Ingrid Betancourt feliz por su libertad, pero su corazón "sigue encadenado a un árbol de la selva"

Ingrid Betancourt feliz por su libertad, pero su corazón "sigue encadenado a un árbol de la selva"

La ex rehén de las Farc acompañó a Luis Eladio Pérez en el lanzamiento del libro 'Infierno verde', que fue presentado en la Casa de América de Madrid, España.

24 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

 "Él fue mi familia en la selva", dijo Betancourt, que fue liberada en una operación militar en julio pasado, mientras Pérez lo fue tras gestiones internacionales.

Escrito en primera persona con la ayuda del periodista Darío Arizmendi, el libro incide mucho en la experiencia personal de Pérez y otros compañeros de secuestro, sin olvidar algunas reflexiones sobre la situación política y social en Colombia y el problema de la violencia, el narcotráfico y la guerrilla.

La presentación del libro fue multitudinaria y brindó momentos de emoción: a los dos ex secuestrados se les escaparon las lágrimas en alguna ocasión cuando recordaron hechos concretos de su dramática peripecia.

Continúa la preocupación por los que siguen secuestrados

Toda la rueda de prensa tuvo un poso de tristeza, porque los dos ex parlamentarios insistieron en que su felicidad no será completa hasta que los demás secuestrados no vuelvan a su casa y siempre como consecuencia de un acuerdo pacífico y no de un rescate militar, opción que rechazaron por peligrosa para la vida de los cautivos.

La vía del diálogo que dé lugar a un espacio de convivencia fue la apuesta de Betancourt y Pérez, cuyo esfuerzo pasa ahora por favorecer la libertad de otros secuestrados en Colombia, entre 3.000 y 4.000 en palabras del ex cargo electo de Nariño.

Betancourt subrayó su deseo de encontrar un equipo de gente adecuado - "un dream team", señaló - para crear una fundación que se ocupe de la defensa de la libertad, los derechos humanos y el medio ambiente, y dejó claro su negativa a volver a la política, después de haber sido parlamentaria y candidata a las presidenciales de 2002, en cuya campaña fue secuestrada.

Betancourt confirma que por ahora no le interesa participar en política

"La política, como se hace en Colombia, no me gusta, no tengo deseos de participar. El tema electoral no me atrae", enfatizó Betancourt, mientras Pérez elogió las virtudes de su compañera de encierro como eventual líder "para la reconstrucción nacional", con un "corazón saneado y sin rencores".

Ello porque el actual presidente colombiano, Álvaro Uribe, "ha sido el presidente que el país necesitaba para hacer la guerra que no se había hecho (contra la violencia), pero no lo es para hacer la paz", según Pérez.

El compromiso en favor de quienes siguen secuestrados forma parte de la terapia para superar el trauma del cautiverio, así como el reencuentro con la familia y su amor.

Betancourt añadió otro: Dios, ya que es creyente y hoy llevaba un rosario, aunque no quiso extenderse en comentarios sobre su actividad religiosa.

Los dos ex secuestrados hicieron un llamamiento a los líderes de la guerrilla de las Farc para que reflexionen y busquen cambiar Colombia a través de la política y no de las armas.

Betancourt quiso tener un recuerdo para "los muchachos, casi niños" que integran el movimiento guerrillero, y de los que dijo que también son rehenes que han perdido a sus familias y tienen pocas posibilidades de recuperar su vida normal si siguen en el movimiento.

A la hora de avanzar en esta línea Betancourt apeló a los líderes latinoamericanos para que intercedan y presionen a la guerrilla con el objetivo de que abandonen la lucha armada y opten por la acción política.

Por su parte, Pérez hizo hincapié en que esa presión internacional ha de ser sobre las Farc, pero no sobre el Gobierno de Uribe para que dé un reconocimiento político a la guerrilla.

Aunque la rueda de prensa estuvo atravesada por la pesadumbre por la situación en Colombia, ambos ex secuestrados tuvieron algún momento para la sonrisa, como cuando recordaron que durante el cautiverio Pérez contaba a Betancourt su anhelo por comerse un cochinillo en un restaurante céntrico de Madrid, que vio cumplido ayer por la noche.

Esta tarde Betancourt será recibida por el rey Juan Carlos y, junto a su compañero de drama, agradeció las gestiones europeas para su liberación, en especial de España, Suiza y Francia.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.