Secciones
Síguenos en:
El voto café con leche

El voto café con leche

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Con Barack Obama conquistando ayer corazones europeos y John McCain dedicado a los de su terruño en Columbus (Ohio), no sobra llamar la atención sobre un elemento clave de las elecciones en Estados Unidos. Aunque millones de personas las perciben como la gran guerra política entre un negro y un blanco, tienen importante papel los votantes de color café con leche (cafés, como les dicen a secas en E.U.). Los ciudadanos de origen latino -aproximadamente 15,6 millones- podrían marcar diferencias definitorias en las elecciones de noviembre. Su importancia no solo nace de la cifra de votantes, sino de su ubicación geográfica, debido al complejo sistema electoral por estados, que hace ocho años le dio a George Bush, con cientos de miles de votos menos, el triunfo sobre Al Gore.

Los hispanos, como se los llama, son más de un 20 por ciento del electorado en Nuevo México (37 por ciento), California y Texas. Su influencia es importante en Arizona, Florida, Colorado, Nueva York y Nevada. La actitud que observen ante las urnas será determinante, pues, para ganar o perder esos estados. En la primera elección de George W. Bush, le dio el triunfo general la Florida, cuyo gobernador era Jeb, hermano del candidato republicano, casado con latina y perfecto hispanohablante.

Obama y McCain saben que necesitan el voto de los hispánicos, que ya son la minoría más numerosa del país, por encima de la población afroamericana. Ambos candidatos se reunieron hace poco con el Consejo Nacional de la Raza, la más poderosa agrupación latina. Todo hacía pensar que McCain aventajaba a Obama en tendencias del voto hispánico por varias razones. Primero, en las últimas elecciones (2004), Bush logró el 52 por ciento de los sufragios frente al 47 de John Kerry, pese a que tradicionalmente los latinos se identifican con el Partido Demócrata. Segundo, se piensa que negros e hispánicos son rivales en el mismo nicho socioeconómico. Tercero, en las primarias contra Obama, Hillary Clinton se adueñó del voto latino y existe escepticismo en el sentido de que muchos que quedaron tirados en la cuneta con ella estén ahora dispuestos a levantarse y votar por Obama.

El cuarto punto tiene que ver con la religión. El 47 por ciento de los católicos -credo predominante entre los hispánicos- considera que los valores familiares de McCain están más cerca de los suyos, creencia que apenas comparte con Obama el 28 por ciento. Además, el senador republicano fue gran impulsor de la reforma migratoria, que terminó hundiendo el Congreso. Sin embargo, según las encuestas, McCain no solo perdió la ventaja que tuvo Bush en el electorado católico, sino que hoy está casi empatado con Obama: 45 contra 44 por ciento.

Así las cosas, parte al menos de las cartas que debe manejar cualquiera de los dos candidatos para triunfar es lograr convencer a los latinos. Si estos regresan al Partido Demócrata, podrían determinar el triunfo de Obama; si optan mayoritariamente por McCain, se le podrían poner las cosas color... de hormiga.

La inmensa manifestación de Berlín que lo vitoreó muestra que Obama ha conquistado -como dijo el diario El País de España- el corazón de los jóvenes europeos. Uno de sus grandes desafíos es el de hacer lo mismo con millones de latinos en su propio país. Uno de los "muros por derribar" -dijo en Berlín- es el que hay "entre inmigrantes y nacionales". Mientras cierra su viaje, en París y Londres, el joven candidato negro debería pensar que, para lograr eso con los latinos en E.U., le hará falta mucho más que una manifestación. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.