Secciones
Síguenos en:
Un exitoso fracaso

Un exitoso fracaso

Con el rechazo de las Farc, los que salen perdiendo son los secuestrados.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de mayo 2008 , 12:00 a. m.

El fracaso de la misión humanitaria estaba cantado. Con su silencio, las Farc reiteradamente se habían negado a aceptar los múltiples pedidos de los gobiernos de Colombia y de Francia y las súplicas de los familiares para brindar asistencia médica a los secuestrados. Ahora lo ratificaron de manera explícita. Para esos gobiernos, esto hace del fracaso humanitario un éxito político. Precario, pero éxito.

En efecto, las Farc no iban a aceptar la misión humanitaria por dos razones. La primera , porque están convencidas de que a los secuestrados les pueden brindar asistencia médica , aun en las condiciones difíciles de la selva. La segunda, porque, según ellas, darle la ubicación de sus campamentos a cualquier misión médica es abrir la posibilidad de que el Ejército también los ubique, con lo cual quedarían expuestos a un eventual intento de rescate militar de los secuestrados. Para las Farc, la ubicación de sus campamentos significa perder toda posibilidad de presión sobre el Gobierno para imponerle sus propias condiciones en el intercambio humanitario. Es decir, su propio fracaso, porque perderían el pulso político en que se ha convertido ese intercambio.

Por su parte, el gobierno colombiano y el francés, a sabiendas o no de lo anterior, se la jugaron a presionar a las Farc para que aceptaran o rechazaran explícitamente esa misión humanitaria. Fue una jugada muy hábil, porque saldrían ganando en cualquiera de los dos escenarios. Si la aceptaban, porque la opinión valoraría el éxito de ese esfuerzo en favor de los secuestrados. Si la rechazaban, porque ante el mundo quedaría patente una vez más la esencia inhumana de la guerrilla. Sucedió lo último; por eso ganaron los gobiernos y perdió la guerrilla. Aun cuando, claro, los que más pierden son los mismos secuestrados, porque la falta de una atención médica de calidad sigue poniendo en riesgo su propia vida. Pero la guerrilla dirá que escogió el mal menor, una pérdida -temporal, siempre lo ven así- de imagen y no el fracaso definitivo en su propósito de obligar al gobierno colombiano a concederle un despeje que implique el control total de una parte del territorio nacional, aunque sea por unas pocas semanas o un par de meses. El despeje para la guerrilla significa reconocimiento como fuerza beligerante.

Con el envío de un avión médico, el gobierno francés realizó una habilidosa maniobra mediática, buscando un impacto entre el público francés y la opinión internacional. En sentido estricto, Colombia no necesitaba ese avión y tampoco carece de muy calificados médicos para atender a los secuestrados. Pero, para el consumo de los franceses, el gesto buscaba mostrar que estaba haciendo algo para salvar la vida de Íngrid, en el momento en que circulan rumores sobre su estado crítico de salud. El estilo mediático de Sarkozy parece estarse imponiendo en todas y cada una de sus acciones de gobierno. Y el tema de Íngrid lo está aprovechando hasta la saciedad.

El fracaso de la misión humanitaria coincide con las rotundas declaraciones del comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, en el sentido de que nunca habrá despeje y menos en Pradera y Florida. Simultáneamente, al rechazar la misión humanitaria, las Farc insistieron en que ese despeje sigue siendo un inamovible absoluto. En estas condiciones, el intercambio humanitario sigue trabado y la liberación de Íngrid, descartada .

Esto es un nudo gordiano. Y, como tal, solo se resuelve con alguna medida radical. Insisto. Si el Gobierno nunca hará un despeje, pero quiere salvar de manera absoluta su responsabilidad sobre la suerte de los secuestrados obligando a la guerrilla a liberarlos, entonces debe excarcelar de inmediato a todos los guerrilleros de las Farc, sin exigir como condición que la guerrilla libere primero a los secuestrados. Con los guerrilleros fuera de las cárceles, las Farc no tendrían ninguna excusa para mantener cautivos a los secuestrados.

alfredorangelsuarez@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.