Recesión mundial afectará a Colombia, reconocen el Banco de la República y expertos

Recesión mundial afectará a Colombia, reconocen el Banco de la República y expertos

Se trata de un efecto dominó que ha implicado a prácticamente todas las economías, incluidos socios importantes de Colombia.

07 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Ya la alarma no es por Estados Unidos: es por el mundo entero. Cada punto en que caiga la economía mundial significará 1,4 puntos menos de crecimiento en Colombia, según calculan investigadores del Banco de la República.

Pero no es una simple suposición, pues ya están en crisis Japón, España, Francia, Inglaterra y el resto de Europa. Y falta ver qué pasa en Estados Unidos cuando ya no esté el efecto de los cheques que el Gobierno les entregó a los hogares en el primer semestre, y las familias, que ya no tienen préstamos tan fáciles, pasen a tener que pagar esas deudas.

A esta situación se suman las caídas que registran varios indicadores como las ventas minoristas, el consumo y la producción industrial. Así las cosas, la expectativa por el resultado del segundo trimestre que se conocerá en la última semana de septiembre es más grande.

Lo que se pensaba a comienzos del año, y hasta hace poco, de que los países emergentes como Colombia estaban blindados y no los afectaría la situación de Estados Unidos y que iban a registrar un desempeño muy diferente al de los países desarrollados, ha empezado a quedar desvirtuado.

Colombia sí es vulnerable, y lo es por varías vías: por la reducción de los precios de las materias primas; por las altas tasas de interés, tanto internas como del resto del mundo y por el comercio exterior.

Como ya se ha dicho, las exportaciones tradicionales colombianas representan el 55 por ciento de las ventas totales del país, y ahí es donde están las materias primas como petróleo, níquel, oro y carbón, entre otros, cuyos precios están cayendo, y que a la larga son los responsables del crecimiento de las ventas al exterior.

A decir del analista de Stanford, Bolsa & Banca, Álvaro Camaro, este hecho hace que Colombia sea más vulnerable y se pierde una contribución importante por esta vía, a lo cual se suma que el dólar se fortalece nuevamente, lo que estima, no dará vuelta atrás.

"Los capitales extranjeros van a llegar pero no como hasta ahora, lo van a hacer en una forma más moderada", señaló.

Igualmente, estima que la reducción del empleo, tanto en España como en Estados Unidos, que según estudios son los principales destinos de los colombianos que se van en busca de trabajo, afectará el envío de remesas.

Por otro lado, hoy el común denominador en el mundo es que el consumo y la demanda están cayendo y los socios comerciales de Colombia reducen sus compras. Es más, la tasa de desempleo en Estados Unidos aumentó y analistas estiman que si bien los cheques que entregó ese Gobierno sirvieron para mejorar las cifras en el primer semestre, en el segundo no habrá tales recursos, a lo que se suma que los estadounidenses están pagando préstamos, se restringe el crédito actual y en resumidas cuentas, no hay plata para gastar.

Para Felipe Campos, de Alianza Valores, lo que está ocurriendo hoy es la suma de varias cosas que se dieron por unos cinco años y que han estallado y se convierten en un efecto dominó, que lógicamente le pega a Colombia.

Japón es una de ellas. Campos señala que en el momento en que entró en recesión, bajó sus tasas al cero por ciento y todos iban por créditos allá para invertir en otras naciones. Hace un año las empezó a subir nuevamente, y las tasas del resto del mundo están en los picos más altos, del 4 por ciento, al igual que en Colombia que están en el 10 por ciento.

Otro caso es la crisis hipotecaria en Estados Unidos, en donde el valor de la vivienda cae entre 20 y 40 por ciento, dependiendo del analista, y China, que está demandado menos y que empieza a reconocer una desaceleración.

También cita la reducción en los precios de las materias primas, especialmente del petróleo, que no solo afecta localmente sino también a Venezuela, el segundo socio comercial de Colombia."Nosotros calculamos que al final del 2008 Colombia crecerá entre 4 y 4,5 por ciento y en 2009 lo puede hacer en menos de 3 por ciento", señaló. Y aunque el 4 por ciento parezca una cifra nada despreciable, esa variación representa la mitad del crecimiento del 2007. Por su parte, la calificadora Fitch dijo en un informe reciente que Colombia sigue afectada por "una política monetaria y cambiaria menos robusta, así como por su vulnerabilidad ante choques externos".

Banrepública compara

El Banco de la República establece que si la economía de Estados Unidos se estancara, es decir que su producción tuviera un crecimiento de cero por ciento y las importaciones de ese país cayeran 7 por ciento, el Producto Interno Bruto (PIB) colombiano se afectaría en 0,4 por ciento, vía las ventas que el país le hace a su principal socio comercial. Si con ese estancamiento y reducción de la demanda también se afecta la denominada zona del euro y Venezuela, el crecimiento del PIB colombiano se reduciría entre 0,42 y 0,7 puntos. "Hay que ver otros efectos como caída del empleo, menores inversiones y precios de materia prima", señala. De otra parte, Correval dice que según los indicadores la desaceleración "luce mayor a la prevista a finales del año anterior".

IVONNE VENEGAS
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.