Masivo repudio de los españoles a los carros bomba del grupo terrorista Eta

Masivo repudio de los españoles a los carros bomba del grupo terrorista Eta

Fuerzas políticas y ciudadanos elevaron una voz unánime de condena a la violencia desatada por la banda que este fin dejó un militar muerto y 17 heridos.

22 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

 Miles de ciudadanos vascos expresaron, con marchas y concentraciones, su repudio a la serie de bombazos, el último de los cuales, ocurrido en la madrugada del lunes, causó la muerte del brigadista Luis Conde de la Cruz.

El atentado, perpetrado con un carro bomba frente al Patronato Militar Virgen del Puerto de Santoña, en Cantabria (norte del país), ocurrió apenas unas horas después de los dos ataques que el domingo dejaron 10 heridos en el país vasco.

Se cree que la serie de atentados es la respuesta de Eta a la ilegalización de los partidos de la izquierda abertzale (radical independentista), considerados como sus brazos políticos.

El Partido Popular (PP), principal opositor del Gobierno, expresó su respaldo al Ejecutivo, en uno de los pocos puntos de unión entre los socialistas y los conservadores, para rechazar el atentado en Santoña, que dejó siete personas heridas, una de las cuales se halla en estado grave.

Hoy, a las diez de la mañana, se celebrará el funeral de Luis Conde de la Cruz, de 46 años, cuyo cuerpo ha permanecido en cámara ardiente desde ayer. 

Los atentados Apenas 23 minutos después de la medianoche, se produjo un aviso que anunciaba la presencia de un carro bomba en el edificio militar de Santoña. La evacuación no había terminado cuando los cien kilos de explosivos detonaron. Los primeros indicios revelados por las autoridades señalan que la carga se encontraba en un Peugeot 307 gris, que había sido robado en Soursac, Francia, el 12 de septiembre.

Luis Conde estaba alojado en la academia, pasando vacaciones con su esposa y su hijo. Estaba destinado en la Unidad de Artillería de Segovia, donde se ha instalado la cámara ardiente.  El primero de los tres atentados cometidos en 24 horas tuvo lugar en Vitoria (País Vasco), con la explosión de un carro bomba cargado con cien kilos de explosivos y parqueado frente a la sede de Caja Vital. No causó ninguna muerte, pero dejó graves daños materiales.

El mismo método del carro cargado con cerca de cien kilos de explosivos fue utilizado de nuevo en Ondarroa (País Vasco) cinco horas después. Dos etarras parquearon el vehículo a las cuatro y media de la madrugada del domingo frente a una comisaría.

En la huida los terroristas lanzaron dos cocteles molotov para que los ertzainas (policías vascos) salieran y la explosión causara más daño. Se evitó una matanza porque ellos, como indica su protocolo de seguridad, evacuaron por una puerta trasera. Con todo, seis ertzainas y cuatro ciudadanos resultaron heridos.

Peligroso relevo

Para la analista Isabel San Sebastián, Eta busca mandar un mensaje al gobierno. "Con esta demostración de fuerza, la banda quiere obligar al Estado a negociar", señala. "Además, los atentados demuestran que los etarras más salvajes y sanguinarios están tomando el relevo dentro de la banda".

El analista Arturo González piensa que este nuevo ataque no alterará el panorama político. "El terrorismo es una enfermedad crónica en España", dice. "Esto es un punto y seguido de un mal que no es mortal y con el que tenemos que convivir".

El 24 de marzo del 2006 entró en vigor una tregua anunciada por Eta. Comenzó así con el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero un proceso que debería llevar a la paz. El presidente, de hecho, señaló el 29 de mayo de ese año que se iniciaría un diálogo con la banda, tras la verificación del alto el fuego.

Sin embargo, en octubre hubo muestras de actividad etarra, cuando miembros de la banda robaron 350 armas en una localidad del sur de Francia.

El gobierno dio por terminado cualquier intento de acuerdo tras la explosión causada por Eta en el parqueadero del aeropuerto Barajas, en la que murieron dos ciudadanos ecuatorianos.

Seis meses después, en junio del 2007, Eta anunció que retomaba la lucha armada "en todos los frentes".

En lo que va del 2008, Eta ha matado tres personas. En vísperas de las elecciones generales, el 7 de marzo, le disparó al ex concejal socialista Isaías Carrasco.

El 13 de ese mismo mes, mató a Juan Manuel Piñuel, agente de la Guardia Civil, al hacer explotar un carro bomba a la salida de su casa. La tercera víctima, Luis Conde, será enterrada este martes, en medio del luto nacional.

JUANITA SAMPER OSPINA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MADRID


 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.