Presidente Álvaro Uribe no apoya movimiento que pide cadena perpetua para asesinos de niños

Presidente Álvaro Uribe no apoya movimiento que pide cadena perpetua para asesinos de niños

El mandatario no se ha dejado llevar por la reacción emocional de diversos sectores de la ciudadanía a raiz del asesinato del bebé de 11 meses Luis Santiago Lozano.

30 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

"Colombia nunca ha sido amiga de la cadena perpetua ni la pena de muerte", aseguró Uribe en una rueda de prensa en la que se manifestó atónito por el crimen del niño, cuyo cadáver fue hallado este martes en la vereda Tíquiza.

El Presidente pidió que se le aplique al asesino de Luis Santiago una pena de 60 años de cárcel. La Fiscalía acusó al padre del menor de ser el asesino.

La posición de Uribe contrastó con la del presidente del Congreso, Hernán Andrade, hasta hace unas horas enemigo de la cadena perpetua.

"Así como están las cosas, hoy mismo votaría la cadena perpetua", dijo Andrade al ser preguntado sobre el caso de Luis Santiago.

Reconoció que en el Congreso "a veces pensamos que a punta de reformas política y a la Justicia solucionamos los problemas del país, pero hay otras cosas más sensibles y son temas que no se pueden dejar de lado".

Dijo que "hay que estudiar una verdadera política criminal más fuerte y de menos beneficios por colaboración" y enfatizó que "estamos en mora de entrar a trabajar en ese tema de reparación a la sociedad en esa clase de delitos".
 
Por su parte, el senador Gabriel Zapata dijo que "el Congreso tiene que abordar el tema, para evitar que se sigan cometiendo este tipo de delitos en contra de los niños".

El presidente del Partido Conservador, Efraín Cepeda dijo que "uno no entiende hasta dónde llega el alma de algunos colombianos y por eso tenemos que avanzar en la legislación de la cadena perpetua".
 
El Senador dijo que la colectividad que preside va a trabajar en este sentido y enfatizó que esta no es labor única del Congreso, sino que "eso debe ser un clamor ciudadano".

Uno de los promotores del referendo para implementar este castigo, el representante David Luna, aseguró que "nosotros, ahora con mayor razón, seguiremos insistiendo en una solicitud que desde hace tres años venimos haciéndole a la sociedad colombiana, al Gobierno y al Congreso, para que haya la posibilidad de que los jueces de la República condenen hasta con cadena perpetua a los violadores, asesinos, secuestradores y maltratadores de menores de 14 años y con deficiencias mentales o físicas".
 
Sustentó la petición argumentando que "la misma Constitución señala que los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de demás ciudadanos".
 
El presidente de la Cámara, Germán Varón Cotrino, aseguró que les propondrá a los voceros de la bancada que radiquen un proyecto de acto legislativo con el que se implemente esta penalización.
 
"Es lamentable que la sociedad esté tan corrompida y tan podrida. Esto nos ratifica la necesidad de penas mucho más severas. Yo creo que esa inicitiva que habla de la cadena perpetua para violadores e incluso agravantes para quienes ejercen violencia en personas menores debe ser una prioridad del Congreso", dijo Cotrino.

"Voy a convocar a los diferentes partidos, sobre todo al partido Por el país que Soñamos, que fueron los que inciaron ese proceso, para tratar de llegar a un acuerdo y que presentemos un acto legislativo en ese sentido", agregó.
  
Hasta el momento, en el Congreso se han radicado tres proyectos de reforma constitucional que pretendían vincular a la legislación nacional la cadena perpetua, sin embargo han fracasado porque no han tenido debate en el legislativo.

Uno de los momentos más intensos del debate sobre la cadena perpetua y la pena de muerte para abusadores de menores ocurrió cuando Luis Alfredo Garavito, uno de los mayores asesinos y violadores de menores, en serie, fue capturado y juzgado. El delincuente, que confesó más de un centenar de asesinatos a menores, está en prisión.
 
En la actualidad varias organizaciones promueven un referendo para imponer la cadena perpetua a los violadores y asesinos de niños, tras su fracaso en varias oportunidades, por la vía ordinaria, en el Congreso.
 
Los debates políticos sobre la conveniencia de instaurar en el país la cadena perpetua o la pena de muerte para autores de delitos crueles como la violación o asesinato de niños, o para castigar a los autores de masacres y secuestros, son recurrentes cada vez que ocurren episodios como el de Luis Santiago, asesinado por su padre, pero luego se diluyen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.