Secciones
Síguenos en:
Luis Fernando Montoya recibió el galardón al mejor DT de fútbol de América del 2004

Luis Fernando Montoya recibió el galardón al mejor DT de fútbol de América del 2004

El diario 'El País' de Uruguay apenas lo entregó el martes "por lo que pasó y por algunos problemas económicos de la editorial". Una celebración sencilla, pero muy emotiva.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Vestido con un traje gris y corbata rosada, unos de los regalos del pasado Día del Padre, Luis Fernando Montoya, el técnico campeón de la Copa Libertadores en el 2004 con el Once Caldas, comenzó ayer a bajar empujado en su silla de ruedas el camino de pavimento de su finca rumbo al pasado. Allí, en el primer piso de su vivienda en Caldas (Antioquia), lo esperaba su mayor triunfo deportivo: un trofeo de oro y plata que lo acredita como el mejor técnico de fútbol de América en el 2004, resultado de la encuesta anual que realiza el diario El País de Uruguay.

Un trofeo que había quedado suspendido en el pasado del llamado 'Campeón de la Vida' desde aquel 22 de diciembre del 2004 cuando, días antes de recibirlo, una bala le atravesó el cuello y lo dejó cuadrapléjico durante un atraco en su casa.

Ayer, por unos instantes, Montoya pareció olvidar su tragedia. Rodeado de amigos del fútbol como el técnico de la Selección Colombia, Jorge Luis Pinto, y de dirigentes deportivos como los presidentes de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, y de la Dimayor, Ramón Jesurún, el técnico vivió de nuevo el instante de su triunfo en Manizales en el 2004, sobre el poderoso Boca Juniors de Argentina.

Aquella noche del primero de julio de ese año, Montoya se consagró campeón de la Libertadores con un equipo humilde como el Once Caldas en medio de la sorpresa del continente. "Y demostró, como ahora, ser todo un campeón de la vida. Estábamos en deuda con él por lo que pasó y por algunos problemas económicos de la editorial, pero ahora cumplimos", dijo Jorge Savia, editor de deportes de El País, quien vino a Colombia, con el director adjunto Adhemar Valles, con el único propósito de entregar el trofeo.

En ese instante, Montoya no pudo tomar el trofeo. Tampoco alzarlo como hubiera querido, pero lo besó con todas sus fuerzas, mientras los asistentes estallaron sus manos en un aplauso interminable. "Gracias... Gracias a todos por acompañarme en este duro trayecto. Este es el partido más difícil de mi vida, pero lo voy a ganar", dijo un emocionado Montoya con voz entrecortada; mezcla del llanto y de la dificultad para pronunciar por el tubo que, conectado a su tráquea, le permite respirar a través de un ventilador artificial.

Un llanto que también se apoderó de los asistentes, quienes se refugiaban en aleros de una pertinaz lluvia. Entonces sonó una canción del grupo Barahona, de Medellín, en honor al técnico. La piel se puso de gallina: "Al Campeón de la vida un abrazo celestial / mi oración contigo está / Campeón, inteligente, venciste a la muerte", entonaba el cantante.

Dos noches sin dormir 

Antes, cuando supo de la llegada del trofeo de oro y plata, Montoya no pudo dormir. "Pasó dos noches en vela pensando en todos los preparativos para que fuera la mejor ceremonia", contó el enfermero Harrison Ardila, quien junto a un terapeuta acompañan todo el tiempo al entrenador y le realizan las tres terapias respiratorias y físicas diarias respiratorias, cada una de 45 minutos.

Por momentos lo desconectan del ventilador, pero aún su recuperación es lenta. Eso sí: Montoya ya ha logrado pequeños triunfos con algo de sensibilidad en su espalda y en la pierna izquierda.

"Estamos felices porque vamos progresando. Es lento y duro pero estamos esperanzados en que las cosas nos van a salir bien. Luis Fernando se puso muy estresado por este premio pero es maravilloso", aseguró Adriana Herrera, la esposa del técnico y quien no lo ha desamparado en los cuatro años, mientras trataba de controlar al otro triunfo de Montoya: su hijo José Fernando, de 7 años.

A él, Montoya le dedicó el trofeo y pidió que se lo entregaran con un mensaje demoledor: "Se lo regalo a mi hijo para que vea que también somos capaces de salir adelante y triunfar".

Esto dijo...

"(El trofeo) Se lo regalo a mi hijo para que vea que también somos capaces de salir adelante y triunfar": Luis Fernando Montoya, al recibir el galardón.

JUAN DAVID CORREA LÓPEZ
Enviado especial EL TIEMPO
Caldas (Antioquia)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.