'Medieval Wars' es el juego donde universitarios recrean batallas épicas con armas inofensivas

'Medieval Wars' es el juego donde universitarios recrean batallas épicas con armas inofensivas

La idea es llevar los juegos de rol (desempeñar un determinado papel o personalidad concreta según una baraja de cartas y unas reglas establecidas) a un combate en vivo.

25 de abril 2008 , 12:00 a.m.

En Colombia, este juego empezó en Medellín hace seis años. "Un grupo de personas luchaban con un tubo de PVC forrado en espuma en la sala de una casa del barrio Laureles, no al aire libre como se hace ahora", cuenta Tomás Montoya, un estudiante de psicología que usa una camiseta de 'Star wars' (guerra de las galaxias).

Aunque las armas están pintadas con filos y peligrosas puntas, las dagas y demás elementos que utilizan son tubos forrados en foami de calibre 9, prensado al calor.

Son hechas en Medellín por alguien que se hace llamar Bloverd Thorson, más conocido como 'El Herrero'. "Uno las puede mandar a hacer de cualquier tipo, según lo que haya investigado", afirma Jorge Valencia, miembro del grupo  Arkham, un 'ejército' de amigos que pasa las tardes frente al Museo de Arquitectura Leopoldo Rother de la Universidad Nacional, sede Bogotá, intercalando partidas de rol, con combates de 'Medieval wars'.

Las armas están inspiradas en los libros de autores como Gary Gygax (creador de los juegos de rol), J. R. R. Tolkien (escritor de 'El señor de los anillos'), en mitología vikinga, celta, y hasta en series de televisión como los Thundercats.

Los intyegrantes de Arkham tienen entre 16 y 30 años. Escuchan desde vallenato hasta black metal. Algunos llevan tenis y otros hasta zapatos de tacón. Igual pueden estudiar psicología que ingeniería Industrial.

Solo tienen algo en común: 2 dagas, 2 gladios, 2 espadas francas y 2 katanas.

Reglas sencillas pero estrictas 

Las reglas son simples. No están permitidos los golpes bajos ni en la cara. Si les pegan en una extremidad ya no la puede seguir utilizando, si es una pierna tiene que luchar saltando sobre la otra o arrastrándose.

"Para vencer al contrincante hay que golpearlo en el dorso o 'quitarle' todas las extremidades", explica Felipe Caicedo, líder del grupo.

El combate empieza cuando los contrincantes se paran uno en frente del otro con una o dos armas en las manos. Cada miembro de Arkham tienen una especialidad, o como ellos le llaman 'un panteón'.

En Katana, el más especializado es Andrés Sterling, 'tintosman', un vendedor de tintos y estudiante de la Universidad. En las dagas, el duro es Diego Velandia, conocido como Dagger. Y a Tomás, en lo que mejor le va es con los gladios.

Una 'pelea' puede durar entre 3 y 15 minutos, dependiendo de la habilidad de los jugadores. Por lo general cada combate dura 3 actos.

Con el honor de los caballeros

Tal como en los juegos de rol, los contrincantes toman otro nombre al momento de la batalla. Víctor Avendaño se llama Feador; Felipe Caicedo,Shaman; Tomás Montoya, Gotrek, y Kesshia Moya es Aradnire, por citar algunos ejemplos.

Aunque llevan un año en este juego, sus integrantes están dedicados a mejorar sus habilidades para más adelante hacer campañas o batallas con otros grupos del país, pues en la ciudad son los únicos que lo juegan.

"Queremos que más gente se una a esta comunidad, porque apenas somos 20 y eso no nos alcanza para hacer campañas como las que hacen en Medellín, donde se atavían con trajes de época y escudo", explica Tomás.

La Universidad ya los reconoció como grupo y les permite utilizar la zona verde del Museo de Arquitectura, así que ellos cuidan el espacio manteniéndolo libre de basura y con normas de convivencia mínimas, como prohibir el consumo de drogas en el lugar.

Kesshia, estudiante de Ciencias Políticas y unas de las más afiebradas por 'Medieval wars', destaca de este juego que más que darse palo, es generar lazos de amistad y solidaridad. "Acá siempre estamos para ayudarnos", dice.

Para Tomás, el juego es volver a la concepción del guerrero con honor. "Para nosotros la mejor cerveza es la que nos tomamos después de estar en un Valhalla (paraíso al cual los héroes van al morir en combate, según la mitología nórdica) luego de haber sudado, con los dolores de la batalla", afirma.

VIVIANA PINEDA HINCAPIÉ
REDACTORA DE EL TIEMPO
vivpin@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.