¿Cambio de política?

¿Cambio de política?

02 de octubre 2008 , 12:00 a.m.
Por estos días en los que el futuro del capitalismo sigue en vilo, dependiendo de la suerte del paquete de ayuda que debería ser votado hoy por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, han subido también las preocupaciones sobre el porvenir de la economía colombiana. La verdad es que resulta imposible apartar la realidad nacional de la internacional, así muchas tareas se hayan hecho bien en los últimos años. Dicho de otra manera, pocos ponen en duda que el país no solo es mucho más seguro que al comenzar la década y que el alto ritmo de inversión local y foránea demuestran que hay confianza en el futuro. Pero también es incuestionable que las circunstancias externas van a influir sobre la velocidad de ejecución de las decisiones y sobre la liquidez mundial, por lo menos hasta que no se aclare el confuso panorama actual.

Frente a ese escenario, el Gobierno ha enviado diferentes mensajes de calma. Pero aparte de resaltar que Colombia tiene un buen nivel de blindaje ante las turbulencias, es claro que el Ejecutivo no piensa modificar sus políticas, a pesar de que puede haber problemas de estrechez de recursos. De hecho, el Ministerio de Hacienda calcula que el menor crecimiento proyectado para el 2008 va a redundar en menores ingresos fiscales por hasta 600.000 millones de pesos, aunque asegura que eso no va a incidir sobre el cumplimiento de las metas. También dice que considera válidos los supuestos de crecimiento e inflación para el próximo año y que, bajo dicho escenario, cree que el presupuesto de la nación, hoy en manos del Congreso, concuerda con la realidad.

Esa actitud contrasta con la de otras naciones latinoamericanas que han anunciado apretones en el cinturón durante el 2009, a pesar de los sacrificios que ello representa.

Así lo dejó en claro el miércoles en la noche el propio Álvaro Uribe durante la instalación del Congreso de Publicidad que tiene lugar en Cartagena. Pero, incluso, hay la impresión de que el Jefe del Estado quisiera ir más allá. En medio de una larga exposición sobre los más variados temas, el mandatario afirmó que "el Gobierno piensa que es mejor acelerar la protección social, que acelerar la llegada del equilibrio fiscal". ¿Quiere decir eso que Colombia va abandonar la política que le permitió reducir el abultado déficit que tenían las finanzas públicas al empezar el siglo? No está claro. Pero lo que sí es evidente es que el Presidente está dando un giro, al decir que "nada gana un país con tener magníficos indicadores macroeconómicos, si su conflicto social aumenta".
Si bien frases similares han sido escuchadas en otros sitios del continente, hay quienes se preguntan si ahora el Presidente de los colombianos se identifica más con Rafael Correa, el mismo que tras el triunfo del referendo que aprobó la nueva Constitución del Ecuador dijo que el pago de la deuda pública dependía de que no se afectaran sus programas sociales. Y aunque ese objetivo es loable, el problema es que el margen de riesgo de los bonos del vecino país es el más alto de América Latina, con lo cual le saldrá lo comido por lo servido la próxima vez que tenga que tomar dinero prestado.

Por tal motivo, la explicación en el seno del equipo económico es que la Casa de Nariño simplemente está reiterando la voluntad de defender programas como Familias en Acción, sin que ello implique un cambio de foco. Ayer el Ministro de Hacienda le dijo a los periodistas que si lo peor ocurre y los recaudos en los próximos meses son inferiores a lo planeado, serían necesarios recortes equivalentes.

Si bien esa es una eventualidad indeseable, más vale que así sea. El motivo es que la política de 'confianza inversionista' que ha sido una de las piedras angulares de la estrategia gubernamental, tiene también su apoyo en el buen manejo macroeconómico. Por esa razón hay que prestarles atención a los indicadores porque estos también sirven para generar ciclos expansivos y mejorar las cifras sociales, no necesariamente a través de programas públicos, sino de algo fundamental: el buen ritmo de la actividad privada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.