Crecimiento sostenible en el largo plazo

Crecimiento sostenible en el largo plazo

25 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

La revista Cambio les pregunto a varios profesionales qué se puede hacer para que la economía crezca este año a un ritmo superior al 4 por ciento que ha proyectado el Gobierno. Lamentablemente es poco lo que se puede hacer para cambiar el resultado en 2008, que ya está cantado. Este año, el consumo se ha estancado y el aumento de los precios de algunos bienes, como los alimentos, puede haber hecho que muchas familias hayan tenido que disminuir su consumo de otros productos.

También está influyendo mucho en su desaceleración que las familias estén sobre endeudadas y tengan dificultades para servir sus créditos. No ayuda para nada que la confianza de los consumidores esté descendiendo, y mucho menos el aumento del desempleo. Estamos frente a una evidente desaceleración (o caída) de la demanda interna.

El Gobierno podría contrarrestar esta tendencia si aumenta la inversión pública en proyectos rentables que afecten positivamente el crecimiento y la productividad, no en gasto corriente ni en proyectos inspirados por el clientelismo que son muy propensos a desperdiciar recursos. Los efectos de un aumento de inversión no se sentiría ya este año. Podrían ayudar a no caiga la tasa de crecimiento en 2009 y a generar confianza. Un crecimiento sostenido de largo plazo exige, entre otras cosas, menos gasto corriente e inversión eficiente en infraestructura de proporciones superiores al 5 por ciento del PIB (en algunos países asiáticos es del orden del 10%). Esto exigiría abandonar el clientelismo y darle apoyo político a los proyectos más indispensables.

Desafortunadamente el gobierno no tiene la capacidad institucional para concebir y poner en marcha buenos proyectos. Desperdició la posibilidad de financiarlos cuando las condiciones internacionales eran favorables para financiarlos o para atraer concesionarios, y ahora, si sale a buscarlos no va a encontrar un ambiente financiero propicio.

Como no hay mal que por bien no venga, la incapacidad demostrada hasta ahora para poner en marcha los transmilenios de otras ciudades, el Mío en Cali, el de Bucaramanga, el de Barranquilla, puede ser útil en los dos próximos años si logran terminar los proyectos y ponen a andar los sistemas de transporte masivo como política contra cíclica y promotora de empleo y productividad. Lo mismo aplica para los otros proyectos pendientes, como el túnel de la Línea y las tan anunciadas dobles calzadas.

Otra forma de estimular la demanda es fomentando la inversión privada. Pero si le creemos al Minhacienda, esta ya va disparada y está suficientemente estimulada. No podemos esperar un crecimiento de la inversión total superior al 8% que él pronostica con 29% de participación en el PIB. La otra variable que se podría afectar para crecer más son las exportaciones. Por efecto de los precios internacionales principalmente y porque la demanda de Venezuela sigue favoreciéndolas, ya van disparadas, creciendo a más de 40 por ciento anual. La devaluación de la tasa de cambio va incentivarlas, pero difícilmente superaran lo que ya se prevé, que está incluido en el pronóstico oficial.

Para el largo plazo hay mucho que hacer que no se hace. Los bienes básicos pesan mucho en la canasta de exportaciones y si se exceptúa lo que se exporta a Venezuela y a otros países en desarrollo, el contenido de valor agregado o de tecnología de la canasta exportable es bastante bajo. El país no ha pensado seriamente en eso y no conoce plenamente cuales son los impedimentos u obstáculos que no permiten crecer permanentemente a una tasa promedio superior al 5 por ciento anual.

No existe una visión compartida entre los distintos agentes que intervienen en los procesos decisorios y la fijación de política sobre lo que se necesita hacer para poder crecer más. Colombia no tiene una política de crecimiento económico, ni hay un consenso amplio que la promueva y la apoye para acometer en serio la tarea de desarrollar a Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.