Canción 'Se va el caimán' estuvo entre los temas censurados en España durante el franquismo

Canción 'Se va el caimán' estuvo entre los temas censurados en España durante el franquismo

¿Qué tenía que ver Barranquilla con el generalísimo Francisco Franco? Elemental: la canción constituía una alusión a que el Caudillo se fuera de España.

24 de abril 2008 , 12:00 a. m.

La idea no era del todo descabellada. En 1946 le habían dedicado la misma pieza a Enrique Jiménez, presidente provisional de Panamá.

Y en la época en que 'Se va el caimán llegó' a España, a finales de los cincuenta, se decía que Franco iba a dimitir.

La canción, compuesta por el colombiano José María Peñaranda, recorrió Panamá, Venezuela y Argentina, antes de llegar a España con la voz del paraguayo Luis Alberto del Paraná.

No pasó la censura. Fue tachada y prohibida en la radio. Pero no fue la única. Un estudio del radiofonista español José Manuel Rodríguez saca a la luz ahora en España decenas de canciones censuradas durante la dictadura franquista. Reúne 20 en dos discos compactos, acompañados por un texto explicativo.

'Bésame, morenita' tampoco pasó la prueba 

Compuesta por Álvaro Dalmar, es otra canción colombiana que no pasó la prueba. Los motivos no fueron de índole política sino moral. Su letra dice: "Que me está pidiendo que chupe, que chupe que es más sabroso, que beso y mordisco me saben a poco, que bésame morenita".

Álvaro Dalmar era director artístico del Spanish Music Center de Nueva York, ciudad donde compuso la canción que puso los pelos de punta a los censores españoles. La interpretaron Carlos Julio Ramírez, primero, y, luego, Régulo Ramírez.

El lenguaje fue culpable de que algunas canciones no fueran emitidas por la radio española. Chorra, de Enrique Santos Discépolo, gozó de mucha acogida en Argentina. Pero, mientras en lunfardo quiere decir 'ladrona', el argot popular español lo usaba para designar el miembro masculino.

Es por lo mismo que el Gavilán Pollero (por aquello de 'Polla') salió volando del repertorio admitido en España. Los españoles no podían escuchar entonces esos discos ni decenas más que hoy suenan como inocentes poemas. Tanto que si los censores continuaran en la actualidad con su trabajo no tendrían descanso.

El beso fue blanco favorito de la censura

Algunas canciones tachadas fueron Bésame mucho, Mil besos, Eres diferente ("tus labios besan de un modo distinto al resto de la gente") y No te importe saber ("no te importe saber que mi boca besará otra boca una vez", en una mezcla de libido y promiscuidad).

Otro tema que encendía la alarma durante la dictadura franquista era la religión. "Sabrá Dios si me quieres o me engañas", una frase de la canción Sabrá Dios, fue considerada abusiva. Más claros están los motivos en Historia de un amor: "Siempre fuiste la razón de mi existir, adorarte para mí fue religión". O en María Elena (que mucha gente conoce como Tuyo es mi corazón): "Eres mi fe, eres mi Dios, eres mi amor".

JUANITA SAMPER OSPINA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MADRID

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.