Desalmuerzos bogotanos

Desalmuerzos bogotanos

12 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.
La palabra brunch es una combinación de dos palabras, breakfast y lunch en inglés, y se refiere a una comida que se realiza en la mañana en horas entre lo que normalmente sería el desayuno y el almuerzo.

Desgraciadamente no existe en español el término desalmuerzo para no utilizar el anglicismo, pero sonaría muy feo si existiera. La palabra brunch data de 1896 cuando apareció publicada por primera vez y fue inventada por estudiantes ingleses, aunque estoy seguro que la costumbre de hacer una combinación del desayuno y almuerzo data de mucho antes.

Asistir a un brunch es una costumbre gratamente decadente, normalmente reservada para los domingos, ya que implica que no hay que madrugar ni hay prisa en terminar de comer.

Tradicionalmente se sirven algunos platos de desayuno y otros del almuerzo. Este puede ser familiar o de una versión sibarita, es decir acompañado de abundante champaña o mimosas (vino espumoso con jugo de naranja).

Uno de los pocos sitios en Bogotá para conseguir un brunch acompañado de vino espumoso incluido en el precio, es en el restaurante Criterión. Ahí se puede elegir uno de sus platos de huevos del menú, acompañado de un bufé donde se destacan las delicias de panadería y pastelería hechas por los hermanos Jorge y Mark Rausch. Los huevos benedictinos los hacen a la perfección con una yema que fluye lentamente del huevo al cortarlo. Los huevos florentinos también son excelentes. Este plan se debe disfrutar con amigos y amigas bien gocetas para luego ser rematado por una caminata o siesta para bajar el vino espumoso y las mimosas. ¡Este es uno de los grandes placeres decadentes que deberíamos permitirnos todos de vez en cuando!

Para los que quieren un plan más familiar, el restaurante Club Colombia de Harry Sasson tiene un brunch estilo bufé los domingos y festivos, que es más bien un desayuno extenso. Los platos son del recetario colombiano e incluyen numerosos tipos de panes, arepas y tamales de diferentes regiones del país. Encontré tres tipos de calentado, mi favorito, el especial de la casa.

Para quienes no se imaginan comenzar el día sin huevos, preparan huevos revueltos con su selección de una gran variedad de ingredientes incluyendo algunos elementos muy nuestros, como la carne desmechada, quesos colombianos y maíz tierno. El caldo de costilla no puede faltar, aunque esta es la variedad señoritera, es decir que lo sirven con la carne de res desprendida de la costilla para que las señoras y señoritas no tengan que hacer un espectáculo luchando para remover la carne del hueso. No importa si están en plan familiar o plan sibarita, el brunch o desalmuerzo nos permite recargar las pilas para el día laboral que sigue.

SANTIAGO PADILLA
MIEMBRO DE LA ACADEMIA COLOMBIANA DE GASTRONOMÍA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.