El bar Johnny White's en Nueva Orleans desafía a los huracanes, prestando servicio sin agua ni electricidad

El bar Johnny White's en Nueva Orleans desafía a los huracanes, prestando servicio sin agua ni electricidad

A pesar del caos de generado por 'Katrina', el negocio siguió funcionando. El pasado domingo atendió a unos 2.000 clientes. Su dueño espera pacientemente por 'Gustav'.

01 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.
La barra de madera del bar Johnny White's en Nueva Orleans está completa, el lugar es pequeño y sin mesas, y varios parroquianos acostumbrados a huracanes esperan parados que una mujer rubia, que se ve agotada, les entregue su trago.

Dos hombres entran contentos, casi celebrando por estar en el único bar que queda abierto en la ciudad, y que se ha hecho famoso por no escuchar las órdenes de evacuación, recibir como sea a sus fieles clientes y desafiar los huracanes.
"Nosotros nunca cerramos", reza orgulloso un cartel pegado en la pared.

El lugar, ubicado en una esquina de la turística Bourbon street, también se ha preparado para recibir el paso del huracán El Gustav. Tiene todas sus puertas tapiadas con maderas, pero una de las entradas queda abierta y por allí entran quienes ya saben de este refugio, que no es precisamente para evacuados.

"The hole in the wall", el agujero en la pared, dice un cartel en el frente del bar, que deja en claro que hay una escape para quienes no quieren saber de toques de queda, y mucho menos de interrumpir la vida noctámbula.

El Johnny White's se mantuvo abierto durante el huracán Katrina, y a pesar del caos de muerte y tragedia en que se había convertido la ciudad, sin agua y sin electricidad, siguió trabajando.

Stephanie Blake, la rubia que atiende en la barra, dice que el domingo atendió a unas 2.000 personas mientras el huracán El Gustav se aproximaba a la ciudad, tras tocar tierra este lúnes como huracán categoría dos.

"Todo el mundo vino contento, de buen humor y con actitud positiva", dijo Blake a la AFP. "Parece que estuviéramos en Mardi Gras", dice irónica, en referencia al famoso carnaval de Nueva Orleans, cuando la ciudad se llena de turistas, fiestas y los bares están repletos.

Kelly es un antiguo cliente del Johnny White¿s. Durante el huracán Katrina también fue al bar y paso toda la noche allí.

"Aquí nunca se inunda", dice Kelly a AFP. "Esta es la zona más alta por eso los edificios más antiguos se construyeron acá".
"En Katrina estuvimos aquí dentro y fue divertido, luego hubo que irse porque había muchos problemas, y tragedias por todos lados", recuerda.

"No hay problema, aquí estamos a salvo", dice Mark, que parece llevar horas sentado en la barra, con campera militar, sombrero y un pequeño perro sobre sus piernas, que no deja de acariciar.

En un costado hay un mural de Cassius Clay, dólares falsos ilustran el fondo de la barra, y fotos de clientes y amigos están pegadas, extrañamente, en el techo del establecimiento.

Hay un par de máquinas tragamonedas en los rincones, pero es la de poker la que más apuestas recibe.

Chelsea Leighton toma su trago e introduce monedas en la máquina sin parar. Asegura que seguirá allí pase lo que pase. "Si vienes mañana aquí estaré", afirma.

"Creo que puedo morir, así que mejor gasto mi dinero antes", dice cuando le preguntan si tiene miedo del huracán.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.