Escuela Virtual, con 'Imagen y elegancia' y nuevas tecnologías en el campo caldense

Escuela Virtual, con 'Imagen y elegancia' y nuevas tecnologías en el campo caldense

Hace cinco años Escuela Virtual llegó a Supía, al occidente de Caldas, a 80 kilómetros de Manizales. Allí, en medio de cultivos de café, caña de azúcar y artesanías se instaló el programa.

12 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Con sólo escuchar a los nueve jóvenes de 'Imagen y elegancia', proyecto creado hace un año por el programa Escuela Virtual, en Caldas, dan ganas de preguntarles muchas cosas. El lente de su cámara digital captura episodios y personajes de su municipio, vereda e institución educativa.

Además de tomar las fotos, los muchachos hacen retoques y montajes digitales para después venderlos a su comunidad. La ganancia se destina a un fondo para comprar una cámara profesional y un lente 2,8 que les permita captar mejores imágenes.

Como ellos, cerca de 14 mil estudiantes rurales de 110 veredas de 25 de los 27 municipios del Departamento pertenecen a Escuela Virtual, programa que desde hace 10 años lucha por llevar las nuevas tecnologías a las zonas rurales de Caldas y trasformar los métodos tradicionales de enseñanza, y que ya ha obtenido reconocimientos internacionales.

Fue exactamente en la vereda Hojas Anchas, de Supía (Caldas), territorio rural de mil habitantes, donde nació 'Imagen y elegancia', que como explica una de sus integrantes, Kelly Verónica Ossa, tiene como valor agregado la 'digitalización' de las fotografías.

"Se toman con sigilo, se retocan, se hacen montajes paisajísticos, animados o caricaturescos, y luego vamos a donde los 'implicados' (quienes salen en las fotos) y se las vendemos. Generalmente, nadie se niega a comprarlas", dice la joven de 16 años que quiere ser administradora de empresas.

El grupo, que se reúne dos veces por semana, está conformado por seis mujeres y tres hombres, entre los 16 y 18 años.

Trabajan para sacar adelante a su comunidad que, como explica Kelly, "está perdida para el mundo entre los inmensos matorrales que la rodean".

'Imagen y elegancia' nació de la simple curiosidad de investigar sobre la 'digitalización de la fotografía', y así ofrecer a su entorno "retratos elegantes y bien trabajados".

La rectora de Hojas Anchas, Sofía Monroy, afirma emocionada que "el grupo es único, ha trabajado colaborativamente para sacar adelante su proyecto de investigación y acción. El programa Escuela Virtual les da las herramientas tecnológicas: computadores, Internet y software y les facilita un docente capacitado en el área".

Cinco fases superadas

Beatriz Agudelo, gestora de Escuela Virtual en representación del Comité de Cafeteros de Caldas, entidad ejecutora, explicó que el proyecto cuenta con cinco fases. En la primera son capacitados docentes sobre software y actividades académicas. Actualmente participan 720 maestros.

En la segunda se integran los proyectos colaborativos, como 'Imagen y elegancia'. Se unen grupos de estudiantes de varias edades, quienes investigan sobre un tema específico que atienda las necesidades de su comunidad, como medio ambiente, educación sexual y prevención del consumo de drogas.

La tercera etapa corresponde a los consultorios virtuales en Internet para preguntar y obtener respuestas en menos de 48 horas sobre cualquier tema de matemáticas, educación sexual, biología, cálculo, religión, español e inglés, entre otros.

La cuarta son los telecentros comunitarios, donde se abre la escuela a la comunidad y se trabaja integralmente en valores y autoestima. Y, el último capítulo se basa en una capacitación virtual sobre un tema previamente acordado.

Hoy los jóvenes de 'Imagen y elegancia' son multiplicadores de lo aprendido durante las cinco fases, y cuentan sus experiencias y muestran sus producciones.

Aunque su proyecto no les genera ganancias personales, sí les proporciona recursos e ideas para más adelante formar su propia empresa y generar empleos, explica Juan David Obando, otro de los miembros de 'Imagen y elegancia'.

"No queremos graduarnos del colegio e irnos. Queremos seguir estudiando y aplicar todos los conocimientos universitarios en nuestra vereda. Es nuestro deber aprovechar los recursos y explotarlos, ya sean ganaderos, turísticos o forestales", asegura el joven, quien sueña con ser ingeniero electrónico.

ISABEL VALLEJO JIMÉNEZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
MANIZALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.