Opinión/Futuro posible

Opinión/Futuro posible

Inglés en Tenochtitlan

15 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Siete decanos y siete profesores de la Universidad del Tolima, cansados de la rutina universitaria, agobiados por el trabajo de un año que no termina, impacientes con tanto trámite administrativo, bravos con estudiantes que a diario los molestan en sus oficinas y se la pasan haciéndoles requerimientos y, ávidos de conocer sobre el legendario imperio Azteca, decidieron hacer una inmersión de sesenta horas de inglés durante veinte días en Tenochtitlan.

No importa que trabajen para una universidad pública que depende de los recursos de un departamento donde miles de bachilleres no pueden ingresar a la universidad, justamente porque no tienen un solo peso.

Con planeación milimétrica, aseguraron un desembolso de ciento cuarenta millones de pesos para ir a aprender inglés a la tierra del gran Moctezuma, dominador absoluto del 'altiplano de Anáhuac'; no importa que en la misma universidad existe una carrera de idiomas; y tampoco importa que en la ciudad hayan diversas alternativas para aprenderlo.

El hecho de fondo, es que aseguraron una comisión de estudios porque 'el curso de inglés es importante para su superación personal'.

Qué aburrido estudiar otra lengua en Ibagué y más en la universidad, 'en el mismo lugar y con la misma gente'. Diez mil veces mejor en el Distrito Federal, a un lado de la Plaza Garibaldi con un par de tequilas entre pecho y espalda donde los mariachis cantan en inglés a los grupos que viajan a México a aprender un segundo idioma.

'Yo se bien que estoy afuera/ pero el día en que yo me muera/ se que tendrás que llorar/ llorar y llorar/ (I know that i no longer mean anything to you, but the day i die, i know that you will have to cry, cry and cry...)'.

Cómo no escuchar la historia de Teotihuacan en inglés, subidos en la cima de la Pirámide del Sol conociendo los detalles de lo que fue esa civilización agrícola que se estableció 600 años antes de Cristo; ver la 'serpiente emplumada, y Tláloc, el dios de la lluvia' y a Quetzalcóatl que 'era el protector de los hombres y también la esencia de lo mejor que una persona podía ansiar llegar a ser'.
Una verdadera reflexión que les llegaría a lo profundo de sus conciencias y de seguro cambiaría sus vidas para siempre.

Cómo no pasear por Coyoacan, donde el conquistador Hernán Cortés mantuvo en ese sitio su capitanía; cómo no ir hasta el bosque de Chapultepec para que el profesor les muestre en inglés todos los animales del zoológico (birds, eagles, lions, tigers, elephants, kangaroos, monkeys, dogs and cats); cómo no ir hasta Cuernavaca con un guía mejicano que hable perfecto inglés para saber que a ese lugar iban con frecuencia los emperadores aztecas llevados en sus tronos por la primera línea de mando del gobierno.

Algo así como si al presidente Uribe lo llevaran en hombros, en un desfile por la carrera séptima, Francisco, José Obdulio, Juan Manuel, Hernán Andrade y Fabio.

Por todo esto, más infinidad de lugares que hay para conocer, es perentorio el curso intensivo de inglés en Tenochtitlan.

No en Estados Unidos por aquello del imperialismo yanqui, menos en Inglaterra o en Canadá, y menos en Australia, porque está muy lejos.

'Hasta luego mis cuates, ahí nos vemos'.

Jairo Arias
Periodista y empresario 

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.