Millonario británico mató a su familia y se suicidó después de quemar su mansión

Millonario británico mató a su familia y se suicidó después de quemar su mansión

El misterioso caso de tres cadáveres hallados en una mansión incinerada se aclaró hoy al informar la Policía que el propietario mató a su esposa y su hija antes de incendiar la vivienda.

02 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

El empresario británico Chistopher Foster, de 50 años; su esposa, Jill, de 49; y su hija, Kirstie, de 15 desaparecieron tras declararse en la madrugada del 25 al 26 de agosto un devastador incendio en su mansión en el condado de Shropshire (occidente inglés).

El pasado viernes, los expertos forenses hallaron dos cadáveres en la arrasada vivienda, uno correspondiente a la esposa de Foster, que murió de un tiro en la cabeza, según han comprobado los expertos forenses.

Las fuerzas del orden confirmaron hoy que el otro cuerpo es el del millonario, mientras que un tercer cadáver, hallado el domingo, no ha sido aún identificado oficialmente, si bien todo apunta a que se trata de la hija de la pareja.

Aunque se conoce la causa de la muerte de Jill Foster, aún no se han establecido los motivos exactos de la muerte de su marido y su hija.

Resultados de las investigaciones policiales

"Creemos que el señor Foster mató a su mujer y su hija antes de prender el fuego que destruyó su casa", afirmó el detective superintendente Jon Groves, de la Policía de West Mercia, encargada de la seguridad en el condado de Shropshire.

"Creemos -continuó Groves- que el señor Foster se quitó la vida después de incendiar la casa".

Según el responsable policial, las imágenes obtenidas de una cámara de vigilancia del inmueble siniestrado muestran a un hombre que "claramente parece Foster" caminando desde los establos adyacentes a la mansión y moviendo un remolque para transportar caballos, con el fin de bloquear la entrada de su propiedad.

En esa película se aprecia, además, al millonario "con lo que parece un rifle en las manos", indicó el superintendente.

De hecho, los agentes encontraron un rifle -que el millonario poseía legítimamente- cerca de los cuerpos de Foster y su esposa, así como el cadáver de un perro, también objeto de disparos.

Los restos de otros tres canes y tres caballos aparecieron, igualmente, con señales de disparos en los edificios anexos a la mansión, toda vez que se recuperaron cartuchos usados e inutilizados en los terrenos de la casa.

Groves decidió divulgar esos detalles para acabar con las especulaciones de los medios de comunicación acerca de un caso "complejo e inusual", y agregó que la investigación está "lejos de haber acabado" y que las pesquisas seguirán durante varios días.

La noche precedente al incendio, la familia Foster asistió a la barbacoa de un amigo antes de regresar a la casa, valorada en 1,2 millones de libras (1,5 millones de euros), y poco más se sabe sobre sus movimientos previos a la tragedia.

Christopher Foster amasó una fortuna con la venta de tecnología para el aislamiento de plataformas petrolíferas.

Según los medios británicos, la empresa de Foster, Ulva Ltd, entró el pasado año en un proceso de liquidación y acumuló deudas de casi un millón de libras (1,25 millones de euros).

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.