Juveniles de Boca Juniors le dieron una paliza memorable a la Liga de Quito

Juveniles de Boca Juniors le dieron una paliza memorable a la Liga de Quito

El campeón de la Recopa goleó 4-0 al de la Copa Libertadores en partido de ida de los octavos de final de la Copa Suramericana.

23 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Juan Forlín (27), Gabriel Espinoza (32, en contra), Pablo Mouche (49) y  Nicolás Gaitán (83) convirtieron los goles de Boca, que se lleva una ventaja crucial para el desquite que se jugará el primero de octubre en Quito.

Boca ya había dejado en claro que la Copa Suramericana no era un objetivo principal, a partir de la decisión del entrenador Carlos Ischia de disponer una formación con muchos juveniles, en medio de un calendario cargado de partidos por el Apertura-2008, el campeonato local que tanto le interesa.

Sin embargo, desde los primeros minutos el equipo auriazul, apenas reforzado con algunos suplentes de experiencia como Leandro Gracián y Neri Cardozo, sorprendió con una actitud impetuosa y mucha determinación para llevarse por delante al actual campeón de la Copa Libertadores.

En ese primer tramo, Boca derrochó movilidad y despliegue, pero le faltaba precisión frente al arco defendido por Cevallos, mientras que a la Liga le quedaba la posibilidad de buscar espacios por medio del contraataque, y tuvo una buena ocasión con un disparo apenas desviado de Claudio Bieler.

Pero, cerca de la media hora, Boca encontró la apertura y dejó al borde del 'nocaut' a una Liga que se mostraba desconcertada, apática, sin alma para rebelarse ante la embestida de los juveniles locales.

A la salida de un tiro de esquina, Gracián envió un centro desde la derecha y el zaguero Forlín cabeceó de manera impecable para vencer a Cevallos y abrir la cuenta.

Enseguida, Chávez disparó un bombazo desde treinta metros que se fue al lado del ángulo derecho, y después de otra jugada colectiva, Philippe remató dentro del área, Cevallos atajó pero la pelota rebotó en Suárez y en Espinoza, e ingresó lentamente tras la carambola para el 2-0.

Incluso, el local pudo haber aumentado todavía más la diferencia, ya que Gracián estrelló un disparo en el larguero desde larga distancia y Philippe se enredó con la pelota cuando estaba solo ante el arco desguarnecido, en un dominio claro y vertiginoso del equipo argentino.

De todos modos, no debió esperar mucho Boca para sumar otro gol, ya que en el comienzo de la segunda parte llegó el tercer tanto, tras un pase de cabeza de Muñoz a Mouche, que definió con un zurdazo rasante.

Con el 3-0, Boca redujo un poco la velocidad supersónica que había impuesto hasta entonces, pero igualmente mantuvo el control a voluntad ante un rival irreconocible, que fue menos que una sombra del equipo que ganó la Libertadores hace tres meses.

Damián Manso estuvo a punto de darle el tanto del honor a la Liga, pero hasta el juvenil arquero García se lució para sacarle un tiro libre del ángulo, y en la respuesta Boca fue letal, porque combinaron Cardozo y Gracián, y el ingresado Gaitán quedó solo ante Cevallos, al que vulneró con un toque suave.

Con mucho entusiasmo, los 'pibes' de Boca dieron un golpe contundente ante la Liga, que deberá apelar a un esfuerzo sobrehumano para tratar de revertir en su casa una serie que se le complicó por 'culpa' de los juveniles irreverentes auriazules.

Buenos Aires
AFP 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.