Crisis financiera dominó apertura de Asamblea General de las Naciones Unidas

Crisis financiera dominó apertura de Asamblea General de las Naciones Unidas

El presidente de Estados Unidos, alguna vez apático a este tipo de iniciativas multilaterales, afirmó que la ONU y otras instituciones similares deben ser fortalecidas.

23 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Los pedidos de acciones mancomunadas para evitar que el terremoto financiero con epicentro en Estados Unidos adquiera carácter global, frene el desarrollo y aumente la pobreza, dominaron el martes la jornada inaugural de la 63° Asamblea General y relegaron a un segundo plano las propuestas de asistencia para las naciones más pobres.

Para intentar tranquilizar al planeta, el mandatario estadounidense, George W. Bush, prometió actuar "con la urgencia requerida".

"Les puedo asegurar que mi administración y nuestro Congreso están trabajando juntos" para contener la crisis de Wall Street y "evitar que el problema se agrave", dijo.

Mientras tanto, las bolsas mundiales retrocedían y en Washington los legisladores debatían contrarreloj un plan de rescate financiero por 700.000 millones de dólares.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, inauguró la sesión advirtiendo que el mundo enfrenta un "desafío de liderazgo" para lidiar con la tormenta financiera, que se suma a una crisis energética y alimentaria.

"Tenemos que esmerarnos más para ayudar al prójimo a capear el temporal. Percibo el peligro de que las naciones miren más hacia adentro y no piensen en un futuro compartido. Percibo el peligro de que dejemos de lado los progresos que hemos hecho, especialmente en relación con el desarrollo y una distribución más equitativa de las riquezas del mundo", afirmó.

Para él, el mundo debe comprender que hay una "nueva realidad con centros de poder y liderazgo en Asia, Latinoamérica y en todo un nuevo mundo desarrollado".

Por su parte, el presidente de la Asamblea General, el nicaragüense Miguel d'Escoto, advirtió que "la crisis financiera actual, sumada al encarecimiento de los alimentos y a la devastación humanitaria provocada por fenómenos naturales recurrentes, tendrá serias consecuencias que impedirán avances significativos -si es que se realizan avances- hacia los Objetivos del Milenio (OMD)", que consisten en reducir a la mitad la pobreza para el 2015.

"Siempre son los pobres quienes pagan el precio por la codicia descontrolada y la irresponsabilidad de los poderosos", deploró d'Escoto, sacerdote católico y ex canciller sandinista.

Brasil fue el país cuyo jefe de Estado habló primero en tribuna mundial: Luiz Inácio Lula da Silva dedicó buena parte de su discurso a la crisis financiera y la necesidad de que cada país asuma responsabilidades.

"La naturaleza global de esta crisis implica que las soluciones que adoptemos deben ser también globales, y decididas en legítimos y creíbles foros multilaterales, sin imposiciones", advirtió Lula.

El mandatario preconizó repensar el sistema financiero internacional: "Las instituciones económicas hoy no tienen la autoridad ni los instrumentos que necesitan para evitar la anarquía de la especulación. Debemos reconstruirlas sobre bases enteramente nuevas", y reiteró la idea de que no es justo que mientras los beneficios de los especuladores son "privatizados", sus "pérdidas son invariablemente" compartidas.

Para el presidente francés, Nicolas Sarkozy, la crisis es la peor desde la Gran Depresión de 1929.

El mandatario galo propuso una reunión cumbre de las grandes potencias económicas para fin de año, en la que se analizarían las enseñanzas dejadas por esta coyuntura y que se realizaría en Londres, Nueva York, Washington, París o Bruselas.

Según Sarkozy, el actual sistema, que contempla grandes compensaciones a ejecutivos de firmas que terminan en la bancarrota, "es un sistema loco, incompatible con una economía de mercado".

"Construyamos un capitalismo en el que los organismos de crédito sean controlados y sancionados cuando corresponda, en el que la transparencia reemplace la opacidad", señaló.

"Lo podemos hacer con una condición: que todos trabajemos juntos en nuestro mundo globalizado".

Añadió que "ningún país, por poderoso que sea, puede ofrecer una respuesta a esta crisis financiera por sí solo, por lo que sería lógico hacerla con el formato del G8", que nuclea a las ocho economías más importantes del mundo.

Sin embargo, Sarkozy dijo que en la cumbre deberían participar no solo los países de este selecto grupo, sino también economías pujantes como las de China o India.

Para Cristina Fernández de Kirchner, que debutaba en el foro mundial tras su llegada a la presidencia argentina el año pasado, el discurso en la ONU tuvo sabor a revancha, saboreada en momentos en que su país deja atrás por completo un endeudamiento que lo había convertido en paria internacional.

Fernández criticó a Estados Unidos por haber traicionado sus principios de libre mercado con una actitud marcadamente intervencionista, defendió el rechazo argentino a las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) e ironizó sobre la necesidad de protegerse contra el 'efecto jazz', como apodó al eventual contagio de la crisis financiera de E.U.

"Hoy ya no pueden hablar del 'efecto caipirinha' o del 'efecto tequila', del 'efecto arroz' o del efecto que siempre denotaba que la crisis venía de los países emergentes hacia el centro", dijo.

Giro de 180 grados

Seis años después de advertirle a la ONU que arriesgaba volverse irrelevante si no apoyaba la guerra en Irak, Bush alabó ayer el "extraordinario potencial" del organismo mundial y aseguró que entidades como esas son hoy "más necesarias que nunca" para combatir el terrorismo.

Sin embargo, el mandatario estadounidense, que deja el cargo en cuatro meses, también advirtió en su discurso de despedida ante la Asamblea General que la "ineficiencia y la corrupción (...) y la abultada" burocracia e hipocresía sobre los derechos humanos amenazan el potencial del organismo.

La declaración puso de manifiesto la larga evolución de la política exterior de Bush, que al comienzo de su mandato se enfrentó con las ONU por su decisión de ir a la guerra en el país árabe en solitario si hacía falta.

De otro lado, Brasil y Francia lanzaron un llamado a la reforma de instituciones internacionales, especialmente del Consejo de Seguridad de la ONU, que consideran inadaptado a las realidades del mundo actual.

"No podemos gobernar el mundo del siglo XXI con las instituciones del siglo XX", dijo Sarkozy a las delegaciones de los 192 Estados miembros.

"No podemos esperar más para ampliar el Consejo de Seguridad. No podemos esperar más para transformar el G8, el G13 o el G14, para hacer que entren China, India, Suráfrica, México o Brasil", agregó.

Para Lula da Silva, "hace 15 años que Naciones Unidas discute la reforma del Consejo de Saguridad" y su estructura, que "no está adaptada a los desafíos del mundo de hoy", es un "obstáculo para el mundo multilateral".

A pesar de estar ausente en la apertura de la Asamblea, el presidente venezolano Hugo Chávez también fue noticia, pues desde China, país al que viajó para hacer una visita de Estado de tres días destinada a estrechar la cooperación militar y energética bilateral, aseguró que para él "es más importante estar en Pekín que en Nueva York".

Finalmente, el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, acusó en su discurso a "unas pocas potencias prepotentes" de tratar de desbaratar su programa nuclear pacífico y declaró que "el imperio estadounidense" está al borde del colapso y que "el régimen sionista va cuesta abajo y no hay manera de que salga de la cloaca que creó junto con sus partidarios".

El domingo pasado, en Teherán, Ahmadinejad advirtió que Israel desaparecerá el día de 'Al Quds', último viernes del mes musulmán del Ramadán, que este año cae el viernes 26 de septiembre.

NUEVA YORK (AFP-AP-Efe)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.