Secciones
Síguenos en:
Comercio de Pereira comenzó a sentir crisis económicas de España y Estados Unidos

Comercio de Pereira comenzó a sentir crisis económicas de España y Estados Unidos

En un claro ejemplo de los efectos de la globalización económica, los signos recesivos de las economías española y norteamericana estarían impactando negativamente las ventas del comercio en Pereira.

Este sector que se desaceleró este año, según cifras de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco.

"Si se piensa que Pereira es sobre todo comercio, esta tendencia a la baja es muy preocupante para la economía local", expresó el presidente de la junta directiva de Fenalco Risaralda, Manuel Gutiérrez.

Y es que de acuerdo con la Encuesta Bimensual realizada por ese gremio para febrero-marzo, el 34 por ciento de los comerciantes de la ciudad reportaron disminución en las ventas durante el bimestre encuestado, marcando el porcentaje más alto en 58 meses y una visión poco optimista del inmediato futuro.

Esa caída se ha sentido con más fuerza en la comercialización de vehículos, motocicletas y productos para la remodelación y dotación del hogar.

La directora ejecutiva de Fenalco, Victoria Eugenia Echeverri, expresó que el fenómeno "tiene su explicación en la falta de liquidez de muchas familias que se sobregiraron en diciembre y enero".

Sin embargo, para otros analistas la responsabilidad de esa iliquidez está en la caída de las remesas que recibe el 17,5 por ciento de las familias del Eje Cafetero, enviadas por sus allegados (160.000 personas en España, hoy con inflación y desempleo creciente, y 50.000 en E.U., país que sufre una profunda crisis hipotecaria).

"Está comprobado que la mayor parte del dinero que las familias del Área Metropolitana Centro Occidente (Pereira, Dosquebradas y La Virginia) reciben del exterior se invierte en gastos recurrentes, en consumo", dijo Bertha Lucy Henao, directora de la fundación América España Solidaridad y Cooperación, Aesco, en Pereira.

Se trata de unos 300 dólares mensuales en promedio por familia, según un estudio del profesor William Mejía Ochoa, de la Universidad Tecnológica de Pereira, y que pesan cerca de un 10 por ciento en el PIB regional.

También afecta la revaluación

Lo más grave es que a la caída de las remesas hay que sumarle la fuerte revaluación del peso colombiano frente al dólar (10 por ciento en el 2007), lo que hace caer los ingresos de quienes reciben dinero de sus familiares desde los Estados Unidos en el mismo porcentaje.

"Pereira ha vivido de la plata que llega del exterior. La gente recibía hace un año 2.200 pesos por cada dólar, ahora les dan menos de 1.800. Eso se refleja en el descenso del poder adquisitivo", explicó Gutiérrez.

Al referirse a lo que ocurrirá con las remesas provenientes de los migrantes del Eje Cafetero en España, Henao señala que "aún no se tiene el informe del Banco Mundial, pero debido al deterioro de la economía española, en el informe del próximo mes se espera un descenso en las remesas. Los efectos se van a sentir en los próximos meses".

La situación podría impactar aún más a la sensible economía pereirana, si se tiene en cuenta un estudio de la Cámara de Comercio de Pereira que reveló que durante el 2007 la cartera de consumo creció un 24,5 por ciento, seguida de la comercial con el 18 por ciento. Esto significaría que pese a la caída de las ventas en el comercio, la gente se estaría endeudando más para adquirir bienes de consumo.

"El fuerte crecimiento que ha tenido Pereira en los últimos años está en riesgo, y se necesita como respuesta la creación de nuevas empresas que generen empleo, y así tener más poder adquisitivo que no dependa de las remesas y del comportamiento de las economías foráneas", precisó Gutiérrez.

Una caída peligrosa

Josué Caballero, vicepresidente de Fenalco y empresario del sector vehículos, manifestó que la caída de las ventas de carros en Pereira es del orden del 15 por ciento, en promedio, al comparar el arranque del 2008 con el primer semestre del 2007.

"La gente piensa que si el dólar está bajando y las exportaciones de vehículos al exterior también han caído, los carros se van a poner más baratos. Pero eso no va a ocurrir porque los inventarios no están altos", explicó Caballero.

Otro de los sectores afectados es el de los productos para remodelación del hogar. Un ejemplo de los afectados corresponde a las ferreterías. "Nuestras ventas han bajado porque hay mucha competencia, empezando por las grandes superficies, que fueron exoneradas de impuestos para establecerse en Pereira", se queja Germán Calle Zuluaga, propietario desde hace casi medio siglo de una ferretería en el centro de la ciudad.

Ante la saturación del mercado que señala Calle Zuluaga, el buen momento que atraviesa el sector de la construcción no ha tenido el mejor impacto en las ventas de este tipo de negocios. "Pero muchos constructores que viene de otras ciudades también compran los materiales afuera", afirma el empresario.

PEREIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.