Crisis económica mundial desafía financiación privada de megaobras en Colombia

Crisis económica mundial desafía financiación privada de megaobras en Colombia

Proyectos como el metro de Bogotá y su tren de cercanías, así como la Ruta del Sol y las autopistas de las Américas y de la Nueva Independencia, se verían afectados.

09 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

La financiación privada de la Ruta del Sol, las autopistas de las Américas y de la Nueva Independencia, el Ferrocarril del Carare y hasta el metro de Bogotá, entre otros proyectos, se encarecerá por cuenta de la crisis financiera mundial.

Así lo señalan empresarios del ramo, quienes advierten que, aunque las obras no dependen totalmente de la inversión del sector privado, la delicada situación internacional hará más difícil la consecución de recursos externos.

Por eso, hoy es más urgente que nunca contar con el acompañamiento de inversionistas locales, como las aseguradoras y los fondos de pensiones y cesantías, que han manifestado su interés por los proyectos de infraestructura.

Solo en la Ruta del Sol, un corredor de 810 kilómetros que comunicará de manera más rápida a la capital del país con la Costa Norte, las inversiones demandarán unos 5 billones de pesos.

El costo de la contracción


En este caso, una parte de los recursos provendrán del Estado, pero hay un componente que corresponde a inversionistas privados, y el costo de los préstamos que estos asuman será alto, debido a la actual contracción crediticia.

Según el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, a mediados de este mes deberá estar autorizado un documento Conpes sobre ese proyecto y la Autopista de las Américas, que en conjunto requieren 13 billones de pesos.

Esta última es una obra propuesta por concesionarios privados, que incluye dobles calzadas para conectar poblaciones colombianas limítrofes con Panamá y Venezuela, en la Costa Caribe.

Se prevé que en el último trimestre de este año se inicie el proceso de selección. La autopista se financiaría con los ingresos que generan los peajes instalados en las vías concesionadas de la región, y con la venta de las acciones de entidades de la antigua Corelca y de Urrá.

No es buena idea vender ahora

No obstante, hay analistas que señalan que en la coyuntura actual no es buena idea que los países emergentes salgan a vender activos.

Otra vía clave es la concesión Nueva Independencia, en Antioquia, que conectará Turbo con Medellín y Bolombolo. La obra incluye rehabilitación de vías, expansión de capacidad y túneles, además de su operación y mantenimiento. El costo estimado es de 1,6 billones de pesos y actualmente se están culminando los estudios de tráfico.

Entretanto, los recursos para obras como el corredor Bogotá-Buenaventura y el túnel de La Línea ya están asegurados, pues los proyectos ya se estructuraron.

La doble calzada hacia el puerto ya está en construcción, aunque resta un tramo por adjudicar. También falta adjudicar el contrato del túnel, pero las inversiones están garantizadas.

A juicio de los empresarios, acceder a recursos para estos proyectos es más difícil hoy.

"Las condiciones no son las mismas de hace un par de años por dos razones: el mercado se afectó por la coyuntura internacional y los países emergentes, como Colombia, ya no son tan atractivos para la inversión extranjera. Los proyectos se van a encarecer vía financiamiento", advierte el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo.

Lo propio señala el gerente de la Corporación para el Desarrollo del Ferrocarril del Carare, Alfonso Escobar. "Los costos financieros pueden subir, pero en nuestro caso tenemos la ventaja de que el proyecto cuenta con una demanda asegurada para transportar carbón metalúrgico", dice.

Eso, siempre y cuando se mantenga la demanda del combustible. "En la eventualidad de que el negocio del carbón se vea afectado, las posibilidades de sacar adelante el proyecto se disminuyen notablemente", admite Escobar. En un mes se conocerán los resultados del estudio de factibilidad de ese ferrocarril.

Para el Gobierno, la perspectiva de la crisis financiera en relación con la infraestructura puede ser positiva. Según el director del Invías, Daniel García, "los dueños del capital, que pueden tener temores por cuenta de las circunstancias que está experimentando el mundo, tienen una oportunidad enorme en los temas de obra pública que el Gobierno tiene en proceso de licitación, como el túnel de La Línea y el plan de vías de competitividad".

Alternativas en el mercado local

En el contexto local también se avizoran alternativas que pueden paliar la situación externa. En el panorama están las administradoras de fondos de pensiones (AFP), inversionistas que, como lo reconoce Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, "han mostrado interés en invertir en proyectos de infraestructura en Colombia".

En su intervención en la reciente asamblea de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), en Bogotá, dijo que los proyectos de infraestructura ofrecen plazos que se ajustan a las condiciones de los ahorros del sistema de los fondos.

El planeta ya habla de recesión

México (Efe y AFP). La crisis financiera obligó al Gobierno mexicano a posponer varios proyectos de infraestructura, informó el Secretario de Comunicación y Transportes. Horas después de conocerse su declaración, el presidente Felipe Calderón lanzó un plan de expansión en este campo.

Bogotá. El presidente Álvaro Uribe se declaró preocupado por el financiamiento de la economía colombiana "Se necesita una gran decisión de activación porque estamos corriendo el riesgo de que esta desaceleración se convierta, en virtud de la economía mundial, en una recesión", dijo.

Washington (Efe). El director del FMI, Dominique Strauss- Kahn, dijo que el planeta está al borde de una recesión que solo se puede combatir con acciones conjuntas y con la inyección de dinero en la banca. Las economías avanzadas apenas crecerán en el 2009, advirtió.

Moscú (Efe). El primer ministro ruso, Vladímir Putin, aseguró que, debido a la crisis financiera, la confianza en E.U. como líder del mundo libre y de la economía de mercado quedó arruinada para siempre. "Y esta no es solo mi opinión. Sobre ello ya hablan los líderes europeos", aseguró.

¿Y el metro para la capital?

Tanto el metro como el tren de cercanías, obras clave para Bogotá y los municipios aledaños, también se exponen a mayores costos por cuenta de la contratación de créditos con el sector privado.

El concejal Jorge Ernesto Salamanca (liberal) considera inconveniente que el Distrito se endeude en más de 2.000 millones de dólares para construir el metro, en medio de un clima de inestabilidad y falta de confianza en los mercados financieros mundiales.

Por eso le pidió al secretario de Hacienda, Juan Ricardo Ortega, un diagnóstico sobre las incidencias que la crisis global y la desaceleración económica van a tener en las metas del Plan de Desarrollo. Especialmente, en lo que tiene que ver con el cupo de endeudamiento para financiar todo el sistema de movilidad.

A la preocupación de Salamanca se suma la del experto Eduardo Sarmiento, de la Facultad de Economía de la Escuela Colombiana de Ingeniería, quien asegura que la crisis mundial va a reducir el acceso al endeudamiento externo. "Cifras fabulosas de 2.500 millones de dólares no tendrán viabilidad", asegura.

El Secretario de Hacienda hizo un llamado a la calma y dijo que es irresponsable señalar que la construcción del Metro estaba en riesgo por culpa de la crisis mundial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.