Tras dos intentos de despegar fallidos, pasajeros de avión se rebelan en aeropuerto alemán

Tras dos intentos de despegar fallidos, pasajeros de avión se rebelan en aeropuerto alemán

Los recientes accidentes trágicos de aviación en España y Rusia que tienen a los pasajeros con los nervios de punta motivaron la situación de este lunes en Nuremberg.

15 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

 Los 172 pasajeros del Boeing 737-800 detuvieron la aeronave y se bajaron muertos del susto porque el piloto intentó despegar en dos ocasiones sin ningún éxito.

En efecto, el avión afiliado a la aerolínea Air Berlín, la segunda compañía de Alemania, y que cubría la ruta entre Nuremberg (Alemania) y Faro (Portugal), sufrió fallas técnicas que obligaron al capitán a suspender dos veces el despegue.

Según informaciones proporcionadas por la vocera de la aerolínea, el primer intento fallido de despegue se presentó cuando el piloto interrumpió el carreteo, 15 segundos después de haberlo iniciado, tras observar en la pantalla una luz de emergencia que indicaba fallas en el sistema de aterrizaje de la aeronave.  

Tras abortar el despegue, el avión fue trasladado a un hangar para ser reparado. Una hora después, los pasajeros abordaron nuevamente la nave, pero el segundo intento de despegue tampoco resultó exitoso. Una falla técnica en el sistema de repliegue de las alas impidió que la aeronave tomara vuelo.  

La situación generó una masiva reacción de nerviosismo y pánico entre los viajeros, que pese a la incertidumbre aguardaron en la sala de espera.  Según el testimonio de una pasajera que prefirió conservar su identidad en el anonimato, tan solo dos horas después de haberse registrado la segunda falla técnica, la aerolínea les comunicó que todos los inconvenientes se habían superado y que el Boeing 737 ya estaba listo para operar. Pero la noticia no les gustó. 

Les inspiraba temor

Los pasajeros se rebelaron y se negaron a viajar en la misma aeronave porque en vez de seguridad, les inspiraba miedo.  Inicialmente la aerolínea se negó a cambiar la aeronave, lo que provocó la indignación de los pasajeros. De ahí en adelante se inició una jornada de tira y afloje de 15 horas entre los viajeros y los representantes de la aerolínea.

En medio del ambiente tenso, los 172 ocupantes del avión, en su mayoría turistas de mediana edad, redactaron un manifiesto de inconformismo y  recolectaron firmas con el fin de forzar a la aerolínea a cambiar de nave, lo que finalmente ocurrió en la mañana del lunes. 

 "Ha sido una jornada de terror e inseguridad máxima, jamás volaré nuevamente con esta aerolínea", dijo a su llegada a Faro, Ronald M, uno de los pasajeros que por razones familiares debía volar obligatoriamente esta semana a Portugal.  

La vocera de Air Berlín aseguró que en ningún momento "la seguridad de los pasajeros ni de la tripulación estuvo en peligro" y adjudicó la iniciativa de los pasajeros de no volar en el mismo avión a una reacción de pánico y nerviosismo "asociada con las recientes tragedias aéreas de Madrid y Rusia".  

Tales declaraciones no han hecho más que aumentar el tamaño del escándalo en Alemania, al punto que la aeronáutica germana anunció investigaciones sobre el comportamiento de la aerolínea frente a los derechos de los pasajeros en este tipo de situaciones.

PATRICIA SALAZAR
 PARA EL TIEMPO
 BERLÍN
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.