como Nicole Kidman en Las horas, dando vida a la escritora Virginia Wolf. Hillary Swank con su doble interpretación en Los chicos no lloran. Reneé Zellweger con 20 kilos de más hizo El diario de Bridget Jones y Halle Berry, en Gótika.

Inolvidables también: Mariana Garza en el protagónico de Alcanzar una estrella. Victoria Ruffo en Pobre niña rica. Tiaré Scanda con nariz enorme y dientes chuecos en Amarte es mi pecado o Michelle Vieth con brackets, barritos y lentes en Soñadoras.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.