Le tengo el remedio/ Dejemos la pena y hablemos de gonorrea

Le tengo el remedio/ Dejemos la pena y hablemos de gonorrea

Carlos f. Fernández, asesor médico de EL TIEMPO

02 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

El sida no es la única enfermedad de transmisión sexual a la que amerita pararle bolas; este tiene unas primas con nombres no muy elegantes, que hacen un daño el macho. Una de ellas es la blenorragia, más conocida como gonorrea.

No se escandalice con la palabreja y mejor lea estos consejos, claro, por si le sirven a algún primo suyo.

¿Qué es? Es una infección causada por una bacteria llamada neisseria gonorrheae, más conocida con el alias de gonococo; se adquiere por tener relaciones sexuales sin protección. También puede pasar de una madre infectada al recién nacido, al momento del  parto. ¡Cuidadito!

Ojo con la instalada. En los hombres, la gonorrea puede entrar por la uretra, que es el tubo que va desde la vejiga hasta la punta del pene; por el recto o por la garganta. Así como lo oye, así que no se aterre. Y en las mujeres, además de los  anteriores, hay que sumarle el cuello uterino.

Un ardor el macho. Cuatro o cinco días después del contagio, los hombres presentan un dolor terrible al orinar, que se acompaña de una secreción amarillo verdosa (perdón por la descripción); claro está que en algunos estos síntomas pueden tardar en  aparecer hasta dos semanas, y en otros la enfermedad ni siquiera se manifiesta de este modo. No se confíe.

¿Y en ellas? La mayoría de las mujeres con infección en la uretra o en el cuello uterino no muestran signos evidentes, aunque algunas pueden quejarse de un aumento en el flujo vaginal, y otras poquitas manifiestan ardor al orinar. Repito: no se confíe.

Qué peligro. Si el asuntico por pena no se trata, en los hombres la infección puede llegar al epidídimo (que son los tubos que conectan con los testículos), y eso no solo produce un dolor terrible, también puede dejarlos estériles. En las mujeres causa  una enfermedad inflamatoria pélvica, que complica ovarios, trompas, útero, que además de producir dolor, malestar, fiebre y flujos, también puede dejarlas infértiles. Este mal también puede provocar infecciones severas en la garganta y en el recto.

Trátese. Si tiene síntomas, o la sospecha, váyase directo al médico, nunca a la droguería y no siga consejos de sus amigos. Eso requiere de tratamiento antibiótico muy serio, ordenado por profesionales. Deje la bobada y la pena.

Prevenga. La mejor forma de evitar tener este bicho de inquilino, es protegiéndose. No hay ninguna razón por la cual la gente insista en sostener relaciones sexuales sin condón. Ah, si tiene sospecha, absténgase, y si alguna vez estuvo infectado, háblelo  con su pareja. Queda advertido.

Por último. No le dé vergüenza hablar de estos temas ni piense que esta columna debe dejar de hacerlo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.