Ministerio de Defensa y Universidad Militar rendirán homenaje al doctor Abraham Lechter

Ministerio de Defensa y Universidad Militar rendirán homenaje al doctor Abraham Lechter

Era considerado el 'padre' de la cirugía vascular y aunque era rumano y judío se sentía colombiano. Sus familiares recuerdan el legado que dejó para la medicina mundial.

28 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Abraham Lechter nunca quiso morirse. Jamás lanzó hipótesis sobre lo que sería el final de su existencia. Tenía 78 años, era vigoroso y se sentía con los bríos de un muchacho. Por eso la idea de la muerte aún no le daba vueltas en la cabeza. De hecho, nunca supo que el mal que lo llevó a la cama y acabó con su vida en menos de un mes era un cáncer terminal.

Por petición de su familia, los médicos nunca se lo dijeron. Lechter tampoco hizo muchas preguntas. Intuía que algo muy grave le estaba pasando. "¿Cómo engañar a uno de los mejores médicos que ha dado este país, al pionero de la cirugía vascular?", dice el médico coronel Carlos Arturo Franco, uno de sus más aventajados alumnos, y quien además de ser su mano derecha en su carrera se convirtió en un hijo más.

A Abraham Lechter lo conocían como Abi y así prefería que lo llamaran. Cuando tenía un año y llegó con sus padres al puerto de Buenaventura, huyendo de la persecución contra los judíos en su Rumania natal (en 1931), no podía pronunciar su nombre. Y cuando le preguntaban cómo se llamaba, él respondía así: Abi.

"Murió tranquilo y siempre amado. Fue mejor así, que no supiera que estaba tan enfermo. No padeció una larga enfermedad, algo a lo que él le temía", dice Zita de Lechter, la mujer con la que compartió más de 50 años de vida y la madre de sus tres hijos: Aída, George y Roberto.

El pasado 10 de junio, el doctor Lechter arribó a Miami, donde vivían su esposa, sus dos hijos varones y algunos de sus ocho nietos. Cinco días más tarde celebró con todos ellos el día del padre.

Sin embargo, el 16 de junio fue hospitalizado. Estuvo consciente unos días, luego entró en estado de coma profundo y finalmente el 24 de junio su corazón dejó de latir.

"Él iba a Miami a despedirse de su familia, pero no a morir allá. Él hubiera preferido morir en Colombia", dice el doctor Franco, quien se encargó de su tratamiento inicial en Bogotá, cuando empezó a sentirse mal.

"El vacío se hace cada vez más fuerte", sostiene Aída, la 'niña de los ojos' del doctor Lechter, para quien los mejores momentos que compartió con su padre son la mejor terapia para alivianar el dolor de su partida. La noche antes de viajar a Miami fue con él a un concierto de ópera, una de sus aficiones.

"Era un hombre excepcional: un profesional brillante. Amaba la historia, la música clásica, la salsa y el ajedrez. Sabía de todo y a profundidad. Fue el mejor padre y el mejor de los abuelos", sostiene.

Su legado

Pero sobre todo, Lechter era un ser humano generoso, que según su hija, nunca quiso hacer fortuna con la medicina. "Él salvaba vidas porque era su vocación", asiente.

"Así como atendía a importantes personalidades de este país, también lo hacía con gente pobre que no tenía con qué pagarle una consulta. Por eso llegaba con todas esas cosas a la casa", apunta Aída, y añade que su padre era el médico de muchos famosos, entre estos, de Fanny Mickey. Se encargaba del cuidado de sus espigadas y admiradas piernas.

El doctor Franco lo recuerda como un hombre recio y honesto al que no le gustaban las aguas tibias. "Era de una sola pieza", rememora, y explica que la medicina nacional y mundial tienen mucho que agradecerle.

Fue el primero en describir cómo se desarrolla la enfermedad que producen las venas varices de origen pélvico en las mujeres, y diseñó el tratamiento quirúrgico para tratar esa patología.

"Cuando en el mundo se habla al respecto, el doctor Lechter es una referencia obligada. Era muy admirado y respetado como médico", añade.

Luego de terminar su especialidad en cirugía cardiovascular en Estados Unidos (era médico de la Universidad Nacional), creó la primera especialización en esa área en el país, en la Militar.

Por eso a Lechter lo conocen como el 'padre' de la cirugía vascular en Colombia.

"Hacía cosas que en la época (años 60) no se conocían en el país, como cirugías de aorta y manejos del trauma de guerra con víctimas de minas antipersona", apunta el doctor Franco, quien extraña sus consejos y el beso cálido en la frente que le daba cada vez que lo saludaba o se despedía de él. "Yo era su cuarto hijo", concluye.

En el hospital Militar, Lechter fue jefe del servicio de cirugía cardiovascular, y fundó la Sociedad Colombiana de Angiología y Cirugía Cardiovascular. También se encargó de formar a los primeros especialistas en esa disciplina en el país. Y aunque ya estaba pensionado, nunca dejó de ejercer su profesión.

Es por todos esos méritos que el próximo 30 de septiembre la Universidad Militar y el Ministerio de Defensa le rendirán un homenaje. Bautizarán las salas de cirugía con su nombre, descubrirán una placa conmemorativa y repartirán esculturas en yeso con el molde de la mano derecha del cirujano.

Las grandes pasiones de Abraham Lechter

La medicina no era la única pasión del doctor Abraham Lechter. La música clásica (además de la salsa y los tangos de Gardel), el ajedrez y la historia universal eran fuentes de inspiración y dicha. No había concierto de música clásica que se perdiera. En el Teatro Colón y en los auditorios de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Biblioteca Luis Ángel Arango tenía una silla asignada, en primera fila. Tanto así que días después de su muerte, la Orquesta Sinfónica de Bogotá le rindió tributo al decorar su silla, en la Luis Ángel Arango, con un ramo de orquídeas amarillas.

JOSÉ ALBERTO MOJICA P.
REDACCIÓN VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.