250 toneladas de desperdicios se arrojan diariamente en las calles y lotes baldíos de Barranquilla

250 toneladas de desperdicios se arrojan diariamente en las calles y lotes baldíos de Barranquilla

Ese volumen de basura representa el 20 por ciento de lo que se recoge a diario en la ciudad y es equivalente al que acumula Soledad, el segundo municipio más grande del Atlántico.

09 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Esta situación no sólo demanda un esfuerzo adicional sino que afea los espacios públicos, y se presta para la aparición de cucarachas, ratas, vectores de enfermedades y la presencia de indigentes.

"Esos botaderos son focos de infecciones y queremos erradicarlos. Las 250 toneladas no desaparecerán, por supuesto, pero las recogeremos donde debe ser, según los horarios y las frecuencias estipulados por la empresa", dijo la directora de Aseo de la Triple A, Mary Ángela Peralta.

De allí que el 23 de agosto fue lanzada la campaña de cultura ciudadana 'Vive Barranquilla Limpia', cuya ambiciosa meta es que, en corto plazo, los barranquilleros asuman mejores prácticas en el manejo de sus basuras y dejen de tirar desperdicios por las ventanas de los autos, en cualquier punto de la calle.

Para la recogida de la basura, la Triple A dividió la ciudad en tres sectores: norte, sur y suroccidente. En cada uno dispuso 39 rutas y las distribuyó para que recojan la basura día por medio, en la puerta de cada casa, con horarios que van entre las 7 de la noche y las 4 de la madrugada (caso norte), y entre las 6 de la mañana y las 3 de la tarde (en las otras dos zonas).

Para los grandes productores (la industria y el comercio) hay una ruta diaria, y cuando se trata de podas o de escombros, una llamada de anticipación al 116 es suficiente para que aparezca el camión. Son mil personas al frente de toda esta operación, entre las que se cuentan los 250 barredores.

"Esta gente sigue trabajando igual. No es que necesitemos menos gente. Lo que pasa es que en vez de pasar de largo el andén vacío y llegar al botadero, el camión recogerá la basura justo donde debe hacerlo", comentó Peralta.

Uno de los frentes de la campaña es la instalación de 200 nuevas canecas peatonales en los paraderos de las principales avenidas. Las actuales canecas, de las que hay por lo menos una en cada calle, serán sometidas a mantenimiento y puestas en otros puntos para su correcto uso.

"Estas canecas fueron concebidas como albergues de vasitos desechables, papelitos, sobres de galletas o envolturas, de manera que la campaña también busca que no las sigan usando como botaderos, porque hemos descubierto bolsas enteras".

Por ahora, la campaña está en plena divulgación por todos los medios posibles. Ya, por lo menos, el concurso 'Mi barrio sin basuras' lleva inscritos 17 equipos de vecinos. La promesa de los cinco millones de pesos en premios, representados en juegos infantiles de madera, está dando resultados.

Hasta el coreógrafo Manlio Cortés, quien se destaca todos los años con su comparsa en el Carnaval, está participando con presentaciones en los centros comerciales.

"Uno no maltrata lo que es de uno" es la frase que se repite una y otra vez en su muestra musical de bailarines, y que se lee en las vallas de algunos paraderos de la ciudad.

Botar desechos en cualquier parte, un problema cultural

1.200 toneladas de basura diaria recoge la Triple A entre las casas, el barrido de las calles, la recolección de escombros y
lo que llega a los botaderos. 1.000 personas trabajan en el llamado frente de aseo de la Triple A; de ellos 250 son operarios de barrido y 200 son conductores.

El Distrito de Barranquilla, a través del Establecimiento Público Ambiental (Damab), identificó que son los carretilleros y los dueños de zorras (carromuleros) los que más arrojan desechos en la ciudad y la convierten en botadero.

Solo en el sur hay identificados 63 de esos lugares, y otros 136 en el resto. La Triple A los limpia una y otra vez, pero la idea es que no haya necesidad de hacerlo.

Un Decreto del 2002 penaliza a quienes dispongan de manera inadecuada las basuras. Las multas llegan hasta los 900.000 pesos, y cerca de 500 personas han sido sancionadas en los últimos tres meses. Algunas pagan y otras no, pero el problema sigue.

Tanto la Triple A como la alcaldía identificaron la situación como derivada de un problema cultural, que conduce, por ejemplo, a que las personas tiren los desechos al primer arroyo que se forma tan pronto comienza a llover.

JAVIER FRANCO ALTAMAR[
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.