Ya van más de 52 mil niños afectados por leche adulterada en China

Ya van más de 52 mil niños afectados por leche adulterada en China

La creciente cifra le costó el cargo este lunes al director de la Administración General de Calidad, Inspección y Cuarentena de China, Li Changjiang.

22 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Changjiang es el funcionario de más alto rango sancionado hasta ahora en un escándalo que les ha costado la vida a cuatro menores de edad y que se ha empezado a extender a otros países, entre ellos Japón, Singapur y Taiwán.

13.000 mil niños permanecen hospitalizados con diferentes grados de dolencia renal, 104 de ellos en estado grave, informó la agencia oficial Xinhua.  En total, 52 mil niños  han sido tratados en los hospitales chinos en la última semana.

Los menores resultaron afectados luego de consumir leche en polvo contaminada con melamina, una sustancia utilizada en la fabricación de plásticos y fertilizantes que cuando se agrega a leche de mala calidad, ayuda a enmascarar su bajo contenido proteínico.

El caso, que en un principio se creyó se limitaba a la leche en polvo consumida por niños de corta edad, se ha extendido a otros productos.  En el continente africano, los gobiernos de Tanzania, Gabón y Burundi anunciaron la imposición de controles a la venta de leche en polvo de procedencia china, aunque hasta el momento no se han reportado casos médicos relacionados con la leche adulterada.

El escándalo que un comienzo involucraba a las tres mayores empresas lácteas del país: Sanlu -propiedad en parte del grupo neozelandés Fonterra-, Yili y Mengniu, implica a más de 20 empresas.

El domingo, las autoridades de Singapur anunciaron que descubrieron este veneno potencial en los caramelos de la célebre marca china 'Conejo blanco'.

Singapur suspendió desde ayer la importación y venta de productos lácteos de China después de descubrir melamina en la leche, el yogurt, los helados, las galletas y el chocolate.

En Vietnam, más de 300 litros de leche esterilizada importada de China fue retirada del mercado luego de que se comprobara que estaba en una lista de productos sospechosos de estar contaminados con melamina.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos surcoreana anunció ayer que se inspeccionarán unas 13.600 toneladas de productos lácteos importadas este año.

El gigante alimentario suizo Nestlé reafirmó ayer que sus productos lácteos fabricados en China no están adulterados con melamina, pero que algunos contienen "rastros" de esa sustancia en proporciones inofensivas para el consumo.

Población, airada

Diez días después de que se empezaran a conocer los primeros incidentes de niños con deficiencias renales, el gobierno chino continua haciendo esfuerzos para tranquilizar a la población, que se encuentra airada por la magnitud de la adulteración y por los indicios de que las autoridades no reaccionaron a tiempo para evitar que más niños fueran contaminados.

"Lo que estamos tratando de hacer es evitar que eventos semejantes se produzcan en el futuro castigando a los líderes responsables, así como a las empresas. Ninguna de esas compañías que carecen de ética profesional o moral social será exenta", advirtió el primer ministro chino Wen Jiabao.

Las palabras de Wen son reminiscentes del caso del ejecutado director de la Administración de Drogas y Alimentos, Zheng Xiaoyu, quien hace poco más de un año fue hallado culpable de recibir sobornos para aprobar medicamentos que no habían sido suficientemente evaluados.

Falta de inspección Según una investigación del periódico South China Morning Post, en China la melamina no es el único químico que se le agrega a la leche cruda, sino también aceite de uso industrial y peróxido de hidrógeno.

El aumento del consumo de lácteos entre la población doméstica y el aumento de los precios internacionales del producto, han llevado a los dueños de los hatos ganaderos a hacer uso de sustancias no aptas para el consumo humano con el fin de aumentar el volumen de la leche y esconder su mala calidad.

EL TIEMPO conversó con un alto ejecutivo cuya firma multinacional ha tenido que enfrentar problemas de calidad con algunos de sus productos fabricados en China. Para el empresario, que pidió que su nombre no fuera divulgado, el problema en éste y en otros casos fue más de inspección que de regulación.

"Muchas veces la regulación en China es adecuada. Las normas no tienen por qué decir que está prohibido agregarle melamina a la leche porque eso es obvio. Lo que no existen son organismos independientes de supervisión dentro y fuera de las empresas, que fiscalicen el cumplimiento de las normas que ya existen", dijo el ejecutivo.

Hasta el momento, una veintena de oficiales de menor rango y de pequeños empresarios a nivel local han sido arrestados, pero la renuncia ayer del máximo encargado de la inspección de calidad en China, indica que las cabezas importantes involucradas en el escándalo han empezado a rodar.

ADRIANA LA ROTTA
PARA EL TIEMPO
 HONG KONG

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.