La plaza 'Tirofijo'

La plaza 'Tirofijo'

28 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

El viernes pasado, en la barriada popular 23 de Enero de Caracas, unas 300 personas inauguraron la plaza 'Manuel Marulanda' con un busto del ex comandante de las Farc. Una explicable ola de indignación y rabia ha recorrido a Colombia ante este tributo que algunos venezolanos ofrecen al responsable de tantos delitos de lesa humanidad contra miles de colombianos. Similar reacción tuvo la cancillería bogotana, que envió una nota diplomática a su contraparte en Caracas y recordó el prontuario de 'Marulanda' y las Farc.

No sorprende que Colombia tenga que recordarles a las autoridades del país vecino la larga lista de crímenes del líder guerrillero, fallecido hace seis meses. El presidente venezolano, Hugo Chávez, se ha caracterizado por referirse a 'Tirofijo' en términos elogiosos y la realidad es que hay sectores de línea oficialista chavista que siguen considerando a las Farc una especie de expresión de su ideología bolivariana en Colombia.

Dentro de esos grupos políticos afectos a la guerrilla está la Coordinadora Continental Bolivariana, organizadora del evento y responsable del homenaje. Es prácticamente imposible impedir que extremistas latinoamericanos pretendan glorificar a 'Tirofijo' y no es de extrañar que comience a aparecer mucha iconografía de 'Marulanda', no solo bustos, sino biografías, afiches, camisetas, páginas de Internet y demás.

No obstante, el gobierno colombiano sí debe insistir en una respuesta clara y contundente de Caracas frente a este insólito homenaje, que ofende la memoria de decenas de miles de familias colombianas, a cuyos hogares las Farc han llevado tanta muerte y tanto dolor. Una cosa son las actividades de las organizaciones civiles y otra, muy diferente, es el silencio elocuente del gobierno venezolano y hasta la presencia en el evento de autoridades locales, como Freddy Bernal, alcalde del municipio El Libertador, de Caracas.

La inauguración de la Plaza 'Tirofijo' solo confirma la lucha diplomática y política que Colombia debe proseguir ante la comunidad internacional para que no quede duda sobre el legado de sangre, muerte, desprecio por los derechos humanos y nula visión política que dejó 'Manuel Marulanda' en sus cuarenta años de líder absoluto de las Farc.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.