El calor fue el enemigo para policías y civiles que en silla de ruedas marchan por la libertad

El calor fue el enemigo para policías y civiles que en silla de ruedas marchan por la libertad

Durante siete horas de recorrido entre Zarzal y Cartago, en el Valle del Cauca, soportaron temperaturas de entre 32 y 38 grados. La recompensa fue el cálido recibimiento ciudadano en cada poblado.

09 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

La caravana de esforzados hombres en silla de ruedas que claman por la libertad de compatriotas secuestrados arrancó en Zarzal a las 9:00 a.m. y llegó a Cartago hacia las 4:20 p.m..

En todo el recorrido los 15 policías y 4 civiles que participan de la jornada fueron ovacionados por corteros de caña, obreros de la doble Calzada Pereira-La Victoria -en construcción-, los pitos de las tractomulas cargadas de mercancías y la festiva llegada acompañados de centenares de ciclistas en su ingreso a Cartago en medio de aplausos.

En el corregimiento de Zaragosa, unos kilómetros antes de Cartago, una leve brisa marcó la entrada de la caravana de policías y civiles a Cartago, como anuncio de que dejaban atrás las planicies del Valle del Cauca y les esperaba las duras montañas del Eje Cafetero.

Sin embargo, la jornada fue opacada por el anuncio de que cuatro civiles y dos policías que hacen parte de la caravana no podrán participar en los Juegos Nacionales Paralímpicos que se realizarán en octubre en Cali. 

Orlando Cortés, de 38 años, a quien un accidente de trabajo el 28 de enero de 1988 lo dejó en silla de ruedas  dice que fue informado por compañeros desde Bogotá acerca de esa decisión en la que se argumenta que no están en entrenamiento.

Él ha obtenido primeros lugares en 100, 200 y hasta 21 kilómetros y no entiende por qué los quieren marginar cuando están haciendo una causa justa y dejando en alto el nombre del paralimpismo del país.

La medida también afectaría a los civiles Leonardo Chaparro, Gonzalo Novoa y Daniel Díaz, además de los policías Wilman Rios y Freddy León Olaya.

Díaz, de 18 años, espera que no se concrete la medida pues sueña estar en los juegos compitiendo en baloncesto.

Según se informó, se trataría de una decisión del Instituto de Recreación y Deportes de Bogotá y la Liga de personas con discapacidad.

Luis Alberto Ninco Sánchez, sargento herido hace 16 años en operativos antinarcóticos en Bogotá, dice que esa medida no se justifica teniendo en cuenta la labor humanitaria que realizan y además se espera llegar a Bogotá el 19 de septiembre y tendrían tiempo de ponerse en forma para entrenar. 

Uno de los hombres de esta jornada, Miguel Garzón, tuvo que ser asistido por los socorristas que acompañan la caravana ante un proceso de deshidratación que sufrió unos 15 kilómetros antes de Cartago, pero luego siguió el recorrido.

"El calor ha sido lo más duro hasta ahora. Pero al final de cada jornada cuando llegamos a un municipio y recibimos el apoyo de la gente vemos que nuestro esfuerzo tiene reconocimiento y que más gente entiende el llamado que estamos haciendo por la paz y la libertad" dice Cantalicio Díaz, policía herido hace 7 años en operativos en La Unión (Nariño).

Este miércoles les espera un prolongado ascenso de unos 23 kilómetros entre Cartago y Pereira. Atrás queda el calor del Valle y empieza la cuesta en su paso por Pereira, Armenia y luego el alto de La Línea, entre Quindío y Tolima. Una jornada para titanes.

PEREIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.