Bomba en Cali iba a ser detonada una semana antes, pero no pudieron hacerlo por fallas mecánicas

Bomba en Cali iba a ser detonada una semana antes, pero no pudieron hacerlo por fallas mecánicas

La Fiscalía dice que los hermanos Jorge Armando y Jhon Edinson Muriel Valencia, con plata de las Farc, compraron y armaron el carro bomba.

13 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

La explosión del carro bomba en el Palacio de Justicia de Cali, cargado con 80 kilos de anfo, pentonita y metralla, duró 59 segundos exactos, como lo habían previsto los autores del atentado.

La noche del 24 de agosto, los incautos vecinos del barrio Simón Bolívar, donde el vehículo fue acondicionado con los explosivos, ayudaron a empujarlo porque estaba muy pesado.

El campero de placas NSH 669, modelo 1979 y matriculado en Buga, fue comprado en el Distrito de Aguablanca por 6 millones de pesos.

Un fragmento con el número de serie del motor, que aguantó la explosión, permitió llegar hasta los seis sospechosos, quienes en la audiencia ante el Juez 26 Penal Municipal de control de garantías rechazaron los cargos imputados por la Fiscalía. Ninguno se acogió a sentencia anticipada.

Durante las 20 horas que duró la diligencia judicial, la Fiscalía narró paso a paso al juez de garantías como se planeó y ejecutó el atentado. La investigación comenzó en la misma escena del crimen minutos después de la explosión.

En los restos del campero se encontraron también fragmentos de papel carbón con el que se reconstruyó una copia del documento de compraventa.

Esta evidencia permitió a la Fiscalía desenredar el ovillo que llevó a las autoridades a responsabilizar al frente urbano 'Manuel Cepeda Vargas' de las Farc por el carro bomba que se llevó la vida cuatro personas. Otros datos clave los suministraron dos informantes que hoy se encuentran en el Programa de Protección de Testigos.

Por el papel carbón se llegó a un nombre: José Ignacio Loaiza Henao, alias 'Nacho', el comprador del carro. Testigos lo reconocieron plenamente a él y a Carlos Alberto Montaño Mosquera, alias 'Carlitos' o 'Cachetes', como los hombres que compraron el campero.

'Nacho' no sabía manejar, por lo que fue 'Carlitos' quien condujo el campero hasta El Rodeo, uno de los barrios más populares de Cali y donde viven varios de los involucrados con el carro bomba. El mismo 'Carlitos' también condujo el campero la noche del 24 de agosto, cuando se abortó el atentado por fallas mecánicas. Y fue él quien lo sacó la noche del 31 de agosto y lo llevó hasta el Palacio de Justicia. Allí lo abandonó a las 12:55 p.m.

Edward Alexánder Marín Cerón acompañó a 'Carlitos' en el campero desde El Rodeo hasta el Simón Bolívar y abrió la puerta del garaje para que el vehículo saliera rumbo al Palacio.
La Fiscalía también señaló como miembro de la organización a Jorge Armando Muriel Valencia, alias 'Puchecas', un hombre criado en El Rodeo.

Hace cuatro meses, luego de estar alejado durante algunos años del barrio, regresó con plata, invitando a sus amigos a beber y a pasear en su Mazda gris, el mismo en que se movilizó la noche del atentado.

Su hermano Jhon Edinson, dice la Fiscalía, se encargó de involucrar a amigos de infancia de El Rodeo en la organización urbana de las Farc.

Sus manos y su nombre aparecieron en el barro en la casa del barrio Simón Bolívar, donde durmió mientras se alistaba el campero.

Según las Fiscalía, la misión de los hermanos fue reclutar gente en Cali y preparar el atentado. Con el dinero que recibieron de la guerrilla se compraron la moto, el campero y la casa del barrio Simón Bolívar, donde se armó la trampa explosiva.

Luis Felipe Realpe Silva dormía en la casa donde se alistó el carro. La otra persona vinculada con el caso es un taxista, Luis Eduardo Mendoza Sánchez. Fue quien recogió a 'Nacho' minutos antes de la explosión terrorista que sacudió a Cali y dejó en luto a cuatro humildes familias.

Capturados responden por terrorismo

Los seis hombres están detenidos bajo cargos de homicidio con fines terroristas en concurso homogéneo y sucesivo, tentativa de homicidio en concurso homogéneo y sucesivo, rebelión y terrorismo. Las penas previstas para estos delitos van hasta los 60 años de cárcel.

José Ignacio Loaiza Henao, alias 'Nacho', tiene 28 años, estudió hasta sexto de bachillerato y dice que es publicista. Vive en El Rodeo.

Jhon Edinson Muriel Valencia, tiene 22 años y trabaja como constructor; hizo hasta noveno de bachillerato. Vive en El Rodeo.

Edward Alexánder Marín Cerón, alias 'Orejas', tiene 22 años y cursó hasta séptimo grado.

Carlos Alberto Montaño Mosquera, alias 'Carlitos', tiene 19 años, es analfabeta y no ha tramitado su cédula. Vive en El Rodeo.

Luis Felipe Realpe Silva, 'El viejo', tiene 59 años y se desempeñaba como pintor y comisionista de carros.

Luis Eduardo Mendoza Sánchez, el taxista, tiene 28 años.

Los seis fueron trasladados a la cárcel de Palmira después de que se les dictó medida de aseguramiento.

Todos ellos, dijeron testigos a la Fiscalía, ayudaron a tumbar las paredes y a remover el piso de la casa donde se preparó el carro bomba, con el fin de construir unas caletas y hacer el garaje para ubicar el campero.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.