Meluk le cuenta... (opinión, 20 de septiembre)

Meluk le cuenta... (opinión, 20 de septiembre)

El clásico en tres párrafos: dos equipos muy iguales, con serios trabajos defensivos. La zona de batalla fue el medio de campo, en donde no se lograron sacar ventajas reales.

20 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

El ataque de Millos se fue en blanco por segundo juego seguido y el de Santa Fe sigue flojo.

Dos equipos de trabajo y orden, pero sin genios, sin talento real. Un juego tan parejo solo lo desequilibraba un error o una genialidad, pero como genios no había, fue el portero de Millos, Óscar Córdoba, el que falló. Y se sabe que ha venido fallando. Además, a lo largo del partido siempre dio rebote. Cuatro tiros que le hicieron fueron detenidos en dos tiempos. Para él, la bola tenía espinas.

Y en el último minuto, cuando no se puede equivocar nadie y menos en un clásico, volvió a dar rebote a un tiro de lejos y le ofreció el triunfo a Santa Fe, gracias a que Valoyes aprovechó ese regalazo de amor y amistad. Sigan poniéndolo, sigan poniéndolo...

Para Santa Fe y Seijas, obvio, el mérito de buscar el triunfo hasta el final. El remate de media distancia que devolvió el pecho de Córdoba en el último instante selló el juego. Bien por el venezolano.

Por más que quiso, Wílmar Roldán, el árbitro de anoche, no pudo dañar el partido. Expulsó al santafereño Bernal por darle un coscorrón a Robayo. Exagerada la roja. Con una amarilla bastaba. Y Robayo también resultó echado, porque, creo -después de repetir el video como 37 veces-, que le pudo haber tirado un manotazo en la panza a Bernal, justo cuando le daba el 'cocotazo'.

Mejor dicho, cuando Roldán debía manejar la cosa y dar dos amarillas, hizo todo lo posible por tirarse el juego. Por fortuna no pudo. En gracia de discusión: si esas dos rojas fueron correctas, debió echar a cinco de cada lado antes del minuto 20 del segundo tiempo y acabar el juego por sustracción de materia.

¿Cuándo aceptaremos que el programa 'Goles en paz' no está sirviendo? Anoche, como se sabía desde el lunes, los hinchas de Santa Fe arrancaron las sillas de la tribuna sur. Líderes de la barra 'justifican' su acto vandálico en una protesta contra la Policía, a la que culparon de la muerte de un muchacho antes del partido.

El médico que atendió al joven aseguró que llegó sin signos de violencia en su contra y que estaba la posibilidad de que sufriera antecedentes cardíacos. 

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
gabmel@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.