Transmetro no sólo está retrasado, sino disperso, dice informe de seguimiento

Transmetro no sólo está retrasado, sino disperso, dice informe de seguimiento

El proyecto Transmetro presenta, a la luz de sus metas revisadas, un retraso general del 25 por ciento en estructuras, pero la preocupación mayor está en la dispersión de trabajos.

08 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

También preocupa en el desgaste prematuro de unos tramos ya habilitados, la falta de solución al problema de los arroyos, y el no arranque del proceso para adjudicar la operación.

El Comité de Seguimiento al Sistema de Transporte Masivo, entregó ayer un informe con cierre a junio 30, y en su llamado principal alerta sobre la necesidad de gestionar el proyecto de manera integral "para contar con horizontes y cronogramas posibles de ejecutar, de manera que el Transmetro entre en operación en el curso del segundo semestre del 2009", dice el informe entregado a la prensa.

Una de las recomendaciones fue realizar esfuerzos adicionales para verificar la calidad y la estabilidad de las obras, y reparar 102 losas en el pavimento del tramo Murillo I (que comprende desde Granabastos hasta la carrera 5B) cuya capa de rodamiento presenta un desgaste.

Jorge Bermúdez, director de Desarrollo Urbano de la Cámara de Comercio y coordinador del Comité, advirtió, sin embargo, que no era un desgaste grave, y recalcó sobre los términos del informe en el sentido de que esa contrariedad obedece a que la vía fue entregada de manera temprana, se usaron materiales de alta salinidad, y hay una acción continuada de arena en el sector, sobre todo en el tramo en jurisdicción de Soledad.

Están pendientes las soluciones a los arroyos en las carreras 21 y 36 (caso Murillo) y la calle 62 (Olaya Herrera), tema frente al cual el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, ha garantizado una gestión para incluirlo en un Conpes adicional y que demandaría recursos distritales.

El Comité considera, sin embargo, que Transmetro debió proveer estas soluciones, tal como lo hizo en otros dos arroyos de la carrera 46; y que en el caso de las tres nuevas intersecciones, se requiere adicionar unos 30.000 millones de pesos.

Sobre el puente vehicular de la carrera 22 (ya correspondiente a Murillo III) que deberá ser demolido, el Comité llamó la atención en el sentido de que no se ha resuelto si construir uno nuevo allí mismo, construirlo sobre la vía Cordialidad, o buscar una solución a nivel.

La recomendación del Comité es reconstruir el puente allí donde está, pero con nuevas especificaciones de sismorresistencia, porque cualquier otra opción generaría mayores tiempos de desplazamiento en el sistema. En todo caso, implicaría una contratación diferente para ejecutarlo.

En cuanto a la operación del sistema, en el punto que "despierta una enorme inquietud" entre los transportadores porque no está claro el esquema de desintegración de la sobreoferta, no se ha surtido la estructuración de rutas, y no está nítido el papel de la autoridad única de transporte que evite futuras colisiones de competencias.

Un llamado adicional del Comité fue el de aprender de la experiencia de la compra de predios en Murillo para ampliar las calzadas, dado que resultó más compleja de lo previsto. La idea es anticiparse en el caso de las compras previstas para ampliar la carrera 50 y darle cabida al tráfico que deberá abandonar la carrera 46.

"Tal anticipación resulta menos costosa que empezar la compra cuando ya el concreto está llegando a las casas", dijo Arturo Sarabia Better, presidente del Comité Intergremial del Atlántico y miembro del Comité de Seguimiento.

Si bien el retraso consolidado de de las obras, según el informe, está cercano al 30 por ciento, el coordinador Bermúdez precisó que al corte del 28 de agosto, cuando se reunió el Comité de Obras, el tramo Murillo II está retrasado un 10,7 por ciento (48 días), el Murillo III, lo está en un 6,1 por ciento (19 días); y el de Olaya III (la que hace una L frente al Banco de la República), lo está en un 10,5 por ciento ( 32 días).

Entre las cosas buenas, el Comité resaltó la reciente aprobación de un documento Conpes por 159 mil millones de pesos para la construcción de rutas alimentadoras y otras obras complementarias.

JAVIER FRANCO ALTAMAR

Corresponsal de EL TIEMPO

BARRANQUILLA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.