La mujer de 'las bragas': del altar a médica forense

La mujer de 'las bragas': del altar a médica forense

02 de junio 2008 , 12:00 a. m.

Después de tres años de no actuar, Verónica Orozco regresa a la televisión como protagonista de 'Los protegidos'.

Lleva seis meses de casada con Martín de Francisco. Luego de un corto noviazgo, decidió abrir su corazón a ALÓ para hablarnos de sus proyectos inmediatos y de su relación con el hermano de Margarita Rosa de Francisco. Su lema: apostarle siempre al amor.

Esa mujer arrolladora, de movimientos sensuales y minifaldas que dejan entrever unas piernas largas y bronceadas en los escenarios, se transforma al bajar unos cuantos escalones de la tarima.

No se reprime. Solo vuelve a ser la Verónica Orozco descomplicada, calmada, alegre, soñadora y amante de los jeans y de la comodidad.

Sin embargo, la cantante de 'Las bragas' está por estos días más dedicada a la actuación que a la música, debido a su regreso a la pantalla chica como protagonista de 'Los protegidos'. Eso sí, las falditas no fueron a parar al baúl de los recuerdos. Las usa en uno que otro concierto y los fines de semana.

Verónica Orozco, la perseguida por los medios de comunicación después de su repentino matrimonio con Martín de Francisco y por su supuesto embarazo, habla por primera vez después de su enlace con el presentador y justifica su hermetismo en no querer hacer publicidad con su vida privada.

Su apariencia distante se desvanece al enfrentarse con una mujer risueña, fresca y, sobre todo, enamorada.

Verónica, la actriz a la que todos vimos crecer en las pantallas, nos habló sobre sus proyectos, su familia, sus historias y su feliz vida de casada.

¿En qué momento le proponen regresar a actuar?

Justo cuando había culminado un ciclo de promoción y conciertos de mi disco. Ya casi terminaba el año cuando mi mánager me dijo que había una propuesta interesante, una historia de Juana Uribe que iba a ser dirigida por Juan Pablo Posada. Inmediatamente, yo dije 'esto tiene que ser buenísimo'. Así que fui a 'Teleset' y me reuní con ellos.

Si no pensaba actuar, ¿cómo se proyectaba?

Para mí lo más seguro era retomar inmediatamente mi música. De hecho, tengo presente que no voy a dejarla en ningún momento. Pero las cosas se dieron.

A mitad del año pasado vino mi hermana, Ana María ('Yo soy Betty, la fea'), e hicimos un capítulo de 'Mujeres asesinas'. Me lo gocé tanto, que me di cuenta de que me hacía falta actuar, pero no pensé que se me fuera a dar de inmediato y menos un protagónico y sin casting.

Pero, ¿sigue componiendo?

Todo el tiempo. Me la paso llena de papeles y cuando no tengo dónde escribir volteo los libretos y escribo detrás de ellos. También dibujo vestuarios que me imagino, figuras del escenario, telas, todo el día estoy inventándome cosas.

¿Conocía a Mark Tacher?

No, lo conocí cuando nos hicieron la prueba de registro en pareja. Lo había visto por el éxito de 'La hija del mariachi', pero no más. Me pareció adorable, porque es todo lo contrario a mí: superexplosivo y expresivo.

Ese día él me preguntó por mi música. Me contó que él también toca guitarra y un montón de instrumentos. Entonces, los de 'Teleset' vieron toda esa química entre los dos y les gustó más.

¿Cómo hace para componer, leer libretos y no perder tantas ideas?

Tengo un tablero muy grande en mi casa donde anoto todo, escribo cosas, borro, tacho, hago garabatitos y me la paso pintando.

Casa que comparte con Martín...

Por supuesto (risas).

¿Cuál fue su reacción cuando oyó el rumor de que se casaba porque estaba embarazada?

Les dije muerta de la risa a mis allegados 'como si hoy en día la gente de verdad se casara por un embarazo'. Yo conocí a Martín y sencillamente me enloqueció.

También se rumoró que el matrimonio fue debido al despecho por el rompimiento con Rodrigo Triana...

Para nada. ¡Qué mentira!

Entonces, ¿cómo se dieron las cosas con Martín?

Mi sueño no era casarme, pero lo conocí y todo cambió. Creo, como digo en mis canciones, que al amor hay que darle una segunda oportunidad.

