Peor promedio de gol de los últimos 16 años tiene el fútbol colombiano en este torneo Finalización

Peor promedio de gol de los últimos 16 años tiene el fútbol colombiano en este torneo Finalización

Se han convertido 196 anotaciones (26 de penaltis) en 90 partidos, para un promedio de 2,18. Es el peor de los torneos de seis meses: en el Apertura 2002, que había sido el más bajo, fue de 2,26.

25 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

A pesar de las quejas de los arqueros, de los cambios de balón en busca de mejor espectáculo, el torneo Finalización, luego de diez jornadas, es el de peor promedio ofensivo de los últimos 16 años. En ese orden de ideas, el torneo local es fiel reflejo de la anemia ofensiva que también vive la Selección Colombia.

En las diez jornadas del torneo Finalización se han convertido 196 anotaciones (26 de pena máxima) en 90 partidos, para un promedio de 2,18. Es, de lejos, el peor de los torneos de seis meses: en el Apertura 2002, que había sido el más bajo, fue de 2,26. El 36 por ciento de juegos con menos de dos goles.

Hay que anotar que desde que se juegan dos campeonatos por año, el promedio de anotaciones jamás volvió a llegar a 2,6. El último torneo que superó ese promedio fue el del 2000, cuando se convirtieron 972 goles en 364 partidos (2,67), y el certamen de un semestre con mejor rendimiento ofensivo fue el Finalización del 2007, con 2,57 dianas por encuentro.

Hay datos que confirman el problema del fútbol colombiano a la hora de buscar goles: Millonarios era, hasta anoche, cuando Cali goleó 4-0 a Boyacá Chicó, el equipo más efectivo del torneo Finalización, con 16 tantos, pero lleva 272 minutos sin convertir. De esa cifra, cuatro fueron de pena máxima y dos de tiro libre.

Hay un dato llamativo para reflejar la pobreza ofensiva del campeonato: aparte de que cuatro de los ocho partidos del miércoles terminaron sin anotaciones, 33 de los 90 encuentros del Finalización se liquidaron con menos de dos goles (el 36,6 por ciento): 12 juegos terminaron 0-0 y 21, con marcador de 1-0.

El único equipo que se sale del molde es el Deportivo Cali, pero por falta de equilibrio: es el que más goles ha hecho (19), pero también el que más recibió (15).

No hay equipos que salgan a buscar los partidos en canchas ajenas con mentalidad ofensiva. Se volvió común ver nóminas con dos líneas de cuatro, en las que pesa más destruir el juego del rival que construir el propio.

De los 196 goles del torneo, únicamente 68 fueron de los visitantes, y solamente tres equipos han marcado tres anotaciones en un mismo encuentro por fuera de su cancha: Deportivo Cali, cuando venció 2-3 a Millonarios el 26 de julio; el propio Millos, en la victoria por el mismo marcador frente a Equidad, el 3 de agosto, y el Once Caldas, que a pesar de convertirle tres tantos al Huila, el 24 de agosto, no pudo ganar: el juego terminó 3-3.

En el torneo vale más sacar el arco en cero que buscar el gol. Santa Fe, que no convierte muchos goles, basa su funcionamiento en el trabajo defensivo: por eso, de diez partidos disputados, en siete sacó su arco en cero y solo ha recibido cinco tantos. Eso explica su segundo lugar. Si no es el puntero es porque cedió puntos en El Campín frente a equipos que se metieron atrás, como Pasto y Bucaramanga.

Las goleadas, escasas

Claro que los locales tampoco son dechados de virtudes ofensivas: Solo cuatro equipos han marcado cuatro o más anotaciones en un partido: Santa Fe (5-0 a Nacional, el 19 de julio), Cali (dos veces: 5-0 a Pereira, el 2 de agosto, y 4-0 a Chicó, anoche), Junior (4-0 a Equidad, el 24 de agosto) y América (4-1 a Cali, el sábado pasado).

También es un dato clave el hecho de que cinco de los 18 equipos del torneo estén por debajo de un gol en promedio por partido: Cúcuta (0,50, y además lleva cuatro partidos sin anotar), Pasto (0,60), Envigado (0,80), Equidad (0,80), Nacional (0,90) y Boyacá Chicó (0,90). Otros tres están con el 1,00 a ras: Bucaramanga, Medellín y América.

El sistema del campeonato es tan generoso, que hace que el Pasto, que tiene la segunda peor delantera del Finalización (0,6 goles por juego), esté con los mismos puntos del octavo y mantenga vivas sus opciones de ser campeón.

El problema es tan generalizado, que 42 partidos (el 46,6 por ciento) han tenido una diferencia de un solo gol. Solo 14 juegos se han definido por dos goles de diferencia, dos por tres anotaciones, dos por cuatro y dos por cinco.

El fútbol colombiano sufre de anemia. No solo en la A, sino también en la Primera B: en 135 partidos apenas van 287 goles (2,13 por encuentro). En el primer semestre había sido de 2,31. El asunto no parece ser culpa del nuevo balón.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
josasc@eltiempo.com.co
José Orlando Ascencio
josasc@eltiempo.com.co
Subeditor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.