Secciones
Síguenos en:
Héctor Peñuela, transportador que defiende el gremio de los conductores

Héctor Peñuela, transportador que defiende el gremio de los conductores

Afirma que este oficio ha sido estiugmatizado, pero que en realidad es la 'espina dorsal' del progreso.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de julio 2008 , 12:00 a. m.
 Cuando llegó a gerenciar la empresa Taxmeta hace 28 años, le dieron tres meses para terminar de liquidarla.
Era el momento más difícil de esta pequeña compañía de transportadores que había sido fundada en 1960, pero que por falta de inversión y de renovación en infraestructura, estaba a punto de quedarse por fuera del mercado.
En ese momento Peñuela Delgado recordaba cómo su padre, quien fue el primer conductor en traer a Villavicencio un camión cargado con gaseosa desde Bogotá por allá en 1955, consiguió sacar adelante con su profesión grandes sueños como fundar sus propias empresas de transporte, y el progreso de su familia.
"Con empuje y la entrega de los conductores pudimos sacar adelante el negocio", comenta el empresario. Hoy, superados los obstáculos, la empresa tiene más 300 afiliados y es una de las más sólidas del Meta.
Esa capacidad de gestión y el aporte que le ha dado a la región desde el sector transportador, le valió hace un par de semanas ser reconocido por la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans) como empresario emérito, la única otorgada a un conductor llanero.
Pero más allá del reconocimiento, Peñuela Delgado busca que en el país se le de un estatus diferente a la profesión de conductor de servicio público.
"Vemos que todos los profesionales que tienen vidas en sus manos tienen cursos y talleres de capacitación y actualización, pero nosotros que manejamos en cada viaje 30 o 40 vidas, estamos relegados y siempre somos blanco de críticas", argumenta el transportador.
Afirma que, como cualquier otra persona, el conductor de una máquina de servicio público es un ser humano que tiene dificultades, pero que muchas veces no recibe la comprensión de los usuarios.
No obstante no niega que el conductor también ha colaborado para adquirir mala fama.
"Aquí se necesita que el conductor sea valorado por todos y que ellos a su vez hagan respetar su profesión, dando ejemplo de comportamiento y elevando la dignidad de ese oficio que ocupa al estar detrás de un volante", explicó el gerente.
Al respecto explica que aunque hay talleres de capacitación en el Sena, no hay una política concreta frente ala formación del conductor y propone que parte d el dinero que se recauda por multas y comparendos, se destine a ese estudio académico que necesita el oficio.
Defiende al sector transportador afirmando que es un servicio social y que por ello mismo necesitaría tener más atención del gobierno central.
"En época de la zona de distensión fueron los conductores los que pusieron el pecho en pueblos a donde nadie quería ir, pero hoy nadie se a cuerda de esa cuota de sacrificio que pusimos porque creemos en la región", puntualizó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.