Así fue la salida de Jorge Luis Pinto de la Selección Colombia

Así fue la salida de Jorge Luis Pinto de la Selección Colombia

No más de 50 minutos demoraron los siete miembros del Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol en destituir al técnico santandereano del cargo de seleccionador nacional.

16 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

La reunión empezó sobre las 9:22 de la mañana y a las 12:21 ofrecieron la rueda de prensa para informar a la opinión pública su decisión, pero en menos de una hora los máximos directivos del balompié del país recapitularon motivos y se llenaron de razones para relevar al entrenador santandereano y nombrar a Eduardo Lara.

Lara es el responsable del proceso en las categorías menores y ahora asume la dirección técnica en remplazo de Pinto, en calidad de encargado, para enfrentar los próximos partidos de la eliminatoria al Mundial de Suráfrica, contra Paraguay, en Bogotá, y Brasil, en Río de Janeiro.

El tema de la crisis de Pinto, creada por las derrotas con Uruguay (0-1) y Chile (4-0), empezó a tratarse después de las 10 de la mañana, luego que los dirigentes evacuaron la elección del panel de árbitros y jueces asistentes con rango Fifa y el informe rutinario del presidente de la entidad, Luis Bedoya.

A esa hora, en la mesa de juntas del despacho presidencial, los dirigentes empezaron su análisis de la situación del entrenador. Decidieron hacer su estudio sin escuchar ningún informe previo del técnico. Primero querían saber cuál era la postura oficial de cada uno.

El primero en hablar fue el propio Bedoya, quien argumentó los primeros motivos para el cambio. Habló, entre otras cosas, de que ya se le había perdido la confianza en el técnico y que él no tenía actitud para cambiar su criticado fuerte temperamento y testarudez. También argumentó que las relaciones con los jugadores estaban quebrantadas y que no veía intención del estratega de mejorarlas.

"Nosotros (los directivos) ya lo respaldamos una vez después de la Copa América (Venezuela-2007)", dijo.

La salida de Pinto no estaba decidida, según los miembros del Comité Ejecutivo consultados el lunes por EL TIEMPO. Por el contrario, la tendencia que manifestaron en conversaciones con este diario era la de mantenerlo siempre y cuando él mostrara voluntad de cambio y se comprometiera.

Varios de ellos estaban a la espera de la posición de Bedoya. Otros estaban con actitud abierta al análisis y llevaban sus propuestas de correctivos. Uno sí tenía listo el nombre de Lara para proponerlo, en caso de que Pinto no accediera a variar algunos de sus comportamientos, modos, rutinas de trabajo, lugares de entrenamiento, planes tácticos y futbolísticos y, fundamentalmente, mejorar de verdad su relación y trato con el grupo de jugadores.

Todos a una

Tras la contundente introducción del presidente de la Federación, sus compañeros de comité pidieron la palabra y todos siguieron su línea argumentativa. Primero habló Germán Collazos, luego Reinaldo Amaya. Les siguieron en orden Germán Castellanos, Hernando Ángel y Álvaro González.

Todos, en intervenciones que no duraron cada una más de 7 minutos, repitieron argumentos que fueron desde que la Selección "no juega a nada", porque "ha perdido la identidad del fútbol colombiano"; que "Pinto no escucha consejos de sus asesores", que en la Selección "se está haciendo sólo lo que él quiere y nada más", que la "responsabilidad total es de él y de nadie más" y que "a él se le ha dado todo lo que ha pedido".

Incluso, se recordó que no quiso atender dos sugerencias logísticas que el propio Bedoya le hizo, una de ellas la de no concentrar en Rionegro sino en Medellín.

El último turno fue el de Ramón Jesurún, uno de los vicepresidentes de Colfútbol y presidente de la Dimayor (rama profesional). "Ustedes ya lo han dicho todo. Yo no tengo nada más que agregar", manifestó. La decisión estaba tomada.

Fue entonces cuando el presidente Bedoya llamó a Lara y le ofreció, en calidad de interino, el cargo. El entrenador vallecaucano, como empleado de la entidad, aceptó.

Sobre las 11 de la mañana, Pinto fue llamado al quinto piso del edificio de la Federación. En la mesa de juntas del despacho del presidente lo esperaban los directivos.

El presidente Bedoya le notificó su salida, sin solicitarle explicaciones o presentar un informe. Jorge Luis, con evidente molestia, según cuentan varios de los presentes en la reunión, aceptó la decisión y les dijo que si esa era su determinación, él no tenía más que someterse a ella y, de inmediato, planteó cuáles serían los términos del rompimiento de su contrato laboral.

Sorteado ese tema, fue entonces cuando Pinto se despidió de los miembros del comité y les estrechó la mano a cada uno de los dirigentes, excepto a Jesurún, a quien ignoró.

Ante ese gesto, el Comité Ejecutivo le protestó en una sola voz: le pidieron respeto por todos sus integrantes y le manifestaron que no aceptaban lo que catalogaron a este diario como una grosería.

Pinto abandonó el despacho y bajó al cuarto piso del edificio. Se metió a la oficina que era la suya. Se encerró con su asistente técnico, José Eugenio 'Cheché' Hernández, y su preparador físico, Freddy Amazo. De manera coincidencial, en ese piso los periodistas lo esperaban. Minutos más tarde, rápido y en silencio, se escabulló por las escaleras, sin llamar ni esperar el ascensor, y salió de la Federación sin cámaras ni micrófonos a su alrededor.
Mientras tanto, los directivos revisaban el texto final del comunicado que leerían poco después.

"Luego de analizar los planes de largo plazo, con metas concretas que tienen en el corto, decidió por unanimidad tomar las medidas necesarias para aumentar las probabilidades de que la Selección de mayores pueda asistir al Mundial del 2010. Por ello, acordó en primera instancia terminar el contrato con el técnico Jorge Luis Pinto", redactaron.

Fue una decisión rápida. Bastaron alrededor de 50 minutos para que los miembros del Comité Ejecutivo de la Federación de Fútbol dieran el golpe de timón con el que esperan enderezar el rumbo de Colombia en la ruta hacia el Mundial de Suráfrica.

El porqué del encargo

Luego de anunciar la salida de Jorge Luis Pinto de la dirección técnica de la Selección Colombia de Fútbol, la palabra clave que dijo Luis Bedoya, el Presidente de la Federación (Colfútbol), fue "encargado" al referirse al nombramiento de Eduardo Lara.

EL TIEMPO preguntó a varios directivos qué significado exacto tenía para ellos y constató que la figura se empleo intencionalmente para "proteger a Lara".

Si él logra buenos resultados en los próximos partidos eliminatorios contra Paraguay y Brasil, en menos de un mes, conservará el puesto; de lo contrario regresará a dirigir las selecciones menores.

Es una salida que se le da por la premura de tiempo. De todas maneras él dirigirá al equipo Sub-20 en el suramericano del próximo enero. En caso de seguir en el cargo, se determinará quién dirigirá al grupo Sub-17, en marzo del 2009.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
GABRIEL MELUK
josasc@eltiempo.com.co
gabmel@eltiempo.com.co
REDACCIÓN DE DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.