De 130 jueces de paz elegidos en Bogotá hace cinco años solo la mitad está ejerciendo su cargo

De 130 jueces de paz elegidos en Bogotá hace cinco años solo la mitad está ejerciendo su cargo

Aunque han proferido 400 fallos en firme e intervenido en 25 mil conciliaciones, el Colegio Nacional de Jueces de Paz señala que no hicieron más por falta de apoyo.

30 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Margarita Nieves, presidenta del Colegio Nacional de Jueces de Paz, el balance no es mejor porque los jueces de paz actúan de buena voluntad y no tienen oficina, ni los elementos para ejercer su trabajo.

"La mayoría renunció porque no contaba con las herramientas ni con la infraestructura adecuada para ejercer su labor", señaló Nieves.

Uno de los cerca de 65 jueces que aún persisten en mediar en las comunidades es Héctor Bustos, quien todas las tardes atiende casos en la Estación de Policía del barrio Gustavo Restrepo.

"Lo malo es que no hay mucho apoyo. A mí se me van como 20 mil pesos a la semana en papelería, que me toca sacar de mi bolsillo. Lo mismo pasa con el transporte, cuando debo ir a otros barrios para atender algún conflicto", sostuvo Bustos.

La mayoría de los casos que atienden los jueces de paz tiene que ver con deudas, incumplimiento de contratos, conflictos de intolerancia y lesiones personales menores. En ninguno la cuantía debe superar los 100 salarios mínimos mensuales.

Esta situación ya se veía venir hace cerca de tres años. En ese momento, la Contraloría Distrital advirtió que los resultados no eran los esperados por el alto índice de deserción.

El órgano de control señaló que el fenómeno se debía a la falta de apoyo por parte del Distrito, pues ni siquiera los jueces tenían un sitio en donde trabajar.

Hoy, la situación no ha cambiado mucho, a juicio de Nieves. "Se hubiera podido hacer más, pero falta más apoyo".

No obstante, la Secretaría de Gobierno indicó que viene desarrollado procesos de información y sensibilización acerca de la justicia comunitaria, y ha impulsado diferentes acciones con los jueces de paz y líderes comunitarios.

Este tema es de conocimiento del Concejo de Bogotá, que prepara un proyecto de acuerdo en el que, además de establecer la fecha para una nueva elección, entrega autonomía económica a los representantes de la justicia comunitaria.

Uno de los ponentes del proyecto, el concejal Carlos Ferreira (Cambio Radical), dijo que ya existen cerca de 1.400 millones de pesos para la realización de los comicios, cuya fecha podría ser convocada en cuatro meses.

Respaldo del Concejo

El concejal Carlos Ferreira, uno de los ponentes del proyecto de jueces de paz, explicó que la intención del cabildo distrital es crear unas jurisdicciones con autonomía administrativa para que los jueces comunitarios tengan sus propios recursos y no dependan en su totalidad, como sucede actualmente, de entidades como la Secretaría de Gobierno.

La iniciativa, que ya tiene ponencia positiva, también plantea aumentar de 130 a 320 el número de jueces de paz, es decir, 190 más que en las elecciones de 2003.

Para ser elegido juez de paz se requiere ser mayor de 18 años y haber vivido por lo menos un año antes en la comunidad que lo va a postular. Las inscripciones deben hacerse en las personerías locales.

La concejala Ángela Benedetti, quien hace parte de la subcomisión que se creó para redactar el articulado, dijo que propondrá que haya jueces de paz que atiendan asuntos dentro de comunidades especiales, como los indígenas, los 'afros', la población LGBT y las religiosas, entre otras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.