Secciones
Síguenos en:
Listos para Aprender sin Miedo

Listos para Aprender sin Miedo

Insultos, rechazos y golpes en el colegio recibirán un 'No' rotundo este 23 de julio en el foro 'Aprender sin Miedo: no te pegues a la violencia, pégate a la convivencia'.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Después de dos meses de tomarle el pulso a la violencia escolar, los jóvenes de Código de Acceso están listos para debatir y proponer soluciones al problema del bullying junto a estudiantes, maestros y expertos en el foro Aprender sin miedo.

Los últimos datos sobre 'matoneo' en el espacio escolar, revelan una problemática que no es precisamente un "asunto de niños". Más del 86% de estudiantes en Bogotá ha sido víctima de intimidación escolar, un asunto que abarca agresiones emocionales, golpes y acoso sexual.

Ante este panorama, la solución no sólo es un asunto de 'disciplina escolar', sino de generación de una cultura de valores encaminados al respeto y la tolerancia entre compañeros. Jóvenes de Código de Acceso investigaron sobre casos de éxito en instituciones educativas para acabar con el temido bullying, que dan ejemplo sobre cómo afrontar esta problemática para "aprender sin miedo".

La bitácora del Manuela Beltrán

Hace tres años, en los baños de mujeres y los pasillos del colegio Manuela Beltrán, de Soacha, se difundió la imagen de una persona botando a la basura un papel que decía 'emo', una tribu urbana en la que sus integrantes resaltan sus emociones.

El grupo se hacía llamar MAE, Movimiento Anti Emo. Con amenazas e intimidaciones también se dio a conocer escritos que decían    "'emo muerto, punk contento".

"Lo primero que hicimos fue colocar la queja en coordinación porque había mucha amenaza. Ya teníamos identificadas algunas personas del grupo y ellas trajeron a todos los miembros y nos pusimos a hablar, a dialogar por qué no estaban de acuerdo, por qué pensaban sacar a los 'emo' del colegio, tratamos de hacer la reparación de faltas con los miembros del salón para no tener la necesidad de tantas sanciones", explica Norma Constanza Rozo sembradora de paz del curso décimo.

El freno a la violencia llegó al Manuela Beltrán con la estrategia pedagógica 'Bitácora para la vida', que busca crear un escenario creativo para la paz. La resolución de conflictos entre los estudiantes se realiza por la vía de la negociación, la conciliación y la reconciliación simbólica: alumnos 'mariposas' sembradoras de paz, 'profesores' ballenas que enseñan a reconciliar, y los 'pájaros' que se reúnen en los pactos de aula para dar fin a la intolerancia escolar.

Los mediadores del Gimnasio La Fontana

"Hemos tenido problemas con un compañero porque a nuestro grupo no le gusta pasársela con él y nos fastidia su presencia, pero como que no entiende, eso genera riñas, entonces he tenido que ir a la Mesa de Gestión como cinco veces y allá me han ayudado a que nos comprendamos mejor", afirma Gabriel Castellanos, estudiante del Gimnasio la Fontana.

Gabriel se refiere al espacio de mediación 'Mesa de Gestión' al que cualquier persona del colegio puede acudir de manera voluntaria para solucionar conflictos con la ayuda de mediadores escolares capacitados por la Cámara de Comercio de Bogotá.

El diálogo y la armonización de diferencias entre alumnos han hecho de esta herramienta un espacio en el que se "pueden evitar conflictos mayores", y los jóvenes "empiezan a resolver sus problemas cotidianos, llevándose una enseñanza para la vida", dice la rectora Amparo Triana.

Tatiana Joiro
Código de Acceso

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.