Usted ha sido muy entregada en sus relaciones...

Me encanta entregarme porque yo sí creo en una vida en pareja. Me parece que hay que apostarle al amor en este mundo de soledad y si uno encuentra a alguien que no solo es su compañero sino su apoyo, hay que vivirlo sin importar la edad.

¿Cómo se conocieron?

Fue una cosa mágica, un estallido de emociones. Yo ya lo había visto, había ido a su programa en 'Citytv' y había actuado junto a Margarita Rosa de Francisco, su hermana, pero nada. Un día nos encontramos por ahí y ya, fue un momento de esos que uno dice 'aquí hubo chispa, algo va a pasar', fue muy rápido. Un flechazo inmediato de parte y parte.

¿Cómo fue la propuesta de matrimonio?

Él me dijo que tenía que hacer una vuelta. Yo le dije que lo acompañaba y me dijo que no porque iba con su papá. Entonces, yo supuse que me iba a entregar el anillo de compromiso en el almuerzo porque yo ya le había dicho 'listo, casémonos'. Y así fue, almorzamos los tres.

Antes de conocerlo me parecía un tipo superinteligente y especial y cuando lo vi con otros ojos dije 'sí, voy a apostarle a esto'. Ahora estoy feliz por la decisión que tomé. Me casé a una buena edad (28 años) y con el hombre indicado.

¿Qué dijeron en su casa ante la noticia de la boda?

Mi mamá casi se va de espaldas. Lo bueno es que mi mamá y Merceditas Baquero, la mamá de él, tienen una amiga en común, Elsita, entonces ella fue un buen puente.

Fue como reunir a dos familias, además muy parecidas, de padres actores y madres reinas de belleza. No sé, fue muy chistoso todo y ahora somos muy unidos.

¿Quién organizó el matrimonio?

Mi mamá, porque yo no podía creer que la gente estuviera pendiente de la servilleta, del plato, la flor... Le dije 'ay, no, mami, encárgate de todo, yo no me quiero estresar con eso'. Y así fue.

Nos casamos en Villa de Leyva y fue una cosa muy sencilla, con 50 invitados y bailamos hasta el amanecer. Fue divino.

Al recordar sus parejas (Mario Duarte, Rodrigo Triana y su esposo) uno se da cuenta de que le apuesta más a un hombre interesante y no al típico galán...

Sí, a mí eso no me seduce.

Entonces, ¿qué la seduce?

Precisamente que no intenten seducirme, el que llega sintiéndose galán, como que no. Me gusta un hombre auténtico, que no tenga ninguna pose. Por ejemplo, que me pongan una cita no me cautiva mucho. Creo en cupido, en el flechazo.

¿El hermetismo de la boda a qué obedeció?

A que a mí no me gusta regalar mi vida ni hacer noticia con mi intimidad. Uno ya está expuesto lo suficiente. Yo no iba a salir con Martín en fotos porque a ninguno de los dos nos interesaba. Es nuestro nido de amor. Me gusta hacer noticia pero con mis logros profesionales.

¿Cómo es el apartamento de Martín y Verónica?

Secreto de estado (risas). Él me dejó que yo decorara la casa como quisiera, aunque obviamente hay mucho de él. Yo no tengo ningún estilo.  La casa de uno tiene que tener las cosas que a uno le gustan, no las que se vean bonitas en una revista, porque eso le da un toque impersonal. Me encanta que cada cosa tenga un recuerdo para los dos.

¿Qué le aporta Martín a su vida, además de amor?

Él tiene un gusto musical divino, entonces para nosotros el mejor plan es ponernos un viernes a oír música toda la noche y a bailar salsa. Además, admiro lo que hace: tiene un montón de proyectos con 'Caracol', trabaja en fútbol, en 'Radio City', escribe libretos, música, de todo...

Verónica, hacia atrás...

Inevitable remontarse a 'Oki Doki', su primer programa siendo una niña...

Fue una etapa definitiva, porque me cogió en plena preadolescencia. Por eso, Toni Navia, la directora, es como una madre para mí. Ella fue la primera que me apoyó cuando yo escribía canciones a los 14 años y durante una época difícil de mi vida, que fue asimilar a la separación de mis padres. Me quedaba mucho en la casa de Toni con 'Caro' (Carolina Cuervo), que es su hija.

