Foro del lector

09 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Autoridad moral y reforma judicial

Señor Director:

Por los informes de EL TIEMPO, se concluye que el abogado Ovidio Claros tiene toda clase de procesos con el Estado, la sociedad y la familia, los que lo inhabilitan moralmente para ser miembro de un Tribunal encargado de juzgar la conducta y la ética de los funcionarios de la rama judicial y de los abogados. Por sus impedimentos, queda claro que el elegido debe desistir del cargo judicial. En su designación son igualmente responsables el aspirante, los postulantes y los lectores, quienes han comprometido la legalidad y la confianza de la Nación. En un país jurídicamente culto, los jueces, que son los encargados de corregir las injusticias, deben ser personas académica y moralmente puestas a toda prueba. Si en el futuro otros elegidos tuvieren los mismos impedimentos, de nada servirán las reformas que se hagan a los mecanismos para designar a los empleados de la rama judicial.

Carlos Fradique-Méndez

Bogotá

* * * *

Señor Director:

En el Tribunal Superior encargado de juzgar la ética de los funcionarios judiciales y de los abogados cambiaron a un magistrado de apellido Bueno, que no era tan bueno, por un magistrado de apellido Claros, que no es tan claro. ¡Y nadie ha dicho nada!

Carlos Francisco Martínez

* * * *

Señor Director:

Es increíble: para optar por un puesto en una empresa medianamente seria, se investigan hasta la saciedad los datos del aspirante, pero para el cargo de magistrado se dejan pasar datos tan "banales" como una demanda por alimentos: por favor, quien falla ante la señora y los hijos puede cometer cualquier otro tipo de delito. ¿A una persona así se la elige como encargado de la justicia de este país? ¿Y quién investiga a quienes lo eligieron?

Guillermo Gómez G.

* * * *

Señor Director:

Si esa es la responsabilidad con su familia... no me imagino cómo será la responsabilidad del nuevo magistrado con la patria.

Carlos Andrade Jaramillo

Ante la inflación, coordinación

Señor Director:

Sobre su editorial 'En la encrucijada' (09-09-08), sin duda lo más importante es combatir la inflación y minimizar el desempleo, para lo cual es perentorio que todas las autoridades económicas trabajen en forma armoniosa y compacta. El peor peso que puede soportar una sociedad es una alta inflación, que, a la postre, afecta a las clases más necesitadas. Por ello, se requieren más políticas efectivas y menos anuncios.

Rubén Darío Bravo Rondón

* * * *

Señor Director:

Mientras el Ejecutivo se desvela por controlar el desempleo, el Banco de la República, por mandato de la Constitución, se ocupa de manejar la inflación, para lo cual usa como herramienta, entre otras, las tasas de interés, que paradójicamente, al subirlas, repercuten en la disminución de la oferta de trabajo. La independencia que se le otorga al Banco no debe llevarlo a que se sienta omnipotente y a no oír los clamores gubernamentales que piden coordinar sus decisiones.

Ricardo Buitrago Consuegra

Barranquilla

* * * *

Señor Director:

En ningún lado la Constitución define la función del Banco de la República como la de "controlar la inflación". Sin embargo, sí deja muy clara la obligación del Banco de trabajar con el Gobierno para lograr las metas económicas. La verdadera función de los entes reguladores de la economía colombiana tiene que ser la de mejorar la calidad de vida de los colombianos.

Gonzalo Sánchez

Desechables de 30

Señor Director:

Hace unos días me presenté a un concurso para un puesto en una importante entidad. Pasé todo los exámenes con una calificación total de 9,5 sobre 10. De las otras 27 personas, sola unas siete llegaron a una calificación de 8. Muy satisfechos con mi presencia y mis resultados me redactaron el contrato y cuando ya se iba a firmar me preguntaron la edad. Honestamente contesté: 37. ¡Treinta y siete! E inmediatamente me descalificaron. Entiendo que es prácticamente el único país en que uno es desechable después de los 30. Esa es una de la razones por las cuales el país está como está, con improvisadores.

Martha Riveros Ardila

Bogotá

Colombianos en su salsa

Señor Director:

Me excitó los ánimos, me extasió el alma, me robó el corazón ver la espléndida presentación de cinco parejas de bailarines colombianos, caleños, en el Festival Internacional de Salsa, celebrado en Orlando (E.U.), y presentado por la cadena SPM.
Ocuparon primero y segundo puesto. Igual me ocurrió con la representación de Colombia en Argentina en el Festival Mundial del Tango. ¿Cuándo será que las llamadas 'noticias del entretenimiento' nos brindan una nota fresca y merecida como esta? Por favor, no más sobre los mismos, sobre sus cirugías o amoríos. Felicitaciones a los bailarines, bien por Colombia.

Luisa Gutiérrez

TransMilenio vs. metro

Señor Director:

Ahora tenemos que el ex alcalde Peñalosa nos previene de cualquier experto de transporte que recomiende la construcción de un metro para Bogotá, desconociendo olímpicamente que TransMilenio ya está colapsado. Yo le sugeriría que trate de vender transmilenios para que desmonten los metros de Nueva York, Chicago, Miami, San Francisco, Los Angeles, Londres, Madrid, Bruselas, Ciudad de México, Caracas, Buenos Aires, Sao Paulo, Río, Curitiba, Santiago de Chile, etc. Quizás allí sí le harían caso.

Hernando Acevedo

Adiós a Berenice

Hoy al saber que te fuiste,
mi gran Berenice Chávez,
estoy seguro de que sabes que
Colombia está muy triste.
Cantando al cielo partiste
con un bambuco en la mente;
y aunque tu cuerpo esté ausente
tu voz en nosotros queda
para que Colombia pueda
escucharte eternamente.

Hugo Álvarez Restrepo

El correo de EL TIEMPO no publica cartas abiertas ni dirigidas a un tercero. Las cartas no deben tener una extensión mayor de 200 palabras y estarán sujetas a edición por razones de espacio. En ellas se deben incluir la dirección y el teléfono del autor. Las cartas pueden enviarse por correo a la dirección de EL TIEMPO, Av. Eldorado No. 59-70 Bogotá, D.C. Por fax al número 410-1626 y por correo electrónico a: opinion@eltiempo.com.co

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.