Opinión/ Explicable impaciencia

Opinión/ Explicable impaciencia

Mirador de Ciudad

03 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Por los colaboradores de estas páginas del periódico siento el aprecio, admiración y respeto que ofrecen sus artículos, elaborados con el sentimiento de amor por nuestra tierra tolimense y el ánimo de que las cosas marchen bien y las promesas se cumplan con la oportunidad y eficacia que la ciudad demanda cotidianamente.

Las críticas son en su mayoría oportunas y explicables, máxime cuando se trata de analizar los actos oficiales de quienes rigen al estado y anunciaron planes y determinaciones con las cuales cautivaron a sus electores.

Que la malla vial no es reparada con la urgencia requerida. Que las redes de conducción eléctrica continúan en su grave deterioro. Que el desempleo no disminuye ni se avizoran medidas para remediarlo como vergüenza nacional.

Que la ocupación de los espacios públicos es un flagelo que se recicla diariamente. Que las vías céntricas muestran cráteres, que los parques están en un abandono crucial, que los andenes no se han reparado, que el turismo no es una política de gobierno sino un discurso trasnochado, que el desarrollo está en suspenso, que esto y aquello no tiene acción eficaz.

Sobre esta problemática debo manifestar mi criterio que es producto de la experiencia y el de haber vivido el mismo flagelo crítico como Alcalde de la ciudad. Solo que en mi tiempo el periodo fue de 24 meses solamente y el de los funcionarios actuales, es de 48. Recuerdo que se nos medía por los primeros cien días de acción.

Estimo que ahora debemos solicitarles a los funcionarios informes anuales de gestión. Solo así podemos calificarlos justamente. El gobernador Barreto y el Alcalde Botero están en el proceso del ajuste, la evaluación estratégica de planes y prioridades y la gestión de los créditos fundamentales. Los observo en permanente labor administrativa.

En la tramitación de propuestas, en las angustias de las demandas sociales que no son atendidas todavía, en el daño de la malla vial y en el clamor de tantas regiones cuyas carreteras son verdaderos lodazales invernales.

Por lo que escucho, se que tanto para Ibagué como para el Departamento, las cifras de inversión serán significativas. En el próximo año tendrán que comenzar las realizaciones que alcanzarán índices muy importantes en el año 2010. Seremos juiciosos observadores de lo que angustia a los escritores de la crónica cotidiana a quienes parece hoy que las gestiones públicas son ineficientes e impotentes.

Excelente noticia de que Carrefour instalará uno de sus superalmacenes en la zona de bomberos. Es un paso esencial para romper la parálisis urbana.

La renovación urbana es clave, Señor Alcalde. Impleméntela en el área. Extienda su visión al perímetro, invierta ahí cuanto le sea posible e incentive la vinculación de capitales para que ese territorio deje de ser un espacio negro e infectado.

Reubique la Casa del Niño. Adquiérala y utilice el lote de esa construcción que es muy importante para esta visión del desarrollo.

Por Armando Gutiérrez
Abogado 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.