Mujer denuncia abuso policial contra hombre que sufre de epilepsia

Mujer denuncia abuso policial contra hombre que sufre de epilepsia

Sol Ángel Tibaquirá denuncia maltratos físicos de las autoridades hacia Alexánder Hernández, la persona que tenía a su cargo.

16 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

El espíritu altruista de Sol Angel Tibaquirá la hizo soñar con fundar una institución donde pudiera albergar a indigentes y habitantes de la calle.

Este sueño, que inició hace diez años, se vio truncado por lo que ella llama, "total abandono del gobierno y persecución de la Policía".

"Todo comenzó en el municipio de Lérida cuando pensé en ayudar a ancianos y personas abandonadas. En la localidad había una casa que había sido abandonada y que pertenecía al Bienestar Familiar. Me pareció fácil ocuparla con 25 personas que tenía a mi cargo, todas en su mayoría indigentes y abuelitos desprotegidos.

Los mantenía con rifas, tamales y lo que la gente me regalaba. Hace un año, más o menos, llegaron unas personas a decir que iban a realizar una brigada de salud, les abrimos y cuando vi adentro fue a la Policía y al CTI diciendo que me iban a realizar un lanzamiento, me sacaron las pocas cositas que teníamos a la calle y me las quemaron", comenta con lágrimas en sus ojos Sol Ángel.

Según Tibaquirá, cuando ella invadió la casa, el Alcalde de la época le colaboraba con mercado y enseres para la fundación, "después llegó Luis Amézquita el alcalde pasado de Lérida y él me ha hecho una persecución tan tremenda y no descansó hasta que me sacó".

Manifestó que ese día la esposaron como a una delincuente y la dejaron sin la vivienda de ella y la de otras 24 personas que tenía en ese entonces.

Sin casa, Sol Ángel decide invadir un lote para comenzar de nuevo y de allí también intentan sacarla por la denuncia que instauran los habitantes del sector que no quieren que los habitantes de la calle queden como vecinos.

La mayoría de sus 'protegidos' se marcharon y quedó sólo con seis personas.

Hace ocho días, mientras se encontraba en Ibagué vendiendo unos mangos, se presentó un problema en Lérida donde ella asegura que hubo abuso de autoridad por parte de la Policía.

"Alexánder Hernández, es una de las personas que me acompañan, él fue drogadicto y ahora gracias al trabajo que adelanto está recuperado, pero sufre de ataques epilépticos. La semana pasada se encontraba haciendo labores de rosería en la cuadra y un vecino llamó a la Policía, diciendo que Alexánder estaba loco, llegó la Policía y me maltrataron el muchacho, me le dieron 'pata y puño', hasta decir no más", manifestó Sol.

"Yo estaba en la casa y de ahí me sacaron, me dieron dos patadas y me sacaron arrastrado en medio de uno alambres, en el calabozo me tiraron esposado al piso y me dijeron que me callara que si seguía 'jodiendo' me metían un tiro y me botaban al río", cuenta Alexánder Hernández.

De acuerdo a lo manifestado por Sol Ángel, la persona que le propinó los golpes a Alexánder, fue Tito Velandia perteneciente a la Policía de Lérida.

El coronel Julio César Santoyo, comandante de la Policía del Tolima dijo que "la señora debe instaurar la correspondiente demanda. No vamos a permitir abusos contra la población civil. Vamos a iniciar las investigaciones", afirmó. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.