Opinión/El déficit de la Uptc

Opinión/El déficit de la Uptc

15 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Nadie en la Uptc parece conocer la dimensión del déficit financiero de la institución, de sus causas y de los factores que lo desencadenaron.

A finales de 1008 ese déficit ascenderá a $15.000 millones, equivalente al1 valor de la nómina de ese mes.

Si cada año, entre 2000 y 2003, siempre existió superávit creciente y acumulativo, la comunidad universitaria se pregunta qué sucedió entre 2003 y finales de 2004 para que en diciembre/04 emergiera un déficit por más de 1.200 millones y, desde entonces, creciera en proporción geométrica, hasta alcanzar los 7.105 millones en diciembre de 2007 y se disparase hasta la cuantía señalada.

Lo primero que se concluye es que el déficit financiero de la Uptc es reciente y no obedece, como algunos pretendieran mostrar, a la expansión y crecimiento que tuvo la Uptc en programas y carreras (de 18 a 52 entre 1994 y 2003) así como en número de estudiantes (desde 12.000 hasta 21.800 entre el 2000 y el 2003).

Es cierto que el Estado Central tiene una deuda política y ética con la universidad pública, pues desde la Ley de presupuesto de 1994, se congeló el monto presupuestal para financiar gastos de funcionamiento y en virtud a sentencia de la Corte Constitucional se indexó el presupuesto de inversión.

No es cierto que el Estado no haya compensado los recursos por productividad académica de los docentes universitarios.

Entonces el déficit financiero de la Uptc tiene diversos orígenes: Uno, que el presupuesto aprobado y ejecutado, particularmente en muchos de los programas por recursos propios, es muy alto con respecto a lo realmente captado.

Dos, el nuevo Estatuto General de la Uptc es inflacionario y, el Consejo Superior, cuando lo aprobó mediante el Acuerdo 66 de 2005, no estudio ni deparo en sus implicaciones financieras.

Tres, la Reforma Académica, que se desprende de la filosofía del Estatuto General, y la cual no fue consultada entre estudiantes y profesores, introdujo enormes factores inflacionarios para los costos académicos: transformo en cátedra la tutoría académica; creó adicionalmente cerca de 280 cursos-cátedras al incorporar las lúdicas a los planes de estudio, entre ellas la Catedra Upetecista; creó cursos paralelos durante los tres primeros semestres de la mayoría de las carreras, al volver inflexible la existencia de cursos con un número mayor de 40 estudiantes. Es el factor más perturbador.

Cuatro, la catedra interna ha existido siempre en la universidad y solo ahora pretende hacerse aparecer como causal del déficit. El costo de la cátedra interna no es significativamente mayor, en proporción, al costo de un docente ocasional de tiempo completo.

Aún así puede regularse con criterios académicos. Quinto, existe un número considerable de personal ocasional supernumerario que puede ser reducido, siempre que atienda a las necesidades de las unidades académicas de cada decanatura.

Sexto, se debe poner mucha atención a los gastos de funcionamiento en compras de equipos, papelería, etc., pues allí existen notorias diferencias con precios del comercio formal. Séptimo, los gastos de inversión no afectan en nada la situación financiera de la Uptc.

En esas condiciones, la dirección universitaria debe actuar con prontitud y diligencia, abrir espacios permanentes de diálogo con la comunidad universitaria, y contribuir también, ajustando sus gastos directos, a conjurar el déficit financiero de la Uptc.

Por Olmedo Vargas Hernández
Docente universitario

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.