Para miles de colombianos el lunes es el peor día de todos

Para miles de colombianos el lunes es el peor día de todos

Las EPS y empresarios coinciden en que es el día en el que faltan más al trabajo y se dan más incapacidades. Para los comerciantes, es el peor de toda la semana.

27 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Todos los lunes llegaba furioso a "poner orden" en su oficina, replicando, sin querer, lo que siempre había odiado de su padre y de su abuelo, que había sido también su primer jefe. Eugenio Marroquín llevaba 38 años madrugando los lunes hasta que decidió renunciar a la gerencia que lideraba para no tener que hacerlo nunca más.

Desde entonces, este hombre se ha regalado para sí las mañanas del primer día de la semana. "Duermo y me estoy en la cama hasta que las cobijas me piquen. Y para el medio día estoy lleno de energía y pleno de ánimo", dice orgulloso.

Con esa forma de arrancar el día, Eugenio siente que su vida despega como cuando se deja calentar el carro antes de emprender un viaje. El resto de la semana madruga sin problema y trabaja cuanto sea necesario.

Esa modorra del lunes tiene una explicación cultural en nuestro país. "Los colombianos somos dados a las fiestas y al ocio y siempre queremos prolongarlos. Por eso, asumir el tránsito del fin de semana a la rutina diaria nos produce desencanto", señala Víctor Reyes, sociólogo de la Universidad Nacional.

Pero la relación con el trabajo también es determinante. "Si la actividad laboral no le proporciona la retribución que espera, es mucho más difícil aceptar el regreso a la jornada habitual", indica Reyes.

Curiosamente, el lunes es el día en que los empleados piden más permisos a sus jefes. "Llaman a decir que están enfermos ellos, sus hijos o su mamá", dice un empresario, que tiene a su cargo 19 operarios del área productiva de una compañía de metalmecánica. "Cada lunes me llama uno diferente", señala.

Y la salud es la excusa más recurrente. De hecho, los registros de las EPS demuestran que los lunes hay un pico en la expedición de incapacidades y de acuerdo con una investigación publicada en el 2006 por el European Journal of Epidemiology, los lunes se multiplica por 20 el número de ataques cardíacos y muertes si se compara con el resto de la semana.

El hecho tiene que ver con el estrés que produce la vuelta a la rutina. Y a eso se le suma el tráfico de la mañana, que registra tantos trancones como los viernes en la tarde y presenta un incremento en la accidentalidad, según el coronel Jaime Moreno, comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá.

Ese día, en los colegios, los niños lloran más. "Les cuesta trabajo quedarse porque vienen de un fin de semana junto a sus papás y no se quieren desprender", argumenta María Claudia Becerra Ávila, directora de un jardín infantil, para quien además, entre un 70 y un 80 por ciento de los menores llegan soñolientos y perezosos.

Lo curioso es que los lunes los niños comen con ganas. "Llegan desaforados y acaban con todo lo que hay", dice Becerra, quien atribuye el hecho a que los papás, probablemente por practicidad, abusan de la comida chatarra los fines de semana.

En cuanto a las ventas, Rafael España, director económico de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, asegura que en un rango de 1 a 10, el comercio de los lunes solo llega a 2. Es el día de ventas más bajo de toda la semana, en cuanto a supermercados y almacenes de cadena se refiere, pues en las tiendas de barrio el comportamiento tiende a ser parejo todo el tiempo.

Pero en general, "los lunes no son días de compras" y los establecimientos en Colombia todavía no parecen ocuparse de promoverlos.

Hay fórmulas promocionales para martes y miércoles, pero no tanto para los lunes, como sí está sucediendo en ciudades cosmopolitas como Nueva York, donde está cobrando fuerza una tendencia para hacer de los lunes días un poco más sociales.

En ese mismo sentido, está empezando a trabajar Margarita Calle, una mujer dedicada a la organización de eventos, que reconoce que hace poco empezó a notar el potencial escondido que tienen los lunes. "Sentía que la gente no tenía el ánimo para ir a un coctel un lunes". Sin embargo, recientemente se lanzó a realizar una actividad social para comenzar la semana y descubrió con sorpresa que la gente asistió justamente "porque no había nada más qué hacer ese día".

Así que los lunes pronto podrían dejar de ser el ogro de la semana. Mientras llega ese momento, Eugenio Marroquín seguirá disfrutando de su bien más preciado: "la libertad del lunes por la mañana".

Opiniones recogidas en eltiempo.com

"Los síntomas son comunes del lunes son la pesadez, la incapacidad para levantarse".
Elvisteve

"Me dan ganas de llamar a la oficina y reportarme como enfermo para seguir durmiendo".
Abril19

"Si fuera presidente declararía el lunes como el 'Día para descansar del fin de semana' ".
Lucator28

"Ese día me dan ganas de agarrar a martillazos el reloj y la alarma del celular".
Marangoma

Expertos recomiendan cómo luchar contra el síndrome del primer día de la semana

Para combatir ese sentimiento de pereza y aburrimiento de los lunes, los sicólogos Ernesto Martín y Carmen Elvira Navia recomiendan, en primer lugar, cambiar el pensamiento negativo frente a ese día. "Hay una predisposición de entrar a los días laborales sintiéndolos como una carga", dice Martín, una situación que se puede cambiar si se le resta el significado cultural de lunes tedioso. "Ver las cosas de manera menos trágica" es la solución que ofrece la doctora Navia, quien además recomienda hacer ejercicio, arreglarse mejor e, incluso, hacer planes para el final de la jornada, de forma que el día pase de una manera más placentera. El psicólogo Martín recomienda "no anticiparse y estar abierto a lo que ocurra en el día" para asumirlo paulatinamente como un conjunto de actividades que se van desarrollando por partes. "Vivir el día poco a poco y no verlo en su totalidad", puede servir para evitar esa sensación.

Por último, ambos especialistas coinciden en que realizar actividades placenteras, como reunirse con los amigos o ir a cine, pueden ayudar a reducir la percepción de que el lunes es un día aburrido. "No vale la pena concentrar los planes para el fin de semana", señalan.

CAROLINA LANCHEROS
REDACTORA DE VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.