Colombia: incertidumbre ante la crisis global

Colombia: incertidumbre ante la crisis global

01 de octubre 2008 , 12:00 a.m.
Los días posteriores al fracaso de la aprobación del plan Paulson en la Cámara del Congreso de los Estados Unidos, han dado muestra una vez más de la volatilidad e incertidumbre que embarga al sistema financiero a nivel mundial. La sensibilidad de los mercados a las noticias o las expectativas sobre el plan de rescate y sus efectos es muy alta y cambiante.

El Índice Dow Jones tuvo en los tres primeros días de las semanas una de sus mayores caídas y luego uno de sus más rápidos ascensos en la historia.Esto nos da muestra de la gran expectativa por el plan y por la resolución de la crisis financiera.

El sistema financiero global ha cambiado mucho en las últimas semanas imprimiéndole aún más volatilidad a la situación. Hemos sido testigos en dos semanas de la fusión, quiebra, rescate o nacionalización de un número importante de bancos de los Estados Unidos y Europa. Hoy el sistema financiero global es diferente al que teníamos hace un mes.

La turbulencia ha permitido crecer a bancos tradicionales y estamos en frente a un futuro con menos bancos o grupos financieros, pero más sólidos individual manejando las finanzas mundiales y devolviendo la movilidad financiera que necesita el sector real.

El plan Paulson es clave en la medida en que va ayudar a que la maquinaria financiera se puede volver a encender y con ella el proceso de financiación de procesos productivos y actividades individuales.

En los mercados, la espera por la votación del Senado en la tarde del miércoles estuvo acompañada por optimismo a pesar de ser sólo n primer paso en el proceso de aprobación.

El mercado ha entendido que el plan Paulson es un importante hito para este momento de la crisis, y aunque no necesariamente es la solución a todos los males que aquejan a la economía de Estados Unidos sí es un paso muy importante en la dirección correcta.

Esperaremos la votación del plan en el Congreso de Estados Unidos y, si se logra su aprobación, los resultados de su proceso de implementación.

Por ahora, podemos decir que lo que hemos visto de la crisis en el último casi año y medio nos deja una economía mundial con un crecimiento menor, con más incertidumbre y con más aversión al riesgo. Todas estas condiciones pueden afectar en mayor o menor medida una economía como la colombiana.

Sin embargo, creo que es importante destacar que la evolución económica de los últimos años, las mejoras en regulación que hemos visto y la mejora en el aparato institucional nos permiten afrontar esta crisis con mejores soportes los tiempos actuales.

Los soportes actuales de la economía en términos de reservas internacionales, desempeño del sistema financiero, necesidades de ahorro externo son mucho mejores que los que teníamos para afrontar las crisis globales o regionales de los años noventa o ochenta.

La mayor incertidumbre y la aversión al riesgo, pueden ser condicionantes de una menor disponibilidad o un encarecimiento de los recursos provenientes del exterior hacia los países emergentes, tanto para financiamiento, como para inversión.

En este caso, la economía colombiana ha reducido durante el último año sus necesidades de ahorro externo.

Con datos de la balanza de pagos a junio de 2008, la economía colombiana tiene un déficit de cuenta corriente equivalente al 2,1 por ciento del Producto Interno Bruto, cerca de la mitad de lo que tenía hace un año. En ese sentido la situación actual encuentra a la economía colombiana mejor posicionada que hace unos años.

La otra gran consecuencia de la crisis, el menor crecimiento de las economías desarrolladas nos puede afectar a través de una menor demanda por productos colombianos en el exterior.

No obstante, los efectos en este campo pueden estar acotados a las exportaciones de ciertos productos no tradionales pero no al universo de las exportaciones.

La noticia del inicio del proceso de aprobación de la renovación del Atpea para el año entrante es un paso a favor de nuestro desempeño externo.

Adicionalmente, a pesar del menor crecimiento de los desarrollados no esperamos caídas fuertes en los precios de los productos básicos a nivel global, más bien estamos viendo que al acabarse la demanda especulativa de los mismos estos se reducirían pero a niveles muy por encima de media histórica.

Los precios elevados de los productos básicos vinieron para quedarse y Colombia se seguirá viendo beneficiada por este cambio. De esta forma, Colombia no esta inmune a la crisis pero sí mejor preparada.

Hemos podido hacer las cosas mejor en los años de expansión en algunos temas pero no es tiempo de lamentarse sino de construir hacia adelante.

Experiencias de ahorro estatal como las chilenas nos muestran como se pueden aprovechar los tiempos buenos para construir un soporte adicional ante la incertidumbre.

En este momento, Chile cuenta con casi el mismo monto de sus reservas en depósitos en el exterior, una cantidad enorme de recursos que pueden ayudar en tiempos difíciles.

Por ahora, debemos volcar nuestras capacidades gubernamentales y privadas para sostener la expansión de la demanda interna y en particular de la inversión, de esta forma promover que continuemos creciendo basados en demanda interna.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.