La eurocámara quiere limitar el desarrollo de biocombustibles a base de cereales

La eurocámara quiere limitar el desarrollo de biocombustibles a base de cereales

Los eurodiputados buscan limitar su desarrollo sin modificar el objetivo global de la Unión Europea (UE) de tener un 10% de energías renovables en el carburante consumido en el bloque hacia el 2020.

15 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

En medio de la polémica sobre la viabilidad de los biocombustibles, la comisión de Industria y Energía de la Eurocámara, votó el jueves 11 de septiembre, un proyecto de ley que incluye ese objetivo del 10% de renovables en los transportes, pero considera que por lo menos el 40% de esas energías utilizadas deben provenir de la electricidad o del hidrógeno y de biocombustibles de "segunda generación" menos contaminantes.

Entre esos biocombustibles, los eurodiputados citan en forma específica a los producidos a partir de desechos, biomasa y algas, así como a los obtenidos a partir de cereales cultivados en tierras agrícolas muy degradadas.

En cuanto a los biocombustibles disponibles hoy en día, por ejemplo los producidos en Europa a partir de colza, podrán continuar siendo desarrollados para alcanzar el objetivo vinculante del 10% en 2020.

"Hemos frenado esta locura de inversiones en la primera generación de biocombustibles", dijo el autor del texto parlamentario, el eurodiputado verde Claude Turmes.

Los subsidios a los biocombustibles en Estados Unidos, Canadá y la UE se elevaron a 11.000 millones de dólares anuales en 2006, y la cifra subiría a 25.000 millones por año para 2015, sostuvo en julio pasado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que reúne a 30 países industrializados.

El problema es que esta fuente de energía es objeto de una creciente polémica, ya que sus detractores aseguran que contribuye al alza de los precios de los alimentos, la deforestación y el desplazamiento de poblaciones en los países pobres.

Para sus defensores, en cambio, los biocombustibles pueden servir para cortar la dependencia del petróleo y para luchar contra el calentamiento global, al reducir las emisiones de gases con efecto invernadero generadas por los combustibles fósiles.

Estados Unidos, que lo destila a partir del maíz, es el primer productor de etanol (alcohol carburante), con un 48% del total mundial en 2007. Brasil le sigue el paso, con 31% de la producción mundial de etanol, fabricado a partir de la caña de azúcar.
Por su parte, la Unión Europea representa un 60% de la producción mundial de biodiésel, extraído de aceites vegetales.

Según un sondeo publicado el pasado jueves, casi dos tercios de los europeos (62%) colocan al cambio climático entre los principales problemas mundiales, y juzgan que ni las empresas, ni los gobiernos ni ellos mismo hacen lo suficiente para combatirlo.

Sólo los ciudadanos República Checa, Italia y Portugal no colocan a la cuestión entre los tres problemas más graves del mundo, de acuerdo con esa encuesta Eurobarómetro efectuada a principios de mayo entre 30.000 personas.
 
Bruselas
AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.