En esa época vinieron los primeros amores...

Era divino. Cuando uno es chiquito se enamora platónicamente; entonces, un mes yo duraba enamorada de 'Tomillo', la otra de 'Coco' y así... Pero ellos ni nos volteaban a mirar.

¿Algunos se han vuelto a ver?

Gonzalo está en Miami, me escribo mucho con él y lo adoro. Tiene un hijito, está casado y es mi amigo del alma. Todos somos como hermanos. Y 'Caro' es mi mejor amiga de toda la vida.

¿Qué es lo que más recuerda de ese entonces?

La música. Siempre íbamos a un bar que se llamaba San Sebastián a oír tocar y cantar. A esa edad Carolina empezó a escribir poemas y yo canciones, entonces era una época muy creativa.

Eso sí, para mí el colegio, cero. Pasé por el Italiano, por Los Reyes Católicos y por el Integral. Tuve que validar y ya. Luego sí empecé a estudiar lo mío.

Aquí entre nos...

¿Cómo es la relación con su padre (Luis Fernando Orozco)?

Normal. Toda la vida me ha aconsejado muchísimo y me regaló muchos libros de actuación. Él se ha dedicado a escribir y está actuando en 'La pasión según nuestros días', de 'Caracol'. Claro, me veo más con mi mamá.

¿Y con sus hermanas?

Es la locura, nos morimos de amor las tres, aunque estemos en países diferentes. Hablamos todo el tiempo y, por eso, las cuentas de teléfono son absurdas. Nos enviamos fotos e incluso llamo a 'Nana' (Ana María Orozco), con las puertas del clóset abiertas de par en par para que me aconseje qué ponerme.

¿Planea tener hijos?

Sí, me encantaría, pero en este momento no porque tengo en mente mi próximo disco, la novela, etc. Eso sí, seré la mamá más alcahueta.

¿Ha dado alguna serenata?

No. Pero es una buena idea (risas).

¿Cuánta importancia le da a su físico?

No soy obsesionada con mi cuerpo ni con mi cara. Me gusta cuidarme y verme divina, pero recordando siempre una frase que me enseñó mi mamá: "como te sientes, estás". Normalmente ando de blue jean, chaqueta y morral.

La mejor manera de cuidarse...

Bailar. Trato de bailar tango una vez a la semana y hago estiramiento.

¿Qué la pone de mal genio?

Que las cosas no salgan bien cuando yo les estoy poniendo todo mi empeño. Me gusta que la gente que trabaja conmigo también lo haga. Soy estricta.

En relaciones sentimentales, ¿es de las que más dan o de las que más reciben?

Es muy relativo. No voy a hablar de alguien en especial pero cada relación te deja cosas maravillosas. Además, no soy de sentimientos negativos hacia nadie.

¿O sea que si se encuentra con Rodrigo Triana, se saludan bien?

Claro, lógico.

¿Quién la 'protege'?

Mi ángel guardián.

¿En qué cree?

En el poder de la oración y en la ley de causa y efecto. Todo lo que haces y deseas para los demás, se te devuelve.

Tiene un tatuaje de Martín en la parte superior del tobillo...

Sí, un corazón con alas y su nombre. Me lo hice cuando me propuso matrimonio.

Y no es el único...

No. También tengo un sol que me hice a los 15 años (Ana María se tatuó una luna) y tres estrellas en el antebrazo izquierdo que representan a mis dos hermanas, Ana María y Juliana, y a mí.

Una actriz con coraje

Verónica Orozco, recordada por sus actuaciones en 'La Madre', 'Francisco el matemático', 'Isabel me la veló', 'La lectora' y 'Las noches de Luciana', no cabe de la dicha con su papel de Lina Santana en 'Los protegidos'.

Desde el principio le pareció una novela arriesgada, con una historia de amor interesante y extrema. Además, cuenta que se emociona mucho al verla en las noches, cuando puede, porque es distinto grabar ciertas partes a ver todo el tema de los mafiosos, en el que aún no está tan involucrada, pero que ya le tocará vivir de cerca e incluso adiestrarse físicamente para las escenas.

Y con el elenco ni se diga, le brillan los ojos cuando habla de actores como Luis Fernando Múnera, Carmenza Cossio y Natalia Jerez, de quien se ha vuelto muy amiga.